La muerte de inmigrantes en el mar, inaceptable “daño colateral” de las políticas migratorias españolas y europeas

Once argelinos naufragaron y desaparecieron en las costas de Almería el pasado martes. La APDHA, una vez más, se ve obligada a denunciar el incesante goteo de  muertes de personas en su travesía para llegar a nuestras costas.

El pasado 11 de abril catorce argelinos partieron de Orán con el objetivo de comenzar una nueva vida en Europa. La imposibilidad de migrar por cauces legales les obligó a embarcarse en una lancha rígida que, tras dos días de viaje, naufragó a 33 kilómetros de la costa almeriense. Sólo tres tripulantes fueron rescatados con vida. A los otros once se les da por desaparecidos. Once vidas anónimas sumergidas en la gran fosa común que se ha convertido el Mediterráneo. Y decimos anónimas para nuestros ojos1 europeos, ya que para once familias argelinas acaba de comenzar un drama que tiene perfectamente identificados sus nombres y apellidos.

Como la APDHA recoge en su informe Frontera Sur 2009 , pese a que el número de personas fallecidas en las aguas españolas haya disminuido en el último año, no podemos olvidar que cientos mueren cada año intentando llegar a nuestras costas. Muchas más pierden la vida en las aguas magrebíes o africanas o en sus desiertos, además de sus derechos fundamentales, reiteradamente violados a lo largo de toda su peregrinación migratoria.

Es incompatible con la construcción de una sociedad democrática avanzada en España y Europa la asunción de esta situación como un “daño colateral” irremediable de las políticas migratorias europeas y españolas. Denunciamos que sigan muriendo personas en su intento de alcanzar Europa y que, frente a esta situación, nuestros países sólo inviertan en reforzar fronteras y en planes contra la inmigración clandestina.

Andalucía, 16 de abril de 2010
Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA)

Comments are closed