Inicio arrow Comunicados arrow Cárceles arrow DECÁLOGO DE LAS PERSONAS PRESAS ENFERMAS DE VIH/SIDA
DECÁLOGO DE LAS PERSONAS PRESAS ENFERMAS DE VIH/SIDA Imprimir
01/12/2009
Día Mundial del Sida: 1 de diciembre de 2009
 
En España hay actualmente unos 76.700 reclusos en los centros penitenciarios españoles, de los cuales, un 8% - 6.130 presos- están infectados por VIH, según los datos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. Andalucía se sitúa a la cabeza en España en número de presos afectados por VIH, con 1.400 presos, una cifra «alarmante».
 
 
 
1. ÉSTA ES LA REALIDAD: En España hay actualmente unos 76.700 reclusos en los centros penitenciarios españoles, de los cuales, un 8% - 6.130 presos- están infectados por VIH, según los datos de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias. La prevalencia de portadores del VIH y la tasa de infección apenas alcanza un 0,3% de la población general. Sin embargo, dentro de las cárceles, esta tasa es mucho mayor, multiplicándose por 10. El 27% de los presos padecen Hepatitis C. La tasa de presos sometidos a tratamiento de antirretrovirales está en el 5,4%, es decir, 4.140 presos. Ello supone que casi 2.000 presos, no siguen un tratamiento para su enfermedad.

2. UNA REALIDAD CERCANA A TODOS: Andalucía se sitúa a la cabeza en España en número de presos afectados por VIH, con 1.400 presos, una cifra «alarmante».

3. MUCHOS PENSAMOS ASÍ: Según afirma la especialista en VIH en prisiones de la Unidad de Drogas y Crimen de Naciones Unidas, Fabienne Hariga, más de 30 millones de presos tienen riesgo de padecer alguna enfermedad infecciosa como el VIH, ya que, a su juicio, "muchos pasan en la cárcel más tiempo del que deberían".

4. SEAMOS CONSCIENTES: Según los propios médicos de prisión “El ambiente penitenciario se percibe como un importante factor que dificulta la atención sanitaria de los pacientes ya que es considerado un medio paralelo a la red sanitaria normalizada, en el que no se prioriza la salud” (Rev Esp Sanid Penit 2009; 11: 42-48).  Sin embargo, existen otros tipos de control institucional más adecuados como son las VAES (Viviendas de Apoyo a Enfermos de SIDA), que son escasas. En Andalucía sólo existen cinco, tres en Cádiz y dos en Málaga.

5. PORQUE no queremos que sigan muriendo personas enfermas en prisión, lo que seguirá sucediendo si no se crea la anterior alternativa. Entre los años 2006, 2007 y 2008, 645 personas fallecieron en prisión, según datos oficiales. De ellas, 183 sucedieron en cárceles andaluzas. Solo la mitad de las muertes (52%) lo fueron por causas naturales (sin incluir en estas el VIH/SIDA). Por VIH/SIDA fallecieron en el total de las prisiones 88 personas, 24 de ellas en Andalucía. Por Centros Penitenciarios destacan a nivel nacional:

- Por número totales de fallecimientos, tras Valencia con 40, le sigue el Centro Penitenciario de Sevilla con 37. En cuarto puesto está Córdoba con 27. En séptimo puesto Albolote con 25.  Les siguen: Algeciras con 22, Huelva con 16, Málaga con 14, Almería y Puerto II con 9, Psiquiátrico de Sevilla 7, Jaén y Puerto III con 6, Puerto I con 4 y Morón con 1. Por provincias la más afectada fue Madrid con 73, seguidas de Sevilla con 45 y Cádiz con 41.
- Por VIH/Sida destacan Valencia con 13, Sevilla con 9. Otros datos andaluces fueron 3 en Algeciras y Córdoba, 2 en Albolote, Huelva y Málaga, 1 en Puerto II y III y Jaén.
- Los presos fallecen jóvenes. La edad media de los fallecidos fue de 42 años en 2006 y 2007, 43 en 2008, frente a los 76,7 del exterior. Es decir, los ciudadanos libres viven un 50% más de vida.
PEDIMOS que se cumpla la legislación española, excarcelando de inmediato a los presos enfermos con padecimientos incurables.

6. PORQUE la cárcel no es el “control institucional adecuado” que necesita el preso enfermo.
PORQUE en los Centros Penitenciarios, los servicios médicos solamente están diseñados como equipos de atención primaria, formados por médicos de atención primaria, enfermeros/ATS y auxiliares de enfermería, dependientes de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, cuando según la Ley está corresponde prestarla a la Junta de Andalucía.
Sólo la mitad de los médicos de prisión consideran formados adecuadamente para tratar el VIH/SIDA, así pues solo el 46% prescribe tratamiento antirretroviral (Rev Esp Sanid Penit 2009; 11: 42-48).
 
PORQUE la atención especializada que se realiza por la Junta de Andalucía no se presta adecuadamente, por la falta de conducción policial que saque al interno o por la falta de asistencia de los especialistas a las prisiones.
 
PORQUE existe una deficiente coordinación entre Administraciones (Junta de Andalucía y la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias).

PEDIMOS la transferencia de las competencias en atención primaria, dando cumplimiento así a lo previsto en la Ley de Cohesión y Calidad del Sistema Sanitario, así como que las consultas de las especialidades más frecuentes se realicen en el interior de las prisiones, a fin de garantizar una atención médica en condiciones de igualdad con el resto de la sociedad.

7. PORQUE actualmente un 50% de los reclusos se encuentra cumpliendo condena fuera de su provincia y un 15% lejos1 de su comunidad autónoma viéndose gravemente afectado su estado de salud.
PEDIMOS el acercamiento de los presos a sus lugares de origen, porque la dispersión reduce el contacto con sus familiares obstaculizando sus posibilidades de reinserción y su recuperación sanitaria y golpea a familias pobres que no reciben ayudas para los desplazamientos, sometiéndoles a un sufrimiento innecesario y a una pena complementaria a la que no fueron condenados.

8. PORQUE en múltiples ocasiones algunas personas presas pasan prácticamente toda su vida cumpliendo condenas estando demostrado que la permanencia superior a 15 años en prisión atenta contra la salud física y psíquica de la persona.
PEDIMOS que la política penitenciaria en el estado español cambie radicalmente de rumbo, alejándose de posiciones actualmente dominantes derivadas del populismo punitivo.

9. PORQUE DENUNCIAMOS que la dejadez de los poderes públicos respecto a la atención sanitaria que se ofrece al preso y enfermo de VIH en el interior de prisión sólo aumenta la estigmatización y segregación de estas personas frente a la sociedad.

10. EXIGIMOS que se tomen medidas urgentes tendentes a garantizar a todos los internos sin excepción una atención médico-sanitaria equivalente a la dispensada al conjunto de la población.

 
 
Andalucía, 1 de diciembre de 2009
Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía
 
© Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, 2007 -  Mapa Web -  Diseño web