• Síguenos en Redes Sociales

Denunciamos el abandono por la Junta de Andalucía del solar de la antigua Institución Provincial Gaditana

Cádiz 24 de abril 2024. La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía -APDHA- ha venido denunciando desde hace años el progresivo abandono del patrimonio público de suelo o los intentos de venta por parte de las diferentes administraciones. En una ciudad con tan escaso suelo disponible es verdaderamente criminal mantener abandonados solares que podrían ser utilizados para construir vivienda pública en alquiler social o para equipamientos necesarios en la ciudad.

Peor aún es cuando se pretende especular con el patrimonio de suelo que es de todos y todas las gaditanas para privatizarlo y hacer negocio. Como lo está intentando el Ayuntamiento con los solares del Campo de las Balas o las Casitas Bajas; en tanto la Junta lo hace con el suelo situado en la Avda. de la Ilustración y abandona otros como este de Tolosa-Latour. Por su parte la administración central -a través de Zona Franca- también intenta formar parte del negocio vendiendo el solar de la antigua Navalips.

Hoy la APDHA ha denunciado en la calle Tolosa Latour -bajo una gran pancarta con el lema “Décadas de abandono de este solar de la Junta de Andalucía. Reclamamos equipamientos y viviendas públicas”-, el abandono del solar que enmarcan las calles Tolosa-Latour, Granja San Ildefonso, Brunete y Ciudad de Santander. La mayor parte es propiedad de la Junta de Andalucía. Y lleva décadas abandonado, lleno de hierbajos salvajes, “bichos”, “ratas” y “mucha porquería”, o edificios en ruinas, como denuncian desde hace años los vecinos.

La APDHA reclama a la Junta de Andalucía que construya vivienda pública y ponga fin a décadas de abandono. Pese a que hace años se descartó la construcción en dichos terrenos de la Ciudad de la Justicia, a fecha de hoy se desconoce qué intenciones tiene la Junta de Andalucía para dichos suelos. Se trata de un inmenso solar en pleno centro urbano de la ciudad que lleva décadas de abandono y que alberga además edificaciones ruinosas como la antigua Casa Cuna que es frecuentada por adolescentes con el consiguiente riesgo que conlleva para la seguridad de estas personas.

Declaraciones en Rueda de Prensa

En una ciudad como Cádiz con graves dificultades para el acceso a la vivienda y con grandes deficiencias en equipamientos públicos, esta asociación considera que es necesario dotar a este suelo de algún uso de manera inmediata y sin más demoras.

Preocupa especialmente que la Junta de Andalucía pueda venderlo a fondos privados, como ha hecho recientemente con el suelo de 212 viviendas de Loreto, por lo que se requiere un compromiso por parte de la administración autonómica para que mantenga la titularidad pública sobre el terreno y promueva su adecuado desarrollo.

Aunque hoy el Plan General de Ordenación Urbana determina que el uso de este suelo es el de Administración Pública y podría por tanto adecuarse para albergar centros de salud, bibliotecas, o alojamientos, cabría también la posibilidad de ser modificado para hacerlo compatible con el uso residencial. De esta forma, la Junta de Andalucía podría promover la construcción de un extenso parque de vivienda pública en la zona y favorecer la permanencia de vecinos y vecinas que llevan décadas abandonando la ciudad por la dificultad para el acceso a una vivienda. Además, contribuiría a dinamizar los barrios cercanos y a evitar el cierre de líneas educativas en los colegios públicos.

Pese a ser la competente en materia de vivienda, cuando se haga la entrega de las 62 viviendas de Matadero, la Junta de Andalucía habrá tardado más de una década en aportar vivienda pública nueva a la ciudad. Y ¿a partir de ahora qué? La reciente venta a manos privadas del suelo de viviendas de la Avda. de la Ilustración ha dejado a la administración autonómica prácticamente sin suelo alguno de vivienda, por lo que esta Asociación de Derechos Humanos le urge a aportar soluciones como la que se le plantea respecto a este solar cuyo abandono es intolerable.

 

Los comentarios están cerrados.