APDHA presenta su informe anual “Derechos Humanos en la Frontera Sur 2015”

RP-fronterasur-20042015webLa Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha presentado hoy en Sevilla su informe anual Derechos Humanos en la Frontera Sur. El informe de este año 2015 aborda cómo las políticas migratorias europeas han convertido el Mediterráneo en una enorme fosa común, las vulneraciones de DDHH que tienen lugar en las fronteras de Ceuta y Melilla, un análisis de los saltos a la valla de Melilla y la situación de los migrantes en Marruecos, entre otros temas.

Rafael Lara, coordinador del área de Solidaridad Internacional de la APDHA, ha comenzado la rueda de prensa haciendo referencia a las recientes tragedias en el Mediterráneo: 400 desaparecidos en un naufragio hace una semana y 700 desaparecidos en otro naufragio a 60 millas de las costas de Libia. Al menos 1.600 personas han perdido la vida en lo que va de año intentando llegar a Italia, casi 100 veces más que el año pasado en el mismo período. Un total de 13.000 personas han sido rescatadas en los últimos diez días.

Ante esta situación de verdadera emergencia humanitaria, la APDHA denuncia que son las políticas de fronteras de la Unión Europea las que están convirtiendo el Mediterráneo en una auténtica Fosa Común: “impedir que salgan, impedir que lleguen, y si llegan, deportarlos lo antes posible. Esta política de la UE está condenando a miles de personas migrantes a la muerte y al sufrimiento”, ha señalado Rafael Lara.

informe-FS2015_webPara que se respeten los derechos humanos en las fronteras, la APDHA ve necesario cambiar la política de inmigración legal de la UE. Habría que reconsiderar la política de asilo, y que hubiera un acceso más fácil a los visados humanitarios. Un ejemplo es que el Gobierno español sólo ha concedido 130 visados para refugiados sirios, el menor número de la UE. También se requiere una profunda revisión de la política migratoria de la Unión Europea, y de España, desde la óptica de la acogida y del respeto a los derechos humanos.

La APDHA pone de relieve la responsabilidad de los políticos y su cinismo. La Comisión Europea ha anunciado un nuevo “programa europeo sobre la migración”. La operación Tritón, coordinada por Frontex, ha sido prorrogada durante todo el año 2015. Y la operación Mare Nostrum, desarrollada por Italia, ha sido cancelada. Mientras esta última tenía por objetivo desplegar los barcos italianos para el auxilio de las barcas cargadas de inmigrantes, la operación Tritón tiene por objetivo controlar e impedir la llegada de inmigrantes.

Carlos Arce, coordinador del área de Inmigración, ha centrado su intervención en el papel de España en el control migratorio. Ha indicado cómo los flujos migratorios tienen como destino los países del norte de Europa, España es un país de paso y en ese control de fronteras vulnera derechos fundamentales.

El norte de África (Marruecos, Mauritania, Argelia) ejerce su papel de gendarme de la UE y, a petición de la UE, naciones del sur de Europa como España, Grecia e Italia se están convirtiendo en una segunda barrera para impedir que las personas migrantes lleguen al continente.

Carlos Arce ha comentado que España debe reflexionar sobre qué tipo de país quiere ser dentro de la Unión Europea. “No estamos viviendo ningún tipo de invasión y que se ha creado ese ambiente político-mediático de invasión para justificar la creación de medidas excepcionales que no se ajustan a un Estado de Derecho ni a los tratados internacionales suscritos por España, como sería el intento de legalización de las devoluciones en caliente. Se han judicializado algunos hechos como las muertes de El Tarajal, los malos tratos en la valla de Melilla… pero ha sido gracias a que los colectivos sociales han denunciado estos hechos”.

El informe también incluye los datos obtenidos en el balance migratorio de 2014 que elabora la Asociación. En 2014 se ha producido un incremento muy importante de personas interceptadas por la frontera sur, de casi un 50% más respecto al año anterior: 7.550 personas en 2013 y 11.146 en 2014. Este número se explica por las entradas a través de la valla de Melilla, que han sido de casi 2.500 personas, y por las llegadas a Cádiz en el mes de agosto. Esto es sólo un pequeño porcentaje de las entradas que se producen en toda Europa; ACNUR da la cifra de 207.000 entradas en el continente europeo en el año 2014. Con respecto al número de fallecidos, la APDHA ha podido contrastar 131 muertes en 2014, número con certeza inferior a la realidad.

El informe completo puede descargarse en:

http://www.apdha.org/media/informe-fs2015-web.pdf