¿Qué significa la crítica feminista?

 

✍️ Por Alexandra Mittermüller, antropóloga cultural y social. Pasante en APDHA.

 

¿Qué significa practicar la crítica feminista sobre temas sociopolíticos? ¿Qué significa criticar? ¿Por qué es necesaria una crítica feminista en tiempos de tendencias y desarrollos neofascistas en todo el mundo, que son llevados a cabo por políticos como Jair Bolsonaro o Donald Trump, para señalar los abusos y hacerlos visibles para luego contrarrestarlos?

 

¿Cuál es el significado de una crítica feminista?

La palabra crítica deriva de la palabra griega krínein, que significa “divorciarse”, “separar”. Posteriormente, la palabra Juez Krits significa: Alguien que practica la crítica, por lo tanto, da una evaluación de cierta cosa.

En el sentido foucaultiano, debería ser una evaluación de un sistema, una relación de dominación. Además, Michel Foucault escribe que practicar la crítica significa liberarse de una relación de autoridad y, por lo tanto, desprenderse de una cierta inmadurez y no “ser gobernado tanto”.

En consecuencia, es un signo de madurez. Porque se necesita coraje para usar tu mente y salir de los patrones ya hechos, especialmente en tiempos de tensión como experimentamos hoy en día. Consiguientemente, la crítica, o una actitud crítica hacia las relaciones de poder social, es una decisión activa y, por lo tanto, un acto de protesta.

 

 

Además, debería producirse una crítica feminista desde una posición reflejada y este posicionamiento también debería divulgarse, en mi opinión, a fin de garantizar cierta transparencia. Edward Said critica en el “orientalismo” las relaciones de poder que prevalecen en una producción eurocéntrica de conocimiento.  ¿Pero cómo se puede evitar el eurocentrismo? Al escuchar y expresar voces marginadas como People of Color, personas trans*, personas con discapacidades y no solo a hombres que son cis, blancos y heterosexuales, porque ellos dominan el discurso de todos modos. Cada posición que critica desde una posición no hegemónica ofrece potencial para la cognición.

A través de la globalización y los procesos de transformación neoliberales, los ratios patriarcales de capital se reproducen y los factores económicos, como el trabajo de cuidado, y reproducción, se excluyen, o simplemente no se abordan, lo que puede reconocerse mediante la exclusión del trabajo no pagado en el producto interior bruto. Porque en el modelo de neoliberalismo de hoy, todo se reduce a la relevancia y la aplicabilidad de la acción inmediata: en lugar de criticidad, madurez, emancipación; términos como individualización, orientación al mercado y utilidad dan forma a los discursos prevalecientes. Las principales víctimas de estos acontecimientos son las mujeres y las personas que no pueden encontrarse en un doble género.

Por lo tanto, desde una perspectiva feminista, es importante señalar estas desigualdades, para luego producir un cambio. Sin embargo, no debe olvidarse que la crítica feminista no solo debe ser anti-sexista y anti-capitalista, sino también necesariamente anti-racista para ser sistémica.

En mi opinión, una profunda crítica feminista no solo es importante en el discurso científico: la crítica feminista debe sacarse de la academia y mostrarse en las acciones cotidianas. Esto se puede practicar en diferentes niveles: por ejemplo, puede expresarse en decisiones cotidianas: ¿Dónde compro? ¿Dónde no? ¿A quién apoyo con mi consumo en términos monetarios? ¿Qué arte consumo? ¿A quién le doy mi voz / mi atención? La crítica puede, por lo tanto, representar una instancia inmediata de revisión de realidades.

 

Entonces, ¿por qué una crítica feminista de las condiciones sociales es necesaria?

Creo que deberíamos preguntarnos: ¿Quién es el beneficiario de una sociedad que no es crítica? La crítica es el aliento que anima una democracia. Poder criticar es un privilegio que se debe usar para oponerse y combatir el fascismo y los procesos de deshumanización, con el objeto de responder la pregunta inicial.

 

 

Comments are closed