Inicio arrow Comunicados arrow Otros arrow Presentación del teléfono contra la discriminación en la feria de Córdoba
Presentación del teléfono contra la discriminación en la feria de Córdoba Imprimir
27/05/2013
 

Para que nuestra feria sea cálida y acogedora. Posiciónate contra las injusticias.

En la situación actual de crisis generalizada y recortes, el grado de indignación de la ciudadanía hacia sus responsables y dirigentes políticos está en niveles pocas veces antes alcanzado. Efectivamente en las violaciones de los derechos humanos tienen gran incidencia las políticas de las administraciones y sus dirigentes, pero no es menos cierto que en algunos otros casos somos los propios ciudadanos los que provocamos o toleramos estas situaciones.

Por ello, con ocasión de la Feria de Córdoba, lugar de encuentro, esparcimiento y diversión, pedimos a los ciudadanos que seamos solidarios y acogedores. Que en la Feria demos cabida, además de lo formalmente establecido, a los que intentan ganarse la vida vendiendo algún producto. Que no permitamos, y que incluso impidamos, que otros puedan tener gestos desconsiderados o atentatorios hacia estas personas.

Nuestra memoria histórica nos trae el recuerdo de situaciones desagradables vividas en ediciones pasadas. Algunos porteros, que fueron condenados penalmente, impidiendo a la fuerza la libre entrada en casetas a ciudadanos de origen inmigrante que estaban disfrutando de la feria junto a miembros de ONGs, policías que entristecieron las veladas yendo a “la caza del pobre” tanto inmigrante como autóctono,… Deseamos que tales experiencias pertenezcan al pasado; que hayamos aprendido que la represión nunca soluciona nada y que la fuerza en cualquier conflicto lo único que provoca es agravar y empeorar las situaciones, casi siempre de los  más pobres. 

Que el deseo de justicia y el dolor que nos genera la precariedad de los otros, no nos nuble la vista, pues barrer no soluciona el problema, simplemente lo desplaza o esconde. Tengamos una mirada crítica hacia este sistema que la genera, en lugar de a la víctima.

De hecho, la situación tan generalizada de desempleo nos acerca cada vez más a esta realidad. No es extraño ver como un ciudadano pide limosna a otro y éste le responde que ya le gustaría poder ayudarle, pero se encuentra en idéntica situación de paro. A pesar de ello, la respuesta no siempre es tan cálida y empática cuando el que pide es diferente, por ejemplo, rumano, aunque las circunstancias económicas sean exactamente las mismas. Que cuando veamos a estas personas nos pongamos durante un instante en el lugar del otro y que no olvidemos que puede afectarnos en cualquier momento a nosotros, como de hecho está volviendo a suceder con la emigración de nuestros jóvenes. Para posicionarnos en la lucha contra estas injusticias, ponemos a disposición de los ciudadanos nuestro teléfono 618133883, a fin de denunciar cualquier situación de injusticia que un ciudadano pueda conocer.

 

Córdoba, 27 de mayo de 2013


 

 
© Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, 2007 -  Mapa Web -  Diseño web