• Síguenos en Redes Sociales

Una jornada por los buenos tratos en Marruecos

Eva Menichetti. El pasado 18 de Abril la APDHA organizó junto con la Asociación Tawaza una jornada en Rio Martíl, Marruecos, sobre el tema de la violencia de género y el proyecto-programa buenos tratos (ver fotos de la jornada https://www.facebook.com/media/set/?set=a.825857440796645.1073742076.116831095032620&type=1). Tenemos que agradecer el asesoramiento y la cesión de materiales de Acción en Red que ha sido imprescindible para la realización de los trabajos de esa jornada.
11136516_1026925014003998_191660864_oLa APDHA y la Asociación Tawaza vienen colaborando desde hace casi dos años. Se han realizado ya dos encuentros anteriores, en abril de 2014 (encuentro de jóvenes) y noviembre de 2014 (sobre las herramientas institucionales contra la violencia de género).
Esta colaboración entre otro objetivos tiene precisamente el de luchar contra la violencia de género en ambos países, que, pese a las innegables diferencias, tienen desgraciados puntos de contacto en este tema.
De hecho, aunque parezca que en la realidad española se hayan producido más avances en este tema con la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Genero, aprobada en 2004 con la intención de prevenir este tipo de violencia y proteger a las victimas de malos tratos, parece evidente que no ha dato el resultado esperado. Efectivamente, la Macroencuesta de Violencia contro la Mujer2015, ha demostrado que todavía el 12,5% de las mujeres mayores de 16 años que viven en España ha sufrido violencia física o sexual por parte de su pareja.
En 2004 en Marruecos, se aprobó el Código de Familia donde se contempla una mayor protección e igualdad para las mujeres, pero el país sigue teniendo un alto nivel de violencia de género y el 60% de las mujeres marroquíes han sido victimas de algún tipo de experiencia violenta.
sin título-5 (Copiar)Comenzó el encuentro con los agradecimientos recíprocos por la participación sentida y desde la APDHA, por la acogida por parte de la asociación Tawaza, que no solamente puso a disposición su sede en Rio Martíl, sino también ofreció alojamiento y comida, confirmando el espíritu de enorme generosidad que caracteriza a los marroquíes.
La portavoz de la APDHA, María Casso, centró en su intervención el punto principal
de la reflexión: la elección de los buenos tratos contra la violencia, que no es innata sino que se aprende. El conflicto está presente en todas las relaciones interpersonales, lo que es negativo es no ser capaces de resolverlo y es esta mala resolución la que genera violencia. “Somos analfabetas emocionales: no sabemos reconocer las emociones que intervienen también en el conflicto”, dijo María Casso.
Puesto que la ley española contra la violencia de género, en la práctica no es suficiente, existe la necesidad de ir más allá. Es, por tanto, importante tener una actitud crítica y buenas capacidades relacionales para enfrentar conflictos de manera no violenta: tenemos que luchar contra esta estructura violenta pero con una visión multi-causal, teniendo en cuenta que existen condicionantes sociales, económicos y culturales que se reproducen en los roles del ámbito familiar. Primero hay que romper todos los prejuicios y los mitos sobre este tema, que han sido definidos como “los venenos” de la sociedad porque generan violencia, que son: la concepción, por mucho tiempo planteada por el feminismo, de relación causal entre masculinidad y violencia; la idealización del amor romántico, que crea expectativas erróneas; el rol de la mujer en la pareja, como el sustento emocional de la familia, basado en la abnegación; y la idea equivocada que los celos son expresión del amor. Romper con estos estereotipos de género, representa un empoderamiento para las mujeres.
Se ha mostrado a continuación, a través de un vídeo, una situación cotidiana vivida por jóvenes españoles, ofreciendo una demostración real de lo afirmado anteriormente, es decir que en realidad el conflicto forma parte de todas las relaciones, pero que hay diferentes maneras de enfrentarlo.

1Esta reflexión abrió un interesante debate entre los y las participantes, enriquecido de la visión marroquí sobre el tema.
En Marruecos, de hecho, no se habla sólo de situaciones de amor, sino también de compromiso, porque en la mayoría de los casos estas situaciones van juntas. Más que de la idea de amor romántico, que no es visto como un mal trato, en Marruecos unos de los venenos es la concepción religiosa de la mujer. Cuando se habla de pareja, se habla de matrimonio y las relaciones fuera del matrimonio no están aceptadas. Pero el rol de la mujer es el mismo: los privilegios y el poder son de los hombres y en Marruecos, como en España, por lo tanto, parece prevaler el orden por el cual el hombre trabaja y la mujer cuida a los niños.
El problema, es muy parecido en el fondo en cualquier país y, además de luchar para una ley que proteja las mujeres, las participantes estuvieron de acuerdo sobre el hecho de que la llave de todo es la educación y que las herramientas jurídicas y de sensibilización tienen que ir juntas para un cambio tanto individual, como estructural.

Despues un buen almuerzo todos juntos, la jornada prosiguió con la presentación de la asociación Tawaza donde los tradicionales power point venían acompañados de momentos de juegos y actividades de grupo.
El objetivo de Tawaza es de hecho la educación y construir un proyecto integral y participativo, trabajando con grupos, en forma de talleres, intentando crear un ambiente alegre a través de juegos, donde las mujeres comparten informaciones y enriquecen sus conocimientos. Gracias a este programa las mujeres toman consciencia de sus derechos y rompen con el silencio hablando en grupo y dándose cuenta que los problemas que tienen pueden ser comunes.
Las actividades de las asociaciones locales son muy importantes, especialmente en una realidad como la de Marruecos, donde no existen leyes contra la violencia de género. Para demostrar esta falta, se llevó a cabo un juego de rol en el que dos asistentes sociales, una en Marruecos y una en España, tratan un caso de violencia.
Las compañeras de Tawaza han enseñado también la importancia de reforzar la autoestima de las mujeres víctimas de violencia, mostrando dos ejemplos de ejercicios practicados con ellas.

La jornada se terminó agradeciendo la participación, por todas las informaciones compartidas y, sobretodo, por la estupenda acogida de la asociación de Tawaza que ha permitido no sólo otra ocasión de colaboración entre las dos asociaciones, sino también un momento de reflexión personal sobre un tema tan importante, que une mujeres y hombres de países y culturas diferentes y llama a toda la sociedad a un compromiso de solidaridad y denuncia permanente.

Los comentarios están cerrados.