Actividades por la semana de las personas sin hogar

APDHA Sevilla reconoce que se están dando pasos en la atención a las personas sin hogar pero que siguen siendo insuficientes

  • Más de cien personas se concentra bajo lluvia para exigir ninguna persona sin hogar en Sevilla
  • Llaman al Ayuntamiento para que no cese hasta conseguir que nadie duerma en la calle y que los recursos sean suficientes y  permanentes

Sevilla, 26 de noviembre de 2020.- La pandemia y la declaración del estado de alarma pusieron de manifiesto, de forma clara y contundente, la situación real de las personas sin hogar (PSH). Lejos quedó la cifra oficial que el Ayuntamiento manejaba desde 2016 de 444 personas sin hogar en Sevilla. Los Servicios Sociales llegaron a atender en torno a 640 que son  200 más de las reconocidas oficialmente y lejos aún de las cifras que llevamos años manejando en nuestra asociación.

Es evidente y así lo venimos denunciando año tras año que hay una carencia significativa de plazas que pudieran permitir, como no debiera ser de otra manera, que nadie durmiera en las calles de nuestra ciudad. 

Entendemos que las denuncias llevadas a cabo por colectivos y asociaciones en defensa de los derechos de las personas sin hogar ha hecho que se produzcan algunos cambios que queremos reconocer y que consideramos que están en la buena línea aunque claramente insuficientes.  Entre ellos la apertura de un tercer albergue de puertas abiertas, con 20 plazas de temporalidad indefinida y una atención integral. Este tipo de centros es el que venimos reivindicando desde hace años, donde se haga real la atención a la salud mental y a los problemas de adicciones. De igual manera, se ha aumentado el número de viviendas para personas sin hogar de 0 a 30 plazas (Housing First y Realidades), volvemos a decir que está en la buena línea pero que sigue siendo insuficiente el número de plazas. Es importante destacar  que  durante el periodo de total confinamiento, y ante la exigencia  sanitaria de no permanecer en las calles, el Ayuntamiento se vio obligado a buscar y habilitar  nuevos alojamientos en hostales y centros deportivos, algunos de ellos  en  condiciones  bastante deplorables.

En algo en lo que no se ha avanzado es en la implicación social de la personas sin hogar y en el protagonismo necesario que deben tener. De igual manera pedimos que se reconozca a la sociedad organizada como interlocutor válido en las políticas sociales y que no queden como atrezo de cara a la galería.

Exigimos que se aumenten los grupos de calle para la detección temprana y el seguimiento continuado de las personas sin hogar y con mucho más motivo cuando tenemos un aumento considerable de situaciones de exclusión que pueden llevar a situación de calle a personas que jamás hubieran pensado que les podría pasar a ellas.

Se debe reforzar la atención en los Servicios Sociales y se debe agilizar y facilitar el Ingreso Mínimo Vital a las personas sin hogar. Nadie puede verse excluido de esta ayuda por burocracias o dificultades en el empadronamiento.

Para terminar, queremos recordar al Ayuntamiento que es mucho lo que puede hacer, en un momento difícil, para que el odio al diferente y la estigmatización de las personas empobrecidas no aumente. La  desidia de las administraciones y las noticias falsas y sensacionalistas están, en muchas ocasiones, en las causas de la aporofobia  convirtiendo a víctimas en verdugos. El Ayuntamiento debe tener siempre presente a las personas más vulnerables, que tienen menos seguridad y que son, sin duda alguna, las personas sin hogar. 


Tolerancia Cero, Nadie sin hogar

Cádiz, 23 de noviembre de 2020.- El 23 de noviembre se celebra el Dia Europeo de las Personas sin Techo, mientras que el 25 de noviembre es el Día Mundial de las Personas sin Hogar. La APDHA quiere volver en estos días a exigir que ninguna persona tenga que verse forzada a vivir en la calle por no tener alternativa habitacional

Desde los inicios de su existencia el ser humano ha necesitado un lugar donde refugiarse, vital para su desarrollo y supervivencia.

El derecho a la vivienda se encuentra recogido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución española, que asegura que los poderes públicos han de encaminar sus políticas a que todas las personas tengan acceso a la misma. Sin embargo, al igual que con otros derechos, nos hemos resignado a considerar esto algo utópico, difícilmente alcanzable para todas las personas.

La APDHA exige a todas las administraciones, a nivel nacional, autonómico y local, que no demoren por más tiempo soluciones viables para el sinhogarismo e inseguridad en la vivienda, destinando los recursos sociales y presupuestarios necesarios para poner fin a esta dramática situación en la que se ven inmersas más de dos millones cien mil personas en nuestro país.

No tener hogar implica el riesgo de perder la dignidad como ser humano: sentirse vulnerable; no poder cubrir unos mínimos sociales y de higiene; no tener donde refugiarse del frío, la enfermedad y agresiones; no tener un lugar a donde regresar, sentirse seguro y encontrarse con otros… No tener hogar es algo de una crueldad inimaginable para los que nunca nos hemos visto en esa situación.

A pesar de esto, la desaparición del sinhogarismo no es considerado por la sociedad ni por nuestros gobernantes algo prioritario. Rara vez hemos oído hablar de este tema en los parlamentos o en los programas electorales. Hemos normalizado la existencia de personas viviendo en la calle, de la misma manera que en otro tiempo se normalizó la esclavitud o el maltrato a las mujeres a niñas y niños.

En una sociedad que se considera avanzada en derechos y libertades, la existencia de personas sin hogar debería ser algo escandaloso. Sin embargo, tranquilizamos nuestras conciencias con la creación de albergues, un recurso asistencial insuficiente cuantitativa y cualitativamente para dar respuesta a las necesidades de las personas sin hogar. Albergues con normas y exigencias que harían imposible para muchos de nosotros y nosotras permanecer en ellos.

Además, en un momento como el actual, donde “la vivienda se ha convertido en la primera línea de defensa del coronavirus” (L. Farrha. Relatora NN.UU) , no se pueden posponer por más tiempo alternativas habitacionales dignas para las personas sin hogar. Hoy más que nunca, el sinhogarismo debe ser una actuación prioritaria en las políticas sociales, pues las personas que viven en la calle tienen mayores dificultades de acceso al empleo, la sanidad, la seguridad y la integración social. El círculo de la marginación y exclusión se convierte así en una trampa mortal para quienes se encuentran en él. “No tener hogar, mata” (Caritas 2020).

También queremos denunciar la miserable utilización política de la que, últimamente, están siendo objeto las personas sin hogar, por parte de algunos partidos, asociaciones y medios de comunicación, lo que es, si cabe, más doloroso, al tratarse de un colectivo especialmente desprotegido y manipulable.

La APDHA exige a todas las administraciones, a nivel nacional, autonómico y local, que no demoren por más tiempo soluciones viables para el sinhogarismo e inseguridad en la vivienda, destinando los recursos sociales y presupuestarios necesarios para poner fin a esta dramática situación en la que se ven inmersas más de dos millones cien mil personas en nuestro país.

Para más información, lee el comunicado en el blog de Cádiz.

Comments are closed