• Síguenos en Redes Sociales

Ucrania en las aulas

Cádiz, 4 de marzo de 2022

Parece inevitable que la invasión que está padeciendo el pueblo ucraniano por parte del ejército ruso,  no se traslade a todas las esferas de nuestra vida cotidiana. También a la vida en la Escuela.

Las terribles escenas de los bombardeos, de los combates, y de su repercusión en la población civil está permanentemente en nuestro pensamiento. Una población civil obligada a refugiarse en sótanos y a huir del conflicto, provocando una crisis de refugiados de dimensiones incalculables hoy por hoy.

Ya pasó hace unos años en Siria, y aún sigue pasando en muchos lugares del planeta.

No creemos que la Escuela deba ser una extraña burbuja ajena a la vida. Al contrario, debe, tiene que ser un espacio de debate sereno, debate que cristalice en una postura crítica hacia la violencia, hacia la guerra.

Proponemos parar por un momento ese terrible rodillo curricular que nos agobia, que no nos deja pensar en lo mejor para nuestros chicos y chicas. Es necesario hacer un paréntesis ya, un paréntesis para ir construyendo cultura de paz mediante el análisis, el debate social. Con frecuencia cometemos el error de pensar que son bastante menos capaces de lo que son en realidad, capaces de articular sus propias opiniones, razonamientos que se alcen en un grito colectivo de denuncia contra éste horror.

La invasión de las tropas rusas sobre un país soberano no puede ser obviada por ningún sector de las sociedades democráticas, tampoco por la Escuela. La educación es el único camino hacia un futuro más justo, más solidario, más pacífico.

En el área de educación de la APDHA pensamos que ese distanciamiento, esa presunta neutralidad que muy a menudo vivimos en las aulas ante conflictos cotidianos como el racismo, la homofobia o la xenofobia, no hacen más que perpetuar la injusticia y el sufrimiento de los más vulnerables.

Ese abuso no será posible si el profesorado, el alumnado y la comunidad educativa en general, da un paso al frente y nos implicamos todos y todas en la construcción de una sociedad sin guerras y sin violencia, una sociedad asentada en el respeto a los derechos humanos, la igualdad y la justicia social.

El ataque de Rusia a Ucrania es para la sociedad, y también para la Escuela un punto de inflexión. Hay que trasladar ese necesario debate de la calle, de los patios, de los pasillos, al aula. No podemos olvidar que el alumnado, ellos y ellas, son el futuro, solo ellos pueden acabar con la guerra, con todas las guerras.

Vamos a hablarlo.

Antonio Lobato | Grupo sensibilización Cádiz

 

Los comentarios están cerrados.