Las putas estamos aquí, siempre hemos estado

“La falta de derechos nos convierte en sujetos vulnerables ante los abusos policiales, los asesinatos por violencia de género y las cacicadas de los ayuntamientos y los clubes de alterne”

“Hay un estigma social sobre nosotras que nos silencia y nos convierte en víctimas pasivas de la estupidez más aberrante: estamos hartas de que no se distinga prostitución de trata de personas con fines de explotación sexual. ¡No es lo mismo! La trata es esclavitud, la prostitución es una elección personal y política”

Colectivo de Prostitutas de Sevilla (CPS)

La realidad siempre depende de quién la vive. Y por supuesto, de quién la cuenta. Las Prostitutas de Sevilla hemos empezado hace pocos meses un trabajo horizontal para constituirnos como colectivo de apoyo a todas las personas que ejercen el trabajo sexual.

Por supuesto, no tenemos muchos recursos. Pero nos estamos haciendo hueco por nuestra simpatía y porque cuando nos escucháis hablar, os resulta muy fácil entender lo que necesitamos. Este escrito es para presentarnos oficialmente con nuestra propia voz ante la sociedad y en los medios de comunicación porque aunque agradecemos a los periodistas su asistencia a los eventos putisociales,queremos garantizar que el mensaje que damos las Putas de Sevilla sea claro y no se vea distorsionado por desconocimiento, desinformación o cualquier otro mal social, dramáticamente relacionado con la estupidez humana.

Las prostitutas sevillanas están trabajando sin cobertura social, política, jurídica o sanitaria. Como cualquier trabajador o trabajadora; demandamos cotizar en la Seguridad Social, y contratos de trabajo legales. Más allá de esto, también queremos acabar con la violencia sistemática que sufrimos las personas que ejercemos el trabajo sexual: la falta de derechos nos convierte en sujetos vulnerables ante los abusos policiales, los asesinatos por violencia de género y las cacicadas de los ayuntamientos y los clubes de alterne.

Hay un estigma social sobre nosotras que nos silencia y nos convierte en víctimas pasivas de la estupidez más aberrante: estamos hartas de que no se distinga prostitución de trata de personas con fines de explotación sexual. ¡No es lo mismo! La trata es esclavitud, la prostitución es una elección personal y política. Estamos hartas de un “feminismo” que habla por nosotras y decide lo que necesitamos: necesitamos derechos, porque es el único modo de defendernos como iguales ante los abusos. Necesitamos instrumentos que persigan la trata y herramientas para la protección real de sus víctimas. Y sobre todo necesitamos que se nos tenga en cuenta para que no decidan por nosotras dónde van a parar los “presupuestos para prostitución”.

El marketing abolicionista del Ayuntamiento de Sevilla aumenta nuestro estigma, nos quita los espacios públicos, y nos aleja a todas de poder mejorar las condiciones de vida de las trabajadoras sexuales, así como de la posibilidad de acabar con la trata. “Lanzar un mensaje nítido contra los puteros” no va a acabar con la trata, la prostitución lleva miles de años ejerciéndose en todo el mundo: sin las Putas no vais a acabar con la trata.

Ya nos habíamos presentado en sociedad hace unos meses, pero hemos querido aprovechar la oportunidad que nos ha dado este periódico de hablar con voz propia, estamos muy agradecidas. También agradecemos la acogida en los diferentes espacios universitarios de Sevilla y el resto de España; seguimos en lucha por las disidentes y cada vez somos más.

El pasado 12 de mayo fue la Universidad Pablo de Olavide la que acogió nuestra jornada “Respeto y Derechos para las Trabajadoras del Sexo”, con el apoyo de Rocío Medina, profesora de Pensamiento Político Feminista en esta misma institución. La militancia política de Rocío es un dato personal que no tiene relación con la militancia política de cada una de las Putas del Colectivo. Cada cual tiene la suya, pero estas jornadas iban de respeto y derechos, no de partidos políticos. Necesitamos que esta idea quede muy clara: independientemente del partido político que gobierne, las Putas vamos a lograr nuestros derechos porque los derechos de las Putas son Derechos Humanos. En este acto, María José Barrera, ex-prostituta y fundadora del colectivo de Prostitutas de Sevilla, habló de cosas como el estigma social y familiar, la persecución que sufren las Putas de la calle y la violencia que ejercen los clubes contra las trabajadoras.

Además de esto, hay un sector que se declara feminista pero va contra nosotras. Argumentan que la “libre elección” no existe, y que “es una trampa tendida por el Neoliberalismo”: ¡y las Putas estamos de acuerdo! Nunca existirá libre elección mientras todos tengamos la necesidad de trabajar para vivir. No importa si tu trabajo es camarera, topógrafa o puta: has tomado la mejor decisión que podías con el contexto que tenías. Compartimos una frase con el psicólogo Eric Sprankle: “Si piensas que las trabajadoras sexuales están “vendiendo su cuerpo”, pero no hacen lo mismo los mineros, tu idea del trabajo está distorsionada por tu idea moralista de la sexualidad”

Nuestra presidenta afirmaba entre otras cosas que: “El trabajo sexual es un intercambio libre y negociado entre dos personas adultas y todo lo que salga de ahí es trata, explotación y todo lo demás y hay leyes para poderlo denunciar”. También manifestó algunas demandas que el Colectivo ha hecho al Ayuntamiento de Sevilla, y recordó que las ordenanzas antiprostitución patrocinadas por el PSOE nada han contribuido a eliminar la trata, ni a mejorar las condiciones de las trabajadoras sexuales: “Las Putas seguimos aquí, los clientes siguen yendo donde estamos y no se ha disminuido la prostitución”.

Desde el colectivo nos quejamos de la hipocresía y la incongruencia de la situación de la prostitución en España, donde, en palabras de María José, “las Putas no tenemos ningún reconocimiento legal pero contribuimos al PIB de este país”. Criticamos el feminismo institucional que está hablando por nosotras, porque no es un movimiento feminista que nos apoye y tampoco nos dan la vez, ni la voz.

Afortunadamente, entre otras alianzas las Putas estamos con las personas trans, nos hemos encontrado en los márgenes a los que somos relegadas; hemos encontrado, también, en grupos como el SAT, la APDHA y en estudiantes y académicos/as de todas las disciplinas y de todo el Estado español, el apoyo que necesitamos para comenzar a autogestionarnos. Además, hemos conseguido convocar en un encuentro de Putas de todo el Estado a suficientes personas para organizar un colectivo a nivel estatal a favor de nuestros derechos.

Creemos que hay grandes posibilidades de acabar con los abusos, con la trata y con el estigma social, porque somos testigos de diferentes modelos de gestión, regulación y despenalización de la prostitución que han dado frutos muy positivos en otros países. También apostamos por el fomento de alternativas laborales para las personas que quieren dejar de ejercer trabajo sexual, siempre de la mano de las Putas; nosotras sabemos lo que necesitamos.

Nos despedimos por el momento agradeciendo una vez más los espacios para hablar y el apoyo feminista de nuestros/as aliados/as, e invitando a todas las personas interesadas a conocernos en las jornadas abiertas de los días 1 y 2 de junio de 2018.

Las Putas estaremos allí, entre otras cosas, porque las Putas estamos en todas partes.

Comments are closed