El juzgado de Cádiz declara nula la extinción de la relación laboral de un trabajador en prisión

VICTORIA EN LOS JUZGADOS DE LO SOCIAL DE CÁDIZ: SE DECLARA NULA LA EXTINCIÓN DE LA RELACIÓN LABORAL DE UN TRABAJADOR PRESO Y SE ORDENA SU READMISIÓN.

Cádiz, a 21 de abril de 2017.

Nueva victoria en los Juzgados. La APDHA ha acompañado en los últimos años a personas presas, que, trabajando en prisión, se les ha cesado de forma irregular. Hace escasos días una sentencia del juzgado de lo social Nº1 de Cádiz, recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de Sevilla, daba la razón a un preso trabajador declarando la nulidad de la decisión extintiva de la relación laboral especial penitenciaria, ordenando la readmisión del trabajador en su puesto de trabajo.

guia-trabajo-en-prision-2015-208x300En 2016, unas 12.000 personas de las 60.000 que se encuentran privadas de libertad en todo el Estado realizaron trabajos, bien para la Administración Penitenciaria bien para empresas privadas, sin apenas derechos laborales. Y lo hacen tanto prestando servicios a las necesidades de la propia prisión (limpieza, lavandería, jardinería, reparto, comedor, cocina, economato, mantenimiento) como prestando servicios a empresas externas (lavanderías, montaje de piezas, pelados de ajo, sistemas para trenes, fabricación de bolsas de plástico, etc). A estas empresas privadas les sale muy rentable emplear a personas presas ya que son las propias prisiones las que facilitan las instalaciones y ofrecen mano de obra barata.

Trabajadores y trabajadoras que ven mermados sus derechos laborales por estar privadas de libertad. Un ejemplo claro que muestra la pérdida de derechos laborales es el contemplado en el artículo 10 del Real Decreto 782/2001 referente a las causas de extinción de la relación laboral. Este es el caso de Antonio (nombre ficticio), donde a los ojos de la legislación no estamos ante un despido ya que nos encontramos ante una relación laboral especial donde no es de aplicación el Estatuto de los Trabajadores sino este Real Decreto lleno de lagunas. Ésta es una de las tantas discriminaciones que sufren las personas presas que trabajan en nuestras cárceles; pues denunciamos que no nos encontramos formalmente ante un contrato, sino ante una adjudicación de empleo. La jornada, el horario o el salario no son negociables. Salario que rara vez supera el 30% del SMI y que rondaría los 222 euros mensuales de media. Las horas extraordinarias no son remuneradas. Falta de descanso y vacaciones. Antonio, trabajador en el Taller productivo de auxiliares, especialidad pintura con categoría profesional de operario de base, obtuvo un importe bruto por los días trabajados del mes de Agosto de 117,45 euros.

Son las mujeres dentro de prisión las que sufren una doble discriminación; por estar privadas de libertad y por ser mujer. Al igual que en la calle, la discriminación laboral ejercida contra las mujeres se reproduce dentro de los muros de la cárcel: se les asigna, como es costumbre, puestos de trabajo feminizados que están peor remunerados.

Así las cosas, todavía se consiguen pequeñas victorias y es que en el caso de Antonio el Juzgado de lo Social Nº1 de Cádiz ha decidido estimar la demanda y declarar nula la decisión extintiva del director del Centro Penitenciario. Si bien no cabe un despido propiamente dicho como causa de extinción laboral, “la decisión extintiva que es adoptada por el director del centro Penitenciario ha de ser motivada con una sucinta indicación de los hechos y los fundamentos de derecho que motivan dicha decisión” exigencia que no contempló el acuerdo del director.

Una victoria poco frecuente ya que este tipo de acciones judiciales laborales y las denuncias por malos tratos son las más complicadas para este colectivo de personas, por temor a represalias.

La APDHA mantiene abierta en la actualidad una campaña sobre lo que se considera “trabajo esclavo” reclamando la equiparación de los derechos laborales de las personas presas con los trabajadores libres. A tal fin, se elaboró un libro titulado Guía Práctica sobre los derechos laborales de las personas presas que contó con el aval y financiación del Consejo general de la Abogacía Española y de la Fundación Agape del que se han editado 5.500 ejemplares.

Video presentación de la misma en https://www.youtube.com/watch?v=uGbY1uvaZjU

Por todo ello, es de vital importancia la presencia de los sindicatos en las cárceles, que a día de hoy no existe, para defender los derechos laborales de las personas privadas de libertad, dado que su ausencia trae como consecuencia una indefensión en el terreno laboral.

http://www.apdha.org/trabajo-en-prision-trabajo-esclavo/

Para ampliar información: Valentin Aguilar, coordinador: 625 408 783

No se admiten más comentarios