• Síguenos en Redes Sociales

Concentración en defensa de los derechos humanos

Varios centenares de personas nos concentramos hace un rato, en medio de un temporal, en la Plaza de la Catedral de Cádiz para reivindicar los derechos humanos en quiebra.
La manifestación prevista fue suspendida por la lluvia. Pero si se manifestó la rabia y la indignación de todos los colectivos presentes ante la vulneración sistemática de derechos humanos, los recortes de este gobierno y el secuestro de la democracia. No queremos olvidarnos de ninguno pero entre muchos estuvieron presentes representantes de la Plataforma por el Derecho a una Vivienda Digna, Mujeres de Acero, Nadie sin Hogar, Amigas al Sur, Kódigo Malva, Asamblea Feminista, SAT, HOAC, Ganemos, Izquierda Unida, Cardijn, Partido Andalucista, CC.OO., UJCE, Podemos, Federación 5 de abril, AA.VV. Santa María, FACUA, PAH, Amnistía Internacional y muchos más.
Entre paraguas, varios colectivos de mujeres reivindicaron un mensaje de defensa de los derechos para todos y todas: Kódigo Malva, Asamblea Feminista, Amigas del Sur, Mujeres de Acero…
Finalmente, se leyó el comunicado que había preparado la APDHA y que reproducimos a continuación.OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

LUCHAR POR LOS DERECHOS HUMANOS ES LUCHAR POR UN CAMBIO SOCIAL Y POLÍTICO
Queridos amigos, queridas amigas
Desde Derechos Humanos queríamos anunciaros que España ya ha salido de la crisis. Que la crisis es agua pasada.
Lo ha dicho Rajoy y lo repiten sus voceros sin rubor. Y tienen razón. Toda la razón
Porque los ricos son cada vez más ricos. Porque la banca ha aumentado sus beneficios en 2013 un 60%. Porque sólo tres españoles tienen el doble de riqueza que nueve millones de la población.
No tienen escrúpulos, ni tienen más moral que el poder y el dinero.
El 40% de paro en la provincia de Cádiz son daños colaterales sin importancia
Como lo es que el 50% de los parados no cobre ninguna prestación
O que haya tres millones de niños pobres es España
O que en casi un millón de hogares no entre ningún ingreso
O que sigan los desahucios de la gente de sus casas por no poder pagar la hipoteca o la luz
O que los dependientes estén abandonados y que crezca el número de personas en la calle
Todo ello daños colaterales sin importancia para los que nos gobiernan
Son sacrificios que hemos tenido que hacer para bien del país dice esa gente que gobierna. Sacrificios para salvar nuestro sistema financiero, al que hemos entregado 107.000 millones. Si se ha deteriorado el sistema público de salud y el de educación, si se privatizan los servicios de basura, de agua o de electricidad… es para que las empresas ganen más, que ya veréis cuando ganen más como crearán empleo.
Claro empleo de algunas horas o a lo mejor incluso algunos días. Con sueldos de miseria, que no nos permitirán salir de pobres. Pero no debemos quejarnos, mejor es eso que no tener nada.
Es terrible.
Es terrible como se han cargado todos los derechos que tanto trabajo costó conquistar.
Es preciso desalojar democráticamente de las instituciones a quienes las han saqueado para enriquecerse ellos y para beneficiar a los poderes fácticos
Sí, esos poderes que siempre permanecen en la sombra y que ahora que ven las orejas al lobo empiezan a actuar con fuerza para defender sus intereses, los intereses del gran capital, del sector financieros o de las trasnacionales.
Tenemos una oportunidad de desalojar de las instituciones a quienes se gastan nuestro dinero en auto propaganda, en pantallas LED, en grandiosos puentes de dudosa utilidad o en incomprensibles muelles para contenedores.
Las organizaciones ciudadanas, políticas, sindicales y sociales que estamos aquí…
Las organizaciones que pretendemos la regeneración y profundización de la democracia, que queremos un cambio en la correlación de fuerzas a favor de la mayoría social y a favor de los sectores más empobrecidos o amenazados de exclusión…,
Todos y todas, tenemos que ser conscientes, muy conscientes, de que hace falta enfrentarse a la acción de esos poderes fácticos, sus voceros y sus muchos colaboradores en la partida que acaba de empezar.
Y eso significa mantener la movilización en la calle, en los centros de enseñanza, en los hospitales, en las empresas y en la acción por la justicia.
Y eso significa profundizar y ampliar la unidad social de los colectivos que luchamos por una sociedad justa, desde la denuncia o desde la acción social, desde la asistencia o desde la reivindicación.
Y eso significa ser capaces de alcanzar la unidad si de verdad queremos conseguir desbancar democráticamente de las instituciones a quienes las han secuestrado a favor de los poderes fácticos, los grandes intereses empresariales y el poder financiero, para violentar los derechos humanos de la mayoría
Unidad sí. Unidad. Imprescindible unidad si queremos lograr ese objetivo
Cada cual con sus legítimas ideas y aspiraciones, pero intentando de verdad, con toda la fuerza y generosidad que haga falta, concretar un programa alternativo de actuación política viable, pero que responda a los intereses y las necesidades de la mayoría social.
Desde Derechos Humanos, desde la APDHA, con toda la modestia, pero con toda la pequeña autoridad moral que nos concedáis, hacemos un llamamiento para ello.
Tenemos una oportunidad y las defensoras y los defensores de los derechos humanos no debemos dejarla pasar.

Los comentarios están cerrados.