COMUNICADO | Criticamos la utilización política del sufrimiento de las Personas sin Hogar en Cádiz

La APDHA critica la utilización política del sufrimiento de las Personas sin Hogar

Insiste en que queda mucho camino por andar para resolver la situación de las PSH en Cádiz, pero considera inadmisible el insulto y la descalificación personal como método de acción social 

No será la primera vez que la APDHA ha exigido todas las medidas que sean necesarias para resolver la situación de las PSH, el colectivo más desposeído, rechazado y olvidado.

Ya por ejemplo hemos planteado donde corresponde que su acceso al Ingreso Mínimo Vital (IMV) es prácticamente imposible por los requisitos establecidos, cuando serían los primeros que deberían poder acogerse.

También sabemos que la competencia para resolver las situaciones dramáticas todavía existentes es del Ayuntamiento gaditano. También hemos exigido donde corresponde reiteradamente soluciones habitacionales para todos y todas. De forma que quien quede en la calle sea exclusivamente por decisión personal de vida, que hay que respetar.

Somos conscientes que queda mucho por andar. Y exigimos recursos y agilidad en aplicarlos al Ayuntamiento. Pero como no estamos cegados por la confrontación política y nuestra única obsesión es la gente que padece esta situación, no podemos dejar de apreciar los esfuerzos realizados hasta ahora, por el gobierno municipal y los colectivos más cercanos a estas personas: acceso al empadronamiento, puesta en marcha del centro de día y del equipo de calle, mejor funcionamiento del albergue, respuesta razonablemente adecuada al confinamiento… y sobre todo apertura y cauces de diálogo y participación tanto desde Servicios Sociales como desde quien gestiona la atención, la Fundación Atenea.

Ahora ha aparecido una persona muerta en la calle. Y cualquier muerte debe ser inaceptable desde el punto de vista de los derechos humanos. No podemos normalizar que ello ocurra. Y debemos exigir todas las medidas para que no suceda. No obstante, en este caso ningún colectivo tenía noticia de esta persona, ni las propias PSH han manifestado conocerla. No se ha identificado y se está a la espera de la autopsia. La APDHA ha convocado habitualmente protestas y actos de condolencia cuando ha muerto una PSH en la calle, sea por la razón que sea (nadie muere en la calle por “causas naturales”), pero parece necesario siempre mantener un mínimo de prudencia y sentido común antes de empezar a acusar a nadie de “criminales”. Es directamente indecente, como lo es intentar aprovechar el dolor y el sufrimiento de las personas para la confrontación y la utilización partidista.

Este colectivo, al que diversas circunstancias ha llevado a la calle y al que juzgamos con enorme severidad, como si la sociedad no hubiera también contribuido a su hundimiento y que tiende a mirar hacia otro lado ante un espectáculo desagradable del que quiere desentenderse, está ahí y no dejará de estarlo si como sociedad no tendemos la mano y ofrecemos recursos que los guíen y ayuden a salir de ese pozo.

Es posible hacerlo. Sabemos que se ha avanzado y conocemos el esfuerzo de muchos colectivos y entidades. Pero hay que seguir avanzando porque queda mucho; hay que seguir avanzando mientras una persona se vea obligada a vivir en la calle. Y ello hay que hacerlo desde la cooperación entre administraciones y entidades sociales, y también desde la crítica todo lo contundente que sea necesario y cuando haga falta

Este es el camino que está intentando seguir modestamente la APDHA.


Cádiz 17 de septiembre de 2020

Los comentarios están cerrados.