La APDHA denuncia las medidas de penalización en el ejercicio de la prostitución y presenta una campaña de sensibilización para clientes “en positivo”

Con motivo del 18 de octubre, Día europeo contra la trata

foto_rueda_prensaCada año, desde el año 2007, el 18 de octubre se conmemora el Día Europeo contra la trata de seres humanos. Al hablar de trata de seres humanos hablamos de una violación de los derechos de la persona y un atentado contra la dignidad y la integridad del ser humano, tal y como lo define el Convenio del Consejo de Europa sobre la lucha contra la trata de seres humanos.

Precisamente ese Convenio y nuestro propio Código penal hacen referencia a un concepto de trata que incluye diversos fines como la explotación sexual, el trabajo o los servicios forzados, las servidumbres, la esclavitud o la extracción de órganos. Sin embargo, las medidas impulsadas en España en los últimos años se han centrado exclusivamente en la trata con fines de explotación sexual que han dirigido todos los esfuerzos institucionales al respecto, olvidando otras situaciones de ataque a la integridad de los seres humanos y explotación. Se ha pretendido vincular indefectiblemente trata con prostitución y ni toda la prostitución es trata, ni toda la trata hace referencia a la explotación sexual.

Prostitución y trata de seres humanos no son lo mismo, es completamente erróneo sostener que el 90% de las prostitutas son víctimas, no existe ningún estudio que avale esta cifra. De hecho, de las más de 1.000 mujeres con las que hemos trabajado en nuestra asociación a través del Programa de mediación y atención social a personas que ejercen la prostitución en Andalucía, menos del 10% podrían ser consideradas víctimas de trata, y aunque son cifras que no se pueden extrapolar a gran escala, sí podemos argumentar exactamente lo contrario; que la prostitución se ejerce voluntariamente en la mayor parte de los casos.

Campañas del tipo: “Pagar sexo es un crimen” o “sin clientes no hay trata” que han promovido algunos Ayuntamientos atacan directamente la figura del cliente e intentan, desde el pretexto de luchar contra la trata, desalentar la demanda de prostitución. Se sigue la misma lógica que cuando se interpreta que cualquier persona que ejerce la prostitución lo hace forzada y esta lógica no es ingenua.

Desde APDHA consideramos que es necesario dejar claro que no es lo mismo, solicitar servicios sexuales respetando los derechos y la dignidad de la persona, que solicitar los servicios de una persona de la que se sabe o sospecha que está siendo “víctima de trata”

En realidad, este tipo de acciones represoras que penalizan a clientes y a prostitutas como las ordenanzas municipales que llevan a cabo muchos Ayuntamientos no son una medida de lucha contra la trata, sino de invisibilización de un “supuesto problema”. Este tipo de medidas a lo que abocan finalmente es a que las personas que ejercen la prostitución tengan que desarrollar su trabajo en lugares más alejados, desprotegidos, menos higiénicos y, a la sazón, más peligrosos para ellas.

Por esta razón, desde la APDHA hemos decidido poner en marcha una campaña de sensibilización hacia los clientes de la prostitución en positivo, reivindicando el papel activo que el cliente puede tener en la prevención y lucha contra la TSH en el trabajo sexual.

folleto¿Qué esperamos de esta campaña?

  • Contrarrestar las políticas que criminalizan la prostitución; como el caso de las ordenanzas municipales que están llevando a las trabajadoras sexuales de calle a mayor desprotección aún y a veces a un callejón sin salida.
  • Visibilizar y diferenciar la prostitución como actividad económica ejercida voluntariamente de la explotación sexual o la Trata de Seres Humanos.
  • Buscar en el cliente a un aliado para la denuncia en caso de abusos y explotación en el contexto del trabajo sexual.
  • Aportar al cliente una serie de instrumentos claves que puedan orientarle con el fin de detectar posibles casos.
  • Fomentar una contratación de servicios sexuales respetuosos con los derechos de las personas que los ejercen.
  • Sensibilizar al cliente de la prostitución respecto a la profesionalidad de la trabajadora sexual y el respeto al trabajo que realiza.

Las víctimas de trata deben ser especialmente protegidas y atendidas, las personas que ejercen la prostitución y sus clientes deben ser respetados desde la atención a sus derechos fundamentales.

Enlace del folleto: https://apdha.org/media/Campana_apdha_Cliente.pdf

Comments are closed