PRESENTACIÓN DEL INFORME “DERECHOS HUMANOS EN LA FRONTERA SUR 2008”

El informe elaborado por la APDHA constata cómo el modelo migratorio actual conlleva gravísimas violaciones de los derechos humanos y provoca enormes sufrimientos para las personas que intentan ejercer el derecho a encontrar una vida mas digna, incluso con el resultado de su muerte. La política llevada a cabo por el gobierno español y la UE es inmoral e inhumana, ya que condena a miles de inmigrantes “sin papeles” a la marginación y a la exclusión de los derechos fundamentales de la persona. 

La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía ha presentado el informe “Derechos Humanos en la Frontera Sur 2008”, un estudio que se realiza cada año sobre la evolución de los flujos1 migratorios de África a España y de las políticas que pretenden afrontarlos y que obligan a una creciente clandestinización de los mismos, al tiempo que provocan graves violaciones de los derechos humanos.

El informe ha sido presentado por María Isabel Mora, presidenta y coordinadora general de la APDHA, y por Brigitte Espuche, responsable de Relaciones Internacionales y una de las autoras del estudio.

El Informe analiza con detalle la evolución de los flujos1 migratorios, el “mito” de la “migración legal y ordenada”, las contradicciones, unilateralidades e inexactitudes de las cifras proporcionadas por el Gobierno y se detiene con amplia documentación en la evaluación de las víctimas de la migración clandestinizada. De hecho, del incremento de casi medio millón (494.485) de  extranjeros en España durante 2008, tan sólo 8.749 (un 1,8%) personas proceden del África Subsahariana.

El estudio explica cómo, fruto de esa política, en el año 2008 se han incrementado los medios para el control de las migraciones, se ha generalizado el uso de la detención y el encierro de migrantes como forma de gestión de las mismas y se han consolidado las políticas de externalización, cuya punta de lanza es el Plan África. El Plan África supone un impulso a las políticas de externalización, cuyo objetivo principal no es sino desplazar hacia el Sur el control de fronteras, convirtiendo a países terceros, bien de tránsito o bien de origen de las migraciones, en verdaderos gendarmes de la Unión Europea. 

Éste es el caso de los países analizados en la investigación: por un lado Italia, como espejo en el que no deberíamos mirarnos; la terrible situación en la frontera mauritano-maliense; y Marruecos, en el que continúan las violaciones más graves de los derechos humanos (represión sobre sus nacionales que intentaron emigrar, pero especialmente sobre los inmigrantes subsaharianos en tránsito).

De esta manera, el informe evidencia que las violaciones sistemáticas de los derechos humanos de las personas migrantes recae en buen medida sobre España y la U.E., que delegan el control de sus fronteras externas a terceros países, sin preocuparse de los métodos empleados por éstos para llevar sus órdenes a cabo, en el más absoluto desprecio a sus compromisos internacionales, al igual que sobre aquellos terceros países que ejercen de guarda-fronteras. 

“El gobierno obvia las dramáticas cifras de la inmigración clandestina: 581 muertes en el mar”, apuntó Brigitte Espuche en una de sus intervenciones. Durante 2008, la APDHA ha contrastado la muerte de 581 personas, de ellas 342 en el Mediterráneo frente a las 239 en el Atlántico. En cuanto al origen de las personas muertas, más del 75% eran subsaharianas, siendo el resto del Norte de África o sin determinar. “Teniendo en cuenta estos datos y el seguimiento que hace la APDHA, no es nada exagerado estimar en 2900 el número de personas que han podido perder la vida este año intentando llegar a nuestro país”.


Andalucía, 26 de marzo de 2009

Comments are closed