2020: un mal año para los Derechos Humanos

Con motivo de la conmemoración, este jueves, del Día Internacional de los Derechos Humanos y de su declaración, Amparo Grosso y Yelena Morón, de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, en Granada, firman este artículo de opinión necesario y oportuno que te recomendamos.

Este jueves, 10 de diciembre, se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos y de su declaración, un documento de valía inmensurable que sirve para reivindicar que los derechos humanos no son un privilegio, sino que son inalienables y universales a todos los seres humanos por el simple hecho de serlo.

Desde APDHA Granada, un año más nos hacemos eco de este documento constituido a nivel internacional que muestra el poder de la movilización de las gentes y de los pueblos, quienes desde diversas latitudes geográficas y momentos históricos se han alzado en voz de la justicia social, la libertad y la igualdad Las revueltas antiesclavistas, los movimientos de liberación nacional, el movimiento feminista, las luchas antirracistas, las revueltas contra la acaparación o explotación indebida de recursos naturales, o aquellas que defienden la libertad de expresión y la vida digna son algunas de las luchas históricas que configuran hoy la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Asistimos diariamente a la presencia de muerte en nuestras costas, a la omisión de socorro, a la venta de armas con destino a territorios en conflicto, a la apropiación indebida de tierras y de recursos naturales, al aumento en el número de personas refugiadas, a la agudización de la pobreza en todo el mundo y a ataques a la libertad de expresión.

En la ciudad de Granada en torno a un centenar de personas viven en situación de calle. Los desahucios, los cortes de suministro eléctrico, la violencia estructural que sufren las mujeres, la pobreza, la vergonzosa existencia de los Centros de Internamiento de Extranjeros y la vulneración de los derechos fundamentales en las instituciones penitenciarias siguen ocupando el orden del día de nuestras reivindicaciones.

Además, estos días el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Granada y la Junta de Andalucía se han puesto de acuerdo para alentar el racismo y la xenofobia a propósito del traslado a nuestra ciudad de personas migrantes que se encontraban en Canarias. A pesar de que diferentes organizaciones internacionales, entre las que se encuentra Naciones Unidas, han señalado con preocupación el aumento de discursos o expresiones xenófobas que asocian la enfermedad de la COVID-19 con las personas migrantes, ni nuestro alcalde ni el vicepresidente de la Junta de Andalucía han tenido ningún reparo en alentar la ola de racismo que atravesamos.

La pandemia provocada por el Covid-19 ha puesto en evidencia no solo el desbordamiento de los servicios públicos tras años de recortes y precarización por parte de las administraciones, sino que también ha evidenciado la desigualdad y la vulnerabilidad a la que son empujadas cientos de personas diariamente en nuestros barrios.

Desde APDHA Granada condenamos cualquier tipo de violencia y subrayamos la importancia de persistir en la defensa de los derechos humanos. Alentamos a la ciudadanía a no bajar la guardia y a exigir a las autoridades la salvaguardia y defensa de la declaración. Recordamos a las autoridades su obligación de actuar en base a un enfoque de derechos humanos en sus tierras, en sus costas y en sus fronteras, ejecutando políticas que permitan el desarrollo de planes de vida dignos, sin dejar a nadie atrás.

Tomando como bandera la Carta Universal de Derechos Humanos, nos sumamos a las voces provenientes de todo el mundo para exigir el fin de la violencia, de la explotación, del expolio de recursos, del trato desigual y de la vulneración de derechos humanos. Es el momento de las gentes, de las jóvenes, de los hombres y mujeres, de poner la vida en el centro y de decidir por un futuro en libertad, igualdad, dignidad y justicia. Es el momento de clamar al unísono el cumplimiento íntegro y efectivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Es el momento de ponerse en pie y caminar hacia nuevos horizontes de vida, tejiendo alianzas sociales y ciudadanas contra los responsables del dolor que asola a miles de seres humanos en todo el mundo. Es hora de unir fuerzas, de hacer uso de la ecología de saberes, de compartir y de construir, de elaborar marcos de reivindicación basados en los derechos humanos, y de no olvidar, que los derechos se defienden y se conquistan día a día.

Es hora de transformar el discurso en acción, y ahí estaremos, abrazando las luchas sociales y apoyando la defensa de los derechos humanos de todas las personas. En esta lucha ganamos todas.

Comments are closed