Carta abierta a los parlamentarios europeos: ¡No podéis liquidar los derechos de los solicitantes de asilo!

El proyecto de régimen común en materia de asilo (RAEC) quería poner fin a la lotería, indigna de un Estado de derecho, a la que están sometidas las personas que buscan la protección de la Unión Europea. La AEDH había saludado el hecho de que, por una parte, la voluntad de reforma marcara innegables objetivos de avance para el respeto de los derechos y de la dignidad de los solicitantes de asilo y de los refugiados y que, por otra parte, la línea adoptada por la comisión tendía a situarse en una normalización fundada en bases minimalistas, tal como las que fueron retenidas para el primer paquete de asilo.

Desgraciadamente, después de cuatro años de discusiones interinstitucionales tenemos que constatar que los Estados miembros, al parecer, no desean este progreso. La justificación de este rechazo es que puede presentar gastos suplementarios, cargas administrativas y, sobre todo, que esto inducirá al engaño a los migrantes, engendrando un incremento de las solicitudes llamadas “abusivas”.

La AEDH observa, con consternación, que el espíritu de los textos susceptibles de formar la arquitectura del futuro régimen de asilo europeo común lleva la marca de la incapacidad de la Unión Europea para proyectarse en la realidad de un contexto internacional, donde los conflictos, las revueltas y las guerras solo pueden impulsar un número creciente de personas errantes, como testimonian especialmente las publicaciones regulares del ACNUR.

La AEDH quiere reafirmar con fuerza la necesidad de un sistema europeo y común de asilo, por cuanto actualmente las condiciones de acogida de las personas en búsqueda de protección y sus oportunidades de obtener el estatuto de refugiado difieren según los estados miembros. Además nuestra asociación considera que las discusiones desarrolladas durante los cuatros últimos años sólo tienen sentido si los cambios conducen a un progreso verdadero en materia de protección internacional, indicando así la voluntad de la Unión Europea de apostar por ello de manera fuerte y concreta.

Previsto para 2010, aplazado para 2012, el proyecto del RAEC ha sufrido tanto retraso que la urgencia ya no es tanta como para que deba formalizarse en detrimento de los derechos fundamentales.

La AEDH exhorta pues a los parlamentarios europeos a no someterse a la presión de un calendario imperativo que conduzca a liquidar los derechos y a la dignidad de los solicitantes de asilo, así como la integración de los refugiados en nuestros países. Les corresponde mostrar que serán capaces de negarse a avalar un RETROCESO con respecto a las primeras exigencias que su Asamblea había expresado.

En una nota de análisis hecha publica en este mismo día [1], nuestra asociación juzga especialmente preocupante que:

1 – El régimen de asilo europeo (RAEC) que se perfila tendrá mas geometría variable que « común ».
En su forma actual, avalada por la comisión LIBE del Parlamento, el texto de refundición de la directiva de “acogida” se sitúa ampliamente por debajo de las primeras propuestas de la Comisión (2008) y el margen de implementación en manos de los Estados miembros conduce al sistema a alejarse sensiblemente de las líneas directivas del programa de Estocolmo. De la misma forma, las discusiones sobre el proyecto de directiva de “procedimiento” muestran las discrepancias nacionales en cuanto a las garantías que deben tener los solicitantes de asilo, y el texto considerado censa un amplio panel de medidas derogatorias al derecho convencional, incluidas listas nacionales de país de origen seguros.

En efecto, los solicitantes de asilo serían sometidos así de manera explícita al riesgo de una doble discriminación según el país donde sea registrado y tratado su expediente. La AEDH llama urgentemente a los parlamentarios a no ceder a las presiones de los Estados miembros para mantener un sistema de asilo fundado en la cohabitación de particularismos nacionales, y por el contrario, a seguir actuando para garantizar la igualdad absoluta de los solicitantes de asilo, en cualquier lugar a la Unión Europea donde se encuentres, y esto en aplicación de un sistema normativo ambicioso.

2 – El reglamento Dublín II seguirá siendo un pretexto para permitir a los Estados exonerarse de sus obligaciones convencionales.
Sabemos que el reglamento Dublín II no tiene como objetivo el reparto equitativo de la “carga” entre los Estados miembros y aspira a evitar las solicitudes de asilo múltiples. También es una manera de sancionar la falta de vigilancia en las fronteras exteriores de la Unión Europea por parte de los Estados periféricos. Pero todos sabemos que estos países se encuentran en primera línea de la entrada de los flujos1 de exilados. También todos sabemos que estos países no siempre son los que ofrecen las mejores garantías de derecho y acogida, así como la perspectiva de un estatuto protector. De hecho, en vez de un sistema de garantía de derechos para los solicitantes de asilo – el derecho de tener seguridad de que su petición sea examinada – Dublín II esta siendo utilizado como un sistema para la defensa de sus fronteras nacionales. ¡Este reglamento les autoriza a exonerarse de sus obligaciones convencionales con la justificación de la legislación europea!

En la ausencia de una política de reinstalación ambiciosa y de un mecanismo de solidaridad entre Estados miembros, la AEDH reafirma que cada solicitante de asilo debería poder requerir la protección del país que elige, para razones que son personales, familiares o culturales.

