17 de abril, Día de los Presos y Presas Palestinos

Como cada año, el día 17 de abril lo dedicamos a visibilizar que hombres y mujeres de origen palestino que se encuentran en cautiverio en cárceles israelíes.

Actualmente son 4.450 las personas presas por motivos políticos, cuya mayoría se encuentra en régimen de “detención administrativa” y más de 100 niños, los cuales ven restringidos sus derechos fundamentales de manera continuada.

La situación de estas personas es francamente agónica. La asociación Addameer, en su informe anual sobre las violaciones que sufre el pueblo palestino, recoge que se someten a torturas continuadas, tanto físicas como psicológicas, como es el caso del prisionero Samer Al-Arabid, quien desde el momento de su arresto en su lugar de trabajo sufrió brutales agresiones hasta el ingreso en prisión de Ofer, donde se le vetó la posibilidad de ver a su abogado. Un día, Al-Arabid fue interrogado durante horas, en dicho interrogatorio fue brutalmente atacado y obligado a someterse a múltiples posturas de estrés o sumisión, provocándole un dolor atroz y fallos musculares.

Además de esta situación y todo el sufrimiento que conlleva, debemos sumar los estragos de la crisis sanitaria de la COVID-19; se estima que al menos 250 de estas personas cautivas han contraído el virus. En un primer momento, a comienzos del, 2021, el ministro de Seguridad Pública de Israel, Amir Ohana, mencionó que la población reclusa palestina no sería vacunada, a pesar de que en Israel se había desplegado un dispositivo de vacunación. Aun así, según afirma El Club de los Prisioneros Palestinos, ya serían 3 los reclusos de origen palestino que a principios de enero habían sido vacunados. Por otro lado, la ONG Human Rights Watch insta a Israel a vacunar a los palestinos y palestinas y afirma que el país tiene la obligación según el derecho humanitario internacional y como potencia ocupante, de administrar las vacunas para los 2,8 millones de palestinos y palestinas que se encuentran en la Cisjordania ocupada y para la población de la Franja de Gaza (2 millones).

La asociación Addameer, junto con Al-Haq (Organización Palestina de Defensa de los Derechos Humanos) hicieron un llamamiento el 1 de abril a los “Procedimientos Especiales de la ONU” sobre la situación de las y los prisioneros palestinos en medio de la preocupación por la exposición al COVID 19. Ambas organizaciones emplazan a Naciones Unidas a:

1. Que pidan a Israel, la potencia ocupante, que libere a todas las personas presas políticas palestinas para garantizar su seguridad frente a una propagación incontrolada de COVID-19, en particular aquellas que son más vulnerables como niños, mujeres, personas mayores, enfermas o heridas.

2. Que exijan la liberación de todas las personas presas políticas palestinas bajo detención administrativa, es decir, sin cargos ni juicio, contraviniendo el derecho internacional, y la liberación de todas aquellas que se acercan al final de sus sentencias y que deberían ser puestas, al menos, en libertad condicional para reducir el hacinamiento en las cárceles israelíes.

3. Que soliciten al Servicio de prisiones israelí que garantice la protección de toda la población reclusa y defienda su derecho a la salud sin discriminaciones, adoptando la última guía de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la prevención del brote de COVID-19 en las cárceles y tomando las medidas necesarias para prevenir la propagación de la pandemia en las cárceles.

4. Y pidan al Servicio de prisiones israelí instalar teléfonos fijos en las cárceles y garantizar el mantenimiento de los contactos familiares de los prisioneros y prisioneras palestinas a través de llamadas telefónicas o de video no supervisadas.

Comments are closed