Círculos de Silencio | 3 marzo #PuertoReal

CÍRCULOS DE SILENCIO PUERTO REAL

CONVOCATORIA VIRTUAL MIÉRCOLES 3 DE MARZO DE 2021 A LAS 19.30 h.

De nuevo nos uniremos solidariamente desde nuestras casas.

 

MUJERES EN PRIMERA LÍNEA

Con la proximidad del día de la mujer, 8 de marzo, desde los Círculos de Silencio de Puerto Real pretendemos reivindicar y a su vez admirar la lucha de muchas mujeres migrantes y refugiadas activistas por la defensa de los derechos humanos.

Las personas emigran para escapar de la pobreza, para mejorar sus medios de vida y oportunidades, o para escapar de los conflictos y la devastación que asolan a sus países. Las mujeres representan casi la mitad de los 244 millones de migrantes y la mitad de los 19,6 millones de personas refugiadas del mundo (según datos de la ONU), otras también prefieren luchar desde dentro, en su lugar de residencia.

Muchas de estas mujeres han renunciado a su familia, han puesto en juego su libertad e incluso su vida para acabar con las injusticias que están sufriendo en sus lugares de nacimiento.

Generalmente el papel de las mujeres en las revueltas y guerras queda en un segundo lugar mostrándose en imágenes como figura de cuidados, de apoyo, de enlaces, informantes pero son pocas las imágenes que muestran a mujeres defendiendo con todo su ser los derechos de todo el pueblo.

Es por ello que queremos hacer mención de varias mujeres que su valentía y ganas de defender la justicia social por un bien común, les ha llevado a tener que huir de su lugar de residencia, han sufrido vejaciones de todo tipo, encarcelamientos o incluso la muerte.

Loujain al Hahtloul intentó conducir desde Emiratos Árabes Unidos hacia Arabia Saudí en 2014, lo que le costó pasar 73 días en la cárcel. En 2015 se presentó a las elecciones; era la primera vez que se permitía a las mujeres votar y presentarse a unas elecciones. Pese a ser reconocida como candidata, su nombre nunca llegó a incluirse en las papeletas. En mayo de 2018 volvió a ser detenida, acusada de “querer desestabilizar al país” y condenada a cinco años y ocho meses de prisión. Fue liberada el pasado 10 de febrero tras 1.001 días de cárcel, dónde fue objeto de aislamiento, tortura, acoso sexual y otros malos tratos.

Muzoon tenía 14 años y estaba a punto de finalizar el curso cuando tuvo que dejarlo todo atrás para encontrar un lugar donde empezar de nuevo. No podían seguir allí porque su vida corría peligro. Pasó de vivir en una casa a vivir en una tienda de campaña. Ahora tiene 20 años, estudia en Reino Unido, en Newcastle, y se ha convertido en una gran defensora del derecho a la educación de todos los niños y niñas refugiadas. Cuando habla de su tierra, de Siria, lo hace con pasión y admiración. Sabe que algún día la guerra acabará y volverá. Mientras tanto no piensa rendirse para defender el derecho a la educación y es capaz de convencer a cualquiera de su poder transformador, incluso a la propia Ángela Merkel, a quién pidió que protegiera a los niños refugiados en la pasada cumbre del G20 en Alemania.

Nassima al-Sada ha dedicado su vida a poner fin al sistema de tutela masculina en Arabia Saudí, un sistema que no les permite casarse, estudiar o trabajar sin la autorización de un familiar varón, y a la prohibición de conducir impuesta a las mujeres. Por su activismo fue detenida en 2018. Pasó un año recluida en régimen de aislamiento y era frecuente que no le permitieran ver a sus hijos ni a su abogado durante varios meses seguidos. Arriesgó su libertad para reivindicar la igualdad y la libertad para todas las personas que viven en el país y ahora se consume en prisión precisamente por ello.

Sultana Khaya, defensora de los derechos humanos, está bajo arresto domiciliario desde hace 12 semanas en Bojador. El 19 de noviembre de 2020, varias unidades policiales marroquíes impusieron un asedio alrededor de su casa, durante el cual la defensora de derechos humanos fue objeto de agresiones físicas y verbales. En 2006 tuvo que sostener su propio ojo en las manos tras una paliza en plena calle. Este mismo 13 de febrero, le lanzaron un azulejo a la cabeza que casi le hace perder el otro. Mientras, su hermana Elwaara recibió tantas patadas en la boca que le arrancaron varios dientes.

Aminetu Haidar es una mujer activista pro saharaui y de los Derechos Humanos. Debido a su ideología pro saharaui, ha sido perseguida y reprimida por los poderes públicos marroquíes en numerosas ocasiones, fue presa sin cargos ni juicio en las conocidas como “cárceles secretas” durante cuatro años. Allí, sufrió torturas junto a otras 9 mujeres. Actualmente Aminetu es candidata al premio nobel de la paz para este año 2021.

 

Son mujeres en primera línea de batalla, mujeres de portada.

POEMA

Llegamos aquí presurosas…

Hemos venido,

convocadas por un sueño.

Las mujeres

recorremos las plazas del mundo

desplegando palabras.

Hemos llegado de todas partes

unas tristes,

otras alegres

algunas rotas.

Trazando arcoiris

con nuestros colores de piel,

constelaciones

con nuestras miradas.

Nos encontramos

proclamando la soberanía de nuestros cuerpos,

defendiendo la libertad de nuestros pasos.

Haciendo resonar nuestra voz.

de continente a continente.

Transgrediendo mandatos,

construyendo metáforas amables

con la fuerza de nuestros deseos.

Enlazándonos,

más allá de nuestra edad

y nuestras nacionalidades.

Acarreando esperanzas

en la desesperanza.

Tejiendo redes,

laboriosas arañas.

Construyendo ciudadanía

centímetro a centímetro.

Transformando la realidad

con nuestros caminares,

incursionando el viento

vestidas de cometas,

despeinadas de flores,

deliberadas,

presentes,

en esta marcha por la vida.

Por Guísela López (Guatemala)

Los comentarios están cerrados.