En cualquier caso, puesto que la revisión del reglamento Dublín II no conducirá a revisar su filosofía, la AEDH pide a los parlamentaros europeos que no renuncien al proyecto inicial de instaurar un mecanismo de suspensión temporal de las transferencias. La AEDH también anima a los parlamentarios a proseguir su trabajo para que sea, por fin, instaurada una forma de solidaridad entre los Estados miembros, única vía para desarrollar un sistema de asilo europeo y común, y condición esencial de un tratamiento equitativo de los solicitantes de asilo.

3 – Demasiadas derogaciones se opondrán a objetivos de normas de acogida y de garantías de procedimiento ambiciosas.
Con respecto a las condiciones de acogida, por ejemplo, el acuerdo tednría normas menos exigentes que las primeras propuestas de refundición de la directiva de 2003. Dos puntos son especialmente significativos de las posiciones restrictivas y claramente discriminatorias del Consejo: el nivel de las prestaciones para los solicitantes de asilo no sería similar a las de los nacionales, sino establecido en una base de un referencial específico; el acceso al trabajo sería abierto sólo después de nueve meses y ya no seis, como inicialmente se había propuesto.

Con respecto a los « procedimientos », a la AEDH le preocupa profundamente que las discusiones entre el Parlamento y el Consejo puedan concluirse con el mantenimiento de las disposiciones derogatorias de derecho más contestadas de la directiva de 2005, como el procedimiento acelerado y/o a la frontera, el concepto de solicitud manifiestamente infundada, listas nacionales de países de origen seguros. El uso que se hace de esto actualmente en muchos Estados de la Unión Europea deja planear unas perspectivas alarmantes sobre las garantías de derechos de los solicitantes de asilo, además de que los procedimientos de recursos no serán suspensivos.

La AEDH se preocupa de que, derogaciones tras derogaciones, y tras de tanta “flexibilidad” respetuosa de los particularismos nacionales, el régimen de asilo común se aleja de manera crítica del objetivo de igualdad en el tratamiento de los solicitantes, fijado por el programa de Estocolmo. Con la justificación de querer enfrentarse con el riesgo de algunas solicitudes calificadas de “abusivas”, un número importante de solicitantes será afectado por estas medidas.

En consecuencia, la AEDH le pide encarecidamente a los parlamentarios europeos que rechacen toda forma de procedimiento derogatorio al principio de un examen individual, completo y equitativo de una solicitud de asilo; que impongan que cada recurso sea suspensivo, en particular de las medidas de expulsión fuera del territorio; que se nieguen a ratificar el concepto de país de origen seguro.

4 – El encarcelamiento de los solicitantes de asilo será trivializado.
Se trate de la directiva de acogida, de la directiva de procedimientos o del reglamento Dublin II, la AEDH constata con espanto que, a lo largo de los textos que tienen que precisar el nuevo RAEC, la detención de los solicitantes de asilo aparece como una situación “normal”, incluso para las personas vulnerables, incluso para los niños menores, incluso en cárceles. Las propuestas de la Comisión LIBE de circunscribir los casos de detención sólo representan un pálido recuerdo de las normas de la ONU y no el veto que teníamos el derecho de esperar.

En la medida en que no parece posible de contar con los Estados miembros para poner fin a su práctica de encarcelamiento de los solicitantes de asilo, la AEDH pide a los parlamentarios europeos que exijan que la retención, la detención, o toda forma de encarcelamiento de los solicitantes de asilo, sea la denominación que sea, sea estrictamente prohibida, sea la circunstancia que sea, y en cualquier lugar del territorio de la Unión Europea.

***

El proyecto RAEC era un proyecto ambicioso. Era indispensable al respecto del principio de no-discriminación tan anclado en la construcción de una Europa de las libertades. Fijaba, además, un horizonte de progreso en la implicación de la Unión Europea en materia de protección internacional.

La AEDH está convencida de que los parlamentarios europeos han tenido en cuenta el objetivo de este proyecto de reforma, y saben que toda puesta en cuestión de los derechos fundamentales de los solicitantes de asilo sólo podría debilitar los de todos los ciudadanos europeos. En este espíritu, nuestra asociación pide a los elegidos europeos que asuman estas exigencias y se nieguen a aceptar que el régimen de asilo común sólo quede, de manera definitiva, como una simple petición de intenciones.

Bruselas, 10 de diciembre de 2012

Notas:

1. AEDH : “Analysis of the forthcoming Common European Asylum System (CEAS) — AEDH proposals for MEPs” – Notas de analisis, Bruselas, 6 de diciembre de 2012 –
http://www.aedh.eu/The-AEDH-publishes-an-analysis-of.html

APDHA es organización miembro de AEDH. La AEDH reagrupa ligas y asociaciones de defensa de los derechos humanos de los países de Unión Europea. Es miembro asociado de la Federacion Internacional para la Defensa de los Derechos Humanos (FIDH). Para más información, consultar la página www.aedh.eu

banner hazte pro derechos

Comments are closed