• 10 Diciembre ’20 #30Días30Derechos

REFLEXIÓN | Derechos Humanos en tiempos de pandemia

REFLEXIONES A PARTIR DE LA OBSERVACIÓN
DE TALLERES SOBRE “DDHH EN TIEMPOS DE PANDEMIA” EN UN CENTRO DE EDUCACIÓN SECUNDARIA

*José Luis Olmo Ibáñez

En ocasiones no somos conscientes de los derechos que tenemos puesto que, en la mayoría de los casos, no tenemos ninguno de ellos vulnerados. Cuando se pregunta acerca de los derechos humanos al alumnado de secundaria no se obtiene una respuesta clara ni certera acerca del número ni contenido de los mismos, más allá de los derechos más sonados o recurrentes en los medios de comunicación.

En relación a los grupos de secundaria observados, parecen seguir en esta línea que hemos descrito. Los derechos humanos de los que parecen ser más conscientes son el del trabajo, el acceso a vivienda digna y a la no discriminación. Desconociendo aún la gran mayoría de los derechos que ellos y ellas mismas tienen por el simple hecho de ser un ser humano.

Este desconocimiento es un reflejo del que poseen amplias capas de la población, limitando el ejercicio de su ciudadanía, aumentado la vulnerabilidad frente a abusos y coacciones en diferentes situaciones. La falta de información nos hace presas fáciles de la manipulación en momentos cruciales.

En el contexto actual de pandemia vemos cómo se comprometen ciertos derechos de forma significativa: Derecho a la libre circulación (este es el derecho que más se ha visto afectado con prohibiciones desde viajar a un país extranjero o incluso salir de nuestras propias ciudades), Derecho a la libertad de reunión, Derecho a la privacidad (difícil delimitación de la esfera pública de la familiar), etc.

Un hecho que puede resultar hasta cierto punto paradójico es la cantidad de personas que se han manifestado porque consideran que están sufriendo una vulneración de sus derechos como consecuencia de la crisis sanitaria. Muchas de estas personas hasta el momento habían vivido con todos sus derechos (en mayor o menor medida) respetados y tenían todas necesidades básicas y no tan básicas satisfechas, ya que como se ha podido ver en las noticias, algunos colectivos se manifestaban a base de “caceroladas” (objetos cuya función no tenían tan clara los mismos manifestantes) exigiendo que les dejaran acudir, entre otros, al club de golf.

Esta situación resulta más curiosa aún cuando señalamos que las restricciones temporales en el ejercicio de determinados derechos, que por desgracia nos está afectando a todas y a todos, la viven a diario, y de forma permanente, miles y miles de personas que por diversas circunstancias, viven bajo ocupación, en campos de refugiados, en situación de pobreza, o en contexto de guerra en su país de origen, etc. Llama la atención como muchas personas que hasta el momento se habían dedicado a jugar al golf, y no habían sido expuestas a ningún tipo de restricción en el ejercicio de sus libertades, no parecían dispuestas a coger sus cacerolas (con el precio aún pegado) y manifestarse contra la vulneración de los derechos de personas que verdaderamente han visto vulnerado sus derechos.

En contraste, vemos como cada vez las y los adolescentes se implican más en las causas sociales, y esto en parte puede deberse a que el acceso a internet y redes sociales es más fácil Por tanto hay una importante labor por delante, y es la de formar a los y las jóvenes en conciencia crítica, pudiendo así, ellos y ellas, contrastar informaciones y discernir si un titular es un bulo y cuenta una historia de forma sesgada o si por el contrario es una noticia que cuenta los hechos de forma fiel a la realidad.

Esto último es muy importante puesto que a pesar de tener acceso a las RRSS y a internet, es más frecuente que reciban las conocidas como “fake news”, siendo más fácil darles credibilidad porque te lo ha pasado tu compañero de clase, tu tío o tu cuñado. Mencionar también que no todas las publicaciones online tienen la fiabilidad que los propios medios dicen tener, a menudo contrastar la información queda en un plano secundario generando controversia, siendo este uno de sus objetivos principales, más allá de la veracidad de la información.

Las carencias en la gestión de la información de manera crítica, hacen más proclive a la gente a creerse las informaciones sin dedicar un tiempo a contrastar y después decidir si te crees o no esa noticia, por ello es de vital importancia dotar a los y las adolescentes de las herramientas necesarias para poder comprobar por sí mismos las noticias y las informaciones que nos lleguen.

En relación a los talleres que se han ido realizando en los distintos I.E.S. de la Bahía de Cádiz, una conclusión que se extrae es que la juventud parece estar más sensibilizada e implicada con las injusticias sociales, lo cual es esperanzador, ya que en una sociedad como en la que vivimos. Es importante llevar a cabo lo que Martín Baró denominó concientización con lo que se busca “lograr una comprensión crítica de sí mismos y del mundo donde se encuentran”.

“Fake news”, bulos, noticias sesgadas o como quieras llamarlas. Se deben combatir desde una mirada transversal y multidisciplinaria, siendo cada uno de nosotras y nosotros fundamentales en este proceso de creación de conciencia crítica, porque quien huye de la verdad, acaba tropezando con ella…


*José Luis Olmo Ibáñez
Estudiante de Psicología de la UCA y voluntario en Prácticas en la APDHA Chiclana

Los comentarios están cerrados.