• Síguenos en Redes Sociales

20º aniversario del naufragio de la patera de Rota

Hoy se cumplen 20 años del naufragio de la patera de Rota.

En un acto en memoria realizado por APDHA, La red de acogida de El Puerto de Santa Maria y la parroquia San José Obrero hemos recordado a las 37 personas que fallecieron el 25 de octubre de 2003 en la playa de Valdelagrana.

En el acto homenaje se leyeron poemas y el siguiente manifiesto:

El 25 de octubre del año 2003 se recordará como uno de los más trágicos en la historia de las migraciones en la Frontera Sur: 37 personas fallecieron en el naufragio de una patera, la mayor cifra de muertes que se recuerde en las costas gaditanas. Cuerpos que fue devolviendo el mar a las playas de Rota y El Puerto de Santa María en los días posteriores.

La causa del naufragio no solo fue por el posible mal estado de la mar y el clima, las condiciones de la embarcación, el gran número de personas que viajaban con relación a las dimensiones de la balsa… la tardanza en el operativo de rescate evidenció que España no tenía protocolos de actuación, ni medios ni estaba establecida una coordinación en el rescate pese a que este tipo de sucesos llevaban muchos años produciéndose.

la causa, como siempre, fue y será siempre en primer lugar la falta de voluntad política en establecer vías de migración legales y seguras y de disponerse más medios materiales, porque sigue sin existir un protocolo eficaz de actuación y porque sigue imponiéndose una política europea de cierre de fronteras deshumanizada y criminalizadora.

Esta estrategia, la de la criminalización hacia las personas migrantes, se materializó hacia el único superviviente de la tragedia, Hamid Echokhch, condenado a 40 años de prisión por un delito contra los derechos de los extranjeros y el homicidio por imprudencia grave de 37 personas.

Unas prácticas deshumanizadoras que también se mantienen y aumentan la posibilidad de naufragios ante como la del naufragio del 7 julio de este mismo año de un cayuco con 37 personas también en las costas de Senegal y del que, según la OIM, solo fueron encontrados los cuerpos de 16 personas en las costas de Oukam, en Dakar.

La respuesta vuelve a repetirse; tras el naufragio de Rota en 2003 se desvió la ruta hacia las Islas Canarias porque las respuestas fueron en su momento aumentar el sistema integrado de vigilancia exterior o seguir reforzando los acuerdos para el control migratorio con Marruecos, o realizar los diferentes planes África establecidos desde 2006 entre otros, pasando siempre por condicionar la cooperación al desarrollo al control migratorio y subvencionar la represión hacia las personas migrantes para impedir el acceso a un territorio seguro.

Cuántas vulneraciones de derechos humanos como las que están sucediendo en las Islas Canarias en estos días o vivimos aquí durante 2018 con la excusa de la emergencia, y cuántas víctimas de naufragios como el de Rota y masacres como las de El Tarajal en Ceuta o la Barrio Chino en Melilla van a poder seguir justificando desde nuestros gobiernos para no reconocer el racismo que atraviesa las prácticas y las políticas migratorias.

El nombre de Hansala, una pequeña aldea de Beni Melal en Marruecos de donde procedían estos 37 jóvenes que perdieron la vida hace 20 años en esta playa, permanecerá en nuestra memoria para siempre, pero el dolor de la pérdida de sus seres queridos por esta política criminal acompañará a sus familias para siempre.

En memoria de todas las víctimas de las fronteras y en especial de las 37 personas que perdieron la vida aquí el 25 de octubre de 2003, recolocamos este monolito.

Porque la memoria, la solidaridad y la empatía no entienden de fronteras.

Y porque los Derechos Humanos tampoco.

Tras la lectura del manifiesto, guardamos un minuto de silencio y luego nos trasladamos a la orilla donde arrojamos 37 claveles al mar. Finalizamos el acto descubriendo el monolito en homenaje a las víctimas de la patera de rota (2003-2023) y a todas las víctimas de la inmigración.

Los comentarios están cerrados.