Inicio arrow Nosotros arrow Comunicados arrow Marginación arrow La salud y la vivienda: derechos para todas las personas “Nadie sin salud, nadie sin hogar”
La salud y la vivienda: derechos para todas las personas “Nadie sin salud, nadie sin hogar” Imprimir
22/11/2013
 

24 de noviembre: Día de las Personas Sin Hogar

El 24 de noviembre se celebra el día en favor de las Personas Sin Hogar (PSH). Este año el lema de la campaña, que impulsa Cáritas, FACIAM, la Federación de Entidades de apoyo a las Personas Sin Hogar y otras entidades, es “NADIE SIN SALUD. NADIE SIN HOGAR”. Desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía - APDHA nos sumamos a esta campaña y hacemos nuestras sus  denuncias y propuestas.

La salud, según el preámbulo de constitución de la Organización Mundial de la Salud (OMS), es "un estado completo de bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de dolencia o enfermedad". Las condiciones de vida de personas que viven en la calle producen un efecto muy perjudicial para su salud que da lugar a enfermedades o a que se hagan crónicas las ya existentes. Estas condiciones de vida se concretan en que su esperanza de vida se vea reducida, de media, 20 años con respecto al resto de la población.

Constatamos que el acceso a la salud es un problema para las PSH y muchas de ellas terminan en las urgencias hospitalarias donde, en muchos casos, se las atiende como ciudadanos de segunda. Se les da el alta, en numerosas ocasiones, sin un diagnóstico certero y muchas veces vuelven a las mismas calles que son el origen de las enfermedades o se les deriva a centros que no están dotados del personal y recursos suficientes. La muerte de Piotr Piscozub en Sevilla es un claro ejemplo de esto y de la falta de un acompañamiento integral y coordinado, que haga hincapié en las causas reales de las enfermedades de las PSH. Es necesaria y urgente la creación de protocolos de intervención integrales y coordinados ante la situación de sinhogarismo en los que intervengan las personas que lo viven, las entidades que las acompañan y las administraciones.

Desde nuestra Asociación hemos podido constatar que desde 2007 se ha triplicado, en Andalucía, las personas que viven en la calle, en los “nuevos asentamientos”, furgonetas, etc. y como, por otra parte, las administraciones, tanto locales como autonómica, no hacen nada que sea significativo para erradicar esto: de las 16.346 plazas de alojamiento que se ofertaron en todo el estado español el pasado año, Andalucía ofertó 1.480 frente a las 2.709 del País Vasco. El gasto en Andalucía fue de 17.240.478, frente a los 46.041.376 en el País Vasco. (Ni que decir tiene que las necesidades que tiene Andalucía en este ámbito son muy superiores a las que tiene el País Vasco). Estos datos dejan claro la poca importancia que dan las administraciones andaluzas a las personas que viven en exclusión, a pesar de tener una tasa de paro del 36,37% frente al 15,84% del País Vasco.

Hemos denunciado en distintas ocasiones la situación de emergencia habitacional que vive Andalucía y cómo muchas de estas familias son desahuciadas o se les corta los suministros básicos y se las condena a la exclusión social.

Entendemos que es desde lo local desde donde se debe abordar estas situaciones de exclusión y no solamente porque sea competencia de las administraciones locales, sino porque la problemática puede ser tan diversa como lo es la realidad de cada municipio y área metropolitana y estas realidades se conocen mejor desde la proximidad, pudiendo así intervenir de una manera más certera.

Pero entendemos, de igual manera, que la realidad supera lo local y que muchas de las causas que hacen que cada vez más parejas y familias enteras estén en la calle tienen que ver con las duras consecuencias que están pagando quiénes poco tienen que ver con la estafa financiera en la que nos vemos envueltos. Es hoy, principalmente, la pérdida del empleo la causa principal del sinhogarismo en nuestros pueblos y ciudades, a la que hay que sumar el agotamiento de los recursos familiares y la pequeña o nula ayuda que están recibiendo, como ya se ha dicho, de las administraciones.

Ya no se puede mirar para otro lado. Es la hora de crear los instrumentos necesarios para que exista alojamiento urgente para las personas que lo necesiten. Entendemos que se debe implementar una red andaluza de espacios dignos (viviendas, albergues y centros de acogida dotados de duchas, consignas, comedores, etc.) repartido por las distintas localidades y barrios de las ciudades, con las plazas suficientes de acogida, para situaciones de emergencia, como para que ninguna persona, ninguna, duerma en la calle por no tener un lugar adonde alojarse.  Esta red debería trabajarse desde las administraciones locales y entendemos que debería coordinarse desde la administración autonómica, funcionando todo el tiempo que sea necesario y desde ya.

 

Andalucía, 22 de noviembre de 2013

 

 
© Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, 2007 -  Mapa Web -  Diseño web