Movimientos Sociales por el Derecho a la Vivienda se concentran en EMVISESA ante la situación de Emergencia Habitacional

01

 

Sevilla, 12 de febrero de 2016.- La Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA Sevilla) junto a otros movimientos sociales, nos concentramos este viernes en la puerta de EMVISESA ante la situación de Emergencia Habitacional insostenible que desde hace años continúan padeciendo gran parte de la población sevillana, para seguir levantando nuestra voz y exigir que se cumpla el Derecho a la Vivienda para todas las personas.

La realidad, en los juzgados sevillanos, es que hay más de tres desahucios diarios, más de diez mil desde que comenzó la crisis, lo que evidencia que este drama, lejos de llegar a su fin, se enquista y aumenta tal y como confirma el Consejo General del Poder Judicial cuando recientemente informaba que los desahucios aumentaron en el año 2015 en un 8,5%.

La situación de emergencia habitacional que padecemos requería que se hubiera entrado a gobernar con los deberes ya hechos y con un plan de choque que abordara dicha emergencia de forma inmediata.

Hasta ahora sólo hay humo por parte de las instituciones responsables de impedir la vulneración continuada del derecho a la vivienda. Muchos anuncios de leyes y medidas que no pasan de promesas o solución a casos contados.

La Ley andaluza de retracto en desahucios de viviendas es altamente regresiva ya que permite a la Junta comprar pisos resultantes de ejecuciones hipotecarias, con lo que se promoverán los desahucios y capitalizará a la banca. El SAREB, banco constituido con fondos públicos para rescatar los pisos que no interesaban a la banca, sigue sin poner a disposición de las familias sevillanas sus viviendas vacías. Ante el anuncio deEspadas a finales de año de que casi no quedaban viviendas disponibles en EMVISESA, pedimos explicaciones sobre cómo se ha hecho el reparto de las mismas. Los datos son claros: hay 377 familias ya baremadas por las distintas UTS, 52 catalogadas como urgentes pendientes de adjudicación, así como 11.866 de personas demandantes de vivienda social que no encuentran respuestas de las administraciones .

El protocolo de urgencia para las familias en situación de excepcional necesidad que dice tener el consistorio, es prácticamente desconocido por las UTS, generando una angustiante confusión entre las personas afectadas que lo solicitan y que además, sin el respaldo de las viviendas necesarias para reubicar a la gente, puede quedarse en aguas de borrajas.

La propuesta de presupuestos municipales para vivienda, es a todas luces insuficiente ya que no permite profundizar en el desarrollo de un parque público de viviendas en alquiler. La oficina de vivienda propuesta está aun si definir y pese al tiempo transcurrido tardará en estar operativa, pese a la situación de extrema urgencia en que se encuentran centenares de personas afectadas.

Pasa el tiempo y la situación es cada vez más dura. Indignan los discursos políticos falsos y vacíos. Discursos que no solucionan los problemas y que no sirven para alumbrar o calentar las viviendas.

Mientras, los que se rebelan activamente contra estas injusticias, reciben el rápido varapalo de la “justica”, como es la reciente imputación y llamamiento a declarar de las personas que en noviembre pasado ocuparon pacíficamente una oficina del banco Santander reclamando soluciones frente a los abusos hipotecarios.

Es necesario y urgente que las administraciones públicas hagan frente al problema implementando la creación de un Parque Público de Viviendas en Régimen de Alquiler. La vivienda debe abordarse atendiendo el interés social no como un negocio especulativo.

Desde APDHA, junto a otros movimientos sociales por el Derecho a la Vivienda (Grupo Diamantino de Acción Social, PIVE Triana, 15M San Pablo, PAE, PAH y otros) hicimos un llamamiento a la movilización y, en concreto, a la concentración para exigir:

  1. Ni un solo desahucio más de viviendas habituales.
  2. Despenalización de la ocupación de viviendas vacías con fines especulativos.
  3. Ni una sola vivienda vacía, tanto públicas como privadas.
  4. Un parque público de viviendas en alquiler social, partiendo de los pisos de la SAREB.
  5. Incremento suficiente del presupuesto municipal en materia de vivienda que facilite el incremento sustantivo del parque público.
  6. Puesta en marcha inmediata de la Oficina Municipal de Vivienda.
  7. Suministros básicos garantizados para todas las viviendas.
  8. No a la criminalización de los que defienden el derecho a techo.
  9. Erradicación del chabolismo y la infravivienda.
  10. Plazas necesarias para que ninguna Persona Sin Hogar tenga que dormir en la calle.

FOTOS DE LA CONCENTRACIÓN