«Nos levantamos, caminamos y fuimos a buscar la justicia»

El pasado lunes, en el Centro Integral de la Mujer del Palillero tuvo lugar la primera conferencia del ciclo Mujeres que Transforman el Mundo con el que la APDHA quiere visibilizar la acción de mujeres guerreras que con su valentía y compromiso, cambian el mundo. Para la primera conferencia del ciclo, presentada por la concejala del Ayuntamiento de Cádiz, Ana Camelo, y nuestra compañera Sandra Reyes, fue invitada Ana Luz Castillo que expuso la lucha por la justicia de 15 mujeres guatemaltecas en el llamado caso Sepur Zarco.052

Tal y como explicó Castillo, la historia política de Guatemala, un país marcado por fuertes desigualdades y siendo uno de los territorios «con menos equidad en la región centroamericana», viene caracterizada por la inestabilidad y la sucesión de presidentes electos, dictadores y golpes de estado que han salvaguardado los intereses de los poderosos. Seis años después del derrocamiento del único gobierno revolucionario, se inició una cruenta guerra civil que se cebó con el país durante 36 años, finalizando en 1996 con más de 45000 muertos y desaparecidos. El enfrentamiento alcanzó sus momentos de mayor violencia entre 1981 y 1983, momento en el que se sitúan los hechos denunciados por Castillo.

En agosto de 1982, un destacamento militar se estableció en Panzós y El Estor, al este del país. Los soldados capturaron a los hombres de la región y las mujeres fueron obligadas a ejercer de esclavas domésticas y sexuales durante seis meses. Tras 30 años de silencio, el caso salió a la luz gracias a la alianza “Rompiendo el silencio y la impunidad”, formada por Mujeres que Transforman el Mundo (MTM), la Unión Nacional de Mujeres Guatemaltecas (UNAMG) y el Equipo de Estudios Comunitarios y Acción Psicosocial (ECAP) junto 15 mujeres mayas “qchies” que superaron el miedo para denunciar los abusos cometidos por el ejército durante el Conflicto Armado Interno,

Desde 2009, MTM ha puesto en marcha una serie de estrategias políticas, jurídicas, comunicativas, sociales y de seguridad para esclarecer los hechos. La preocupación de la organización, según cuenta Ana Castillo, no ha sido «únicamente acompañar el proceso legal, sino empoderarlas». Y es que el papel protagonista de las 15 mujeres ha sido clave en la apertura del caso, llegando incluso a personarse en el proceso como querellantes adhesivas.

tras una primera fase de investigación, peritaje, exhumaciones y de «acercamiento y ganar confianza entre las mujeres y equipo de trabajo», en 2012 se produjo la declaración de las mujeres ante el juez como anticipo de prueba. Durante este periodo fueron también relevantes los testimonios de cinco de los hombres capturados y torturados por el ejército, que sirvieron para completar la reconstrucción de la historia.

El año 2014 fue clave para el proceso, según comentó Castillo, pues supuso la entrada en prisión preventiva de dos militares, Esteelmer Reyes y Heriberto Valdés, por delitos de lesa humanidad, siendo la primera vez que un tribunal nacional reconoce delitos de esclavitud sexual y doméstica cometidos en su territorio durante un conflicto armado. Asimismo, en octubre de ese  año,  se produjo apertura de la vista, en el cual las afectadas tuvieron que declarar con las caras por temor a posibles represalias. Las pruebas aportadas fueron aceptadas por el juez y el caso se trasladó al Tribunal de Mayor Riesgo A, quedando fijado el juicio para el próximo 1 de febrero de 2016.

Castillo quiso resaltar la importancia de que se visibilice el tema, teniendo en cuenta que, como ella misma advirtió, «no se habla de las violaciones en tiempo de guerra, solo se supone  que  pasan», aunque también compartió su preocupación por las posibles interferencias que se puedan producir en el caso, dando cuenta de la poca de credibilidad de las instituciones guatemaltecas y la falta de transparencia de los procesos legales en el país centroamericano.

La conferencia finalizó con la lectura de un bello poema titulado «Hay vida» y el visionado de un vídeo de MTM en el que se explican los entresijos del caso Sepur Zarco, finalizando con la frase  que da título a esta crónica y que sirve como perfecto resumen del camino emprendido por estas luchadoras: «Nos levantamos, caminamos y fuimos a buscar la justicia».

Ver álbum de fotos del acto: Aquí

Ver vídeo del caso Sepur-Zarco: https://youtu.be/-cgNAqE4EOE

Los comentarios están cerrados.