APDHA Campo de Gibraltar exige a la Junta de Andalucía una fecha de reapertura ante el cierre del Centro de menores Nuestra Señora del Cobre

 

  • Calificamos de “sorprendente” que en lugar de reforzarse los recursos públicos, desaparezcan los escasos, en una zona prioritaria de entrada
  • Denunciamos la proliferación de centros privados, 15 en el último año en Cádiz

 

Algeciras, 5 de abril de 2019.- La delegación del Campo de Gibraltar de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) ha exigido hoy a la Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación de la Junta de Andalucía una fecha de reapertura y un plazo de inicio y fin de remodelación del Centro de menores Nuestra Señora del Cobre de Algeciras, que esta semana ha cerrado sus puertas de manera “provisional” ante el severo deterioro de sus instalaciones y el grave peligro para la integridad de los niños y niñas y el personal.

Resulta “sorprendente que en lugar de reforzarse los recursos públicos que existen, desaparecen los ya escasos, sin ofrecer alternativas tangibles en una de las principales zonas de entrada de infancia migrante y en una época del año en la que se intensifican las llegadas”.

Si en 2017 existía un déficit de plazas para la atención de la infancia migrante, en 2018, cuando se produjo el incremento de las llegadas, esta realidad se agravó y su situación se mantiene a día de hoy. Se llegó incluso a triplicar la ocupación de las plazas de los dos únicos centros del Campo de Gibraltar, produciendo situaciones de absoluto desbordamiento -sustentadas a duras penas por el personal contratado- y condiciones de hacinamiento y desatención socioeducativa, que provocaba que los niños y niñas escaparan de dichas instalaciones.

Tal era la carencia, que en la comarca se llegó a habilitar la Residencia de Tiempo Libre para paliar la insuficiencia de plazas. “No queremos volver a ver situaciones como las del pasado verano, cuando se vulneraron gravemente derechos de la infancia y los niños y niñas llegaron a compartir polideportivos o naves industriales con personas adultas en condiciones deplorables”.

“Nos tememos que el cierre provisional se convierta en un cierre definitivo”. Mientras tanto, criticamos que sigue ganando terreno el modelo de gestión de macrocentros privados, donde prevalece el mero alojamiento a la tutela, en detrimento de la labor pedagógica. En un año se han abierto 15 centros privados solo en la provincia de Cádiz.

Asimismo, adviertimos que “en ningún caso el cierre temporal para su adecuación puede esconder el desmantelamiento de un recurso público para su privatización posterior, vía convenio con entidad privada”.

Para la delegación de la APDHA en el Campo de Gibraltar es precisa una adecuación del centro, “pero es necesario un plan y una alternativa transitoria para los niños y las niñas tutelados, que garantice la protección de la infancia y su interés superior, y asegure la continuidad de sus proyectos educativos, formativos, personales y afectivos en Algeciras, evitando traslados a otras ciudades que no responden al interés de los niños y niñas, sino a la falta de previsión de la Administración”.

Dada la situación geográfica y la realidad de las migraciones, es necesario prever recursos y centros adecuados para la acogida y protección de la infancia migrante que viaja sola. “Algeciras debe seguir contando con dispositivos públicos de acogida que proporcionen una atención digna a estos menores, dispositivos que apostar por la creación de estructuras más pequeñas donde el niño o la niña sean lo prioritario, y el proyecto socioeducativo y el acompañamiento individualizado sean la clave”.

Comments are closed