Córdoba: Por una feria abierta e integradora. La APDHA alerta de las situaciones discriminatorias en el recinto de El Arenal

IMG_0630A pesar de que el protagonismo de la presente Feria de Mayo en los medios de comunicación ha quedado comprensiblemente eclipsado por la vorágine electoral, por supuesto no ha dejado de ser un año más la fiesta grande de nuestra ciudad que culmina el tradicional mayo cordobés.

Desde hace años la APDHA ha denunciado que en el recinto ferial, espacio lúdico que debería ser integrador y abierto a toda la ciudadanía cordobesa, se han repetido edición tras edición situaciones discriminatorias, teniendo una especial incidencia en el control de acceso a las casetas y en la venta ambulante.

Respecto al acceso a las casetas, desgraciadamente las denegaciones de entrada por razones de perfil étnico y/o socioeconómico no han sido infrecuentes, tal como hemos podido certificar en nuestro colectivo a través de las denuncias que nos han llegado en las últimas ediciones de la feria. En este ámbito han tenido un triste protagonismo los “porteros” de las casetas, en muchas ocasiones personas sin acreditación profesional que llevan a cabo funciones que legalmente no le corresponden y con unas formas poco respetuosas con lo derechos fundamentales de las personas que veían vetado su acceso. Hemos realizado una persistente labor de incidencia política sobre el Ayto. de Córdoba en general y sobre su Delegación de  Fiestas y Tradiciones y Populares en particular para que se regulara esta figura. Afortunadamente, en las bases reguladoras de las casetas de esta feria 2015, en su art. 4.8, se exige que las personas que ejerzan ese control deben ser guardias de seguridad acreditados,  y en el art.4.0 se dispone que no pueden restringir la entrada por razones discriminatorias. Sin embargo, transcurridas las dos primeras jornadas de feria, de nuevo se han podido ver personas sin ningún distintivo que las identifique como vigilantes de seguridad controlando la entrada a las casetas, lo que nos hace temer que se vuelvan dar las situaciones de discriminación en el acceso a estos recintos.

Por otra parte, en los medios de comunicación al hacer balance de las actuaciones de la policía local durante el primer fin de semana de feria, se daba cuenta de decenas de intervenciones frente a la venta ambulante sin autorización. Entendiendo el necesario control general que desde el Ayto. se debe llevar a cabo respecto a las actividades a desarrollar en el recinto ferial, realizamos un llamamiento al Consistorio para que pondere en estas actuaciones las situaciones de verdadero estado de necesidad que sufren un porcentaje relevante de la ciudadanía cordobesa, siendo la venta ambulante informal una de las pocas salidas  para buscar unos mínimos ingresos de subsistencia.

Por lo expuesto, requerimos al Ayto. de nuestra ciudad que tome las medidas necesarias para que se cumpla lo dispuesto en las bases de la casetas de la Feria 2015 en lo concerniente al control de acceso a las mismas, en aras de evitar situaciones discriminatorias. También reclamamos que en el tratamiento de la venta ambulante informal en el recinto ferial, se priorice la perspectiva social sobre la policial, ya que en la mayoría de los casos la llevan a cabo personas en situación exclusión que tan sólo buscan obtener unos exiguos recursos para atender sus necesidades más básicas y acuciantes.

Comments are closed