APDHA Granada se queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz por aporofobia en las declaraciones del alcalde

  • Exigen al equipo de gobierno que se habiliten con carácter inmediato espacios adicionales de alojamiento para las personas sin hogar
  • Advierten que no se cumple la resolución del Defensor del Pueblo que en 2015 instó al Ayuntamiento a incrementar las plazas de alojamiento

Granada, 27 de octubre de 2020.  Desde la Delegación de Granada de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) hemos interpuesto esta mañana una queja ante el Defensor del Pueblo Andaluz por las declaraciones del alcalde, que consideramos aporofobia, y que vienen a agravar “la situación en la que se encuentran las personas sin hogar en la ciudad desde hace años”.

El regidor ha afirmado que no se van a habilitar recursos adicionales durante el estado de alarma puesto que dar acomodo a personas sin hogar supondría un “efecto llamada”. En el escrito remitido al Defensor del Pueblo, denunciamos que “desde hace muchos años numerosas organizaciones de la ciudad demandan una solución estructural al problema del sinhogarismo” ya que “no existen recursos suficientes para responder a las necesidades de estas personas”.

A este respecto, el Defensor del Pueblo Andaluz publicó en 2015 una resolución dirigida al Ayuntamiento de Granada en la que determinaba como “necesario incrementar las plazas de alojamiento, la apertura de centros de baja exigencia, así como el establecimiento de alertas de calle para intentar acoger a todas y cada una de las personas que se encuentren sin alojamiento”. 

Sin embargo, además de advertir que la insuficiencia de recursos se ha convertido en una constante desde hace años, también criticamos que “no se están cumpliendo las recomendaciones de actuación ante la crisis por covid-19 para la atención de las personas sin hogar emitidas por Naciones Unidas y el Ministerio de Derechos Sociales”.

Así, en la queja remitida también al Ayuntamiento de Granada, denunciamos que “tras el cierre del Pabellón de Deportes el pasado 31 de mayo, no se han habilitado los recursos necesarios para afrontar esta situación”. De hecho, pocos días después de llevar a cabo el cierre de dicha instalación, varias entidades verificaron que en las calles de Granada había más de 70 personas durmiendo en la calle en veinticuatro ubicaciones diferentes; en su mayoría hombres, pero también una decena de mujeres siguen viviendo y durmiendo en las calles de Granada.

Por todo ello solicitamos que, a la luz del estado de alarma y de las recomendaciones establecidas por instituciones internacionales y estatales en relación con las personas sin hogar, “se habiliten con carácter inmediato espacios adicionales de alojamiento al respecto”.

Comments are closed