Inicio arrow Nosotros arrow Comunicados arrow Otros arrow Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT), Premio Derechos Humanos 2013
Sindicato Andaluz de Trabajadores/as (SAT), Premio Derechos Humanos 2013 Imprimir
19/12/2013
 

La Asociación Pro  Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) otorga el Premio Derechos Humanos 2013 al SINDICATO ANDALUZ DE TRABAJADORES/AS (SAT),  con motivo del 65 aniversario de  la Declaración Universal  de los Derechos Humanos.
  
Desde la APDHA entendemos que los derechos no son algo abstracto, “papel mojado”, sino que nos sirven, como guía, para caminar hacia un mundo más humano, fraternal y justo. 

Entendemos que es una obligación de la sociedad y de los colectivos organizados la defensa real de los DERECHOS HUMANOS, aquí y ahora. Y por tanto mostramos nuestro apoyo incondicional a quienes defienden los derechos humanos frente a intereses económicos y financieros, porque entendemos que lo más importante son las personas.

En este sentido consideramos que el SINDICATO ANDALUZ DE TRABAJADORES/AS (SAT) está haciendo una defensa activa de los DERECHOS HUMANOS de una forma valiente, pacífica y no violenta, continuada en el tiempo, original, consciente y organizada, que está sirviendo para poner en evidencia las contradicciones del sistema económico-neoliberal que estamos padeciendo. 

Premiamos, en el SAT, el valor y el coraje de aquellas personas que no se resignan a ser víctimas del sistema injusto y perverso en el que vivimos y se organizan y luchan para conseguir un mundo más humano y justo, poniendo incluso en peligro su integridad física y su libertad.
 
El SAT proviene del antiguo SOC (Sindicato de Obreros del Campo), combativo e histórico sindicato de los jornaleros andaluces fundado en 1.976 entre otros por nuestro compañero común Diamantino. Desde hace unos años el SOC emprendió su extensión a la ciudad y su alianza con otros colectivos de trabajadores de otros sectores, naciendo el SAT.

En unos tiempos caracterizados por el entreguismo sindical, la existencia de un sindicato diferente con un mensaje claro de lucha, de denuncia y de honradez representa un valor importante y un revulsivo en el seno del movimiento obrero andaluz.

Desde hace meses el SAT, y antes su predecesor el Sindicato de Obreros del Campo (SOC), vienen sufriendo una dura campaña de represión y criminalización por parte de los diferentes Gobiernos centrales -del PSOE y del PP- y de la Junta de Andalucía. Los datos hablan por sí solos; 400.000 euros en multas, 300 militantes obreros procesados o multados y peticiones de penas de cárcel que suman los 41 años y 9 meses para varios sindicalistas. Lo último ha sido la condena de varios compañeros a siete meses de cárcel y 1.200 euros de multa por la ocupación de la finca Las Turquillas de Osuna en el verano de 2012.

Lo cierto es que las últimas protestas no han hecho más que avivar más la mano dura del Gobierno. El Ministro del Interior y otros cargos del PP llevan tiempo lanzando una dura campaña de criminalización, acusando a los trabajadores del SAT de delincuentes y atracadores. Creemos que esta campaña de criminalización y la represión ejercida contra el SAT forman parte de la respuesta que el Gobierno está dando a las luchas populares que, de todo tipo, se están produciendo en la sociedad como reacción a los duros recortes y supresión de derechos sociales y laborales. La llamada Ley de Seguridad Ciudadana va también en esta línea de limitación de la libertad de expresión y manifestación...

Para nuestra Asociación el SINDICATO ANDALUZ DE TRABAJADORES/AS (SAT) es merecedor del PREMIO DERECHOS HUMANOS 2013 por, entre otros motivos,  los siguientes:

1. Coherencia con unas ideas transformadoras de la sociedad en la línea de un mundo justo y solidario, mantenidas desde el origen del sindicato.
2. Compromiso con las luchas colectivas de base y con la clase trabajadora.
3. Ser un referente a nivel andaluz y estatal (incluso a veces internacional) en la lucha por los derechos básicos de las clases empobrecidas y de las personas excluidas de la sociedad.
4. Su combatividad y rebeldía aún siendo el colectivo andaluz más criminalizado y perseguido en la historia reciente.
5. La defensa de la propiedad al servicio de las personas y no a las lógicas perversas e inhumanas de los mercados.

  
Porque, como dijera Diamantino García, “las causas por las que luchamos son difíciles, pero son tan justas que algún día las conseguiremos”.


Andalucía, 19 de diciembre de 2013

 

 
© Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, 2007 -  Mapa Web -  Diseño web