Migreurop exige a España y Marruecos que respeten los derechos de los niños y niñas migrantes

12/04/2018.-El aumento de embarcaciones que están llegando a las costas españolas que está provocando un número de muertes nunca vistas en la zona, el aumento de los niños y niñas migrantes no acompañados en las calles de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, así como la muerte de dos de ellos en la última semana en Ceuta y Beni Ansar o el aumento de la violencia en los campamentos del norte de Marruecos hacen que sea urgente un cambio en las políticas migratorias. Los acuerdos firmados entre España, la Unión Europea y diferentes países africanos –entre los que se encuentra Marruecos- para el control migratorio están agravando la violación de derechos de las personas migrantes y mostrándose ineficaces.

En los últimos meses estamos asistiendo a un aumento del número de personas migrantes y/o demandantes de asilo, que tratan de llegar a territorio europeo a través de la denominada frontera sur. Esta situación, provocada no sólo por el taponamiento de otras rutas sino también, y en mayor medida, por la inexistencia de vías legales y seguras de acceso en Europa, está provocando que en 2017 se haya triplicado el número de personas que han llegado a las costas españolassólo en 2018 más de 520 personas han fallecido en el Mediterráneo, de las cuales más de 140 trataban de llegar a España.

Así mismo, ha aumentado el número de personas que en situación de especial vulnerabilidad a las que en muchos casos no se está dando la atención necesaria. Es el caso de los niños y niñas que migran solos y que vagan por las calles de las ciudades autónomas sin que las administraciones públicas asuman sus competencias de protección y tutela de los mismos. Esta situación se ha visto agravada en la última semana con la muerte de dos de ellos; uno en Ceuta y otro en la frontera de Beni Ansar, en ambos casos por atropellos de camiones. Migreurop, y sus organizaciones en el estado español, no sólo lamentan esta situación, sino que exigen de forma inmediata a ambos países medidas de protección a estos niños y niñas en ambos lados de la frontera, de acuerdo a las legislaciones vigentes y en especial a la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN).”

El aumento de la violencia en ambos lados de la frontera, con el uso de prácticas como las devoluciones en caliente por parte del estado español o el uso de material antidisturbios son vulneraciones inaceptables. Así como el desalojo forzoso de asentamientos en territorio marroquí y el acoso a personas y entidades defensoras de los derechos humanos., Estas prácticas habituales en la frontera sur deben finalizar de forma inmediata no sólo por su cuestionable legalidad, sino también porque muestran la ineficacia de unas políticas de control de fronteras, y de repatriación, que son incapaces de dar respuesta a una realidad compleja y que se está cobrando miles de vidas anualmente.

Migreurop propone un cambio de enfoque de las políticas migratorias, cuyo primer paso sería la apertura de forma inmediata de vías legales y seguras y la derogación de todos los acuerdos bilaterales de repatriación con países que vulneran los Derechos Humanos, el cumplimiento de las obligaciones legales de protección de la infancia y el establecimiento de un diálogo en el que dibujar un nuevo enfoque de las políticas migratorias respetuoso con los derechos humanos y el derecho a la movilidad.

APDHA forma parte de la red Migreurop.

Comments are closed