Inicio arrow Nosotros arrow InfoAPDHA arrow InfoApdha - 22 de noviembre de 2011
InfoApdha - 22 de noviembre de 2011 Imprimir
21/11/2011
cabecera InfoApdha 
  
 InfoAPDHA, Boletín Digital de la APDHA - 22 de noviembre de 2011, 10.913 suscriptores
 

 

Síguenos en:

    

  facebooktwitter
  
sumario
  

 apdha

 otros

Nueva Junta Directiva de la APDHA 

Andalucía en pie de Paz. Juan jos1é Téllez

Memoria de actividades 2010

Las insuficiencias en la sabiduría convencional sobre las causas de la crisis y el error de sus soluciones. Vicenç Navarro

Campaña por la liberación de Ameer Makhoul

Acuerdos y desacuerdos sobre crecimiento y decrecimiento. Juan Torres López 

Nuestras ideas valen mucho más que vuestras políticas destructivas. Migreurop 

Democratizar la información, sí, se puede. Pascual Serrano

La exclusión social y los DD.HH. en la provincia de Córdoba ante las elecciones generales del 20-N

El proceso de paz vasco se enfrenta al escollo de la política penitenciaria. Diagonal

Actividades 

Propuestas

 

 

Nueva Junta Directiva de la APDHA

 

El pasado sábado  12  de noviembre se constituyó la nueva Junta Directiva, elegida para un mandato de tres años. La configuración de la Junta Directiva, según recogen los Estatutos de la APDHA, suma a las 6 personas elegidas directamente por los socios, los coordinadores de las áreas de trabajo (Cárceles, Inmigración, Marginación, Solidaridad Internacional, Prostitución, Educación) y los representantes de las once delegaciones territoriales que en estos momento tiene constituida la Asociación (Almería, Granada, Málaga, Ronda, Córdoba, Sevilla, Sierra Sur de Sevilla, Campo de Gibraltar, Jerez, Bahía de Cádiz y Huelva).

La compañera de Sevilla Maribel Mora Grande fue la candidata más respaldada por todos los socios en las elecciones. Maribel es militante de la APDHA desde el año 1996, ha sido Coordinadora del área de Cárceles a nivel andaluz y desde hace 3 años desempeñaba el cargo de Coordinadora General. En la Junta Directiva constituyente del pasado día 12 fue elegida de nuevo y por unanimidad Coordinadora General. Maribel es abogada y trabaja activamente en la delegación de Sevilla en el grupo de Cárceles.

Los demás cargos también fueron mayoritariamente respaldados por los socios en las últimas elecciones y elegidos para sus nuevas funciones a nivel andaluz. Todos ellos estarán al frente de la organización afrontando los retos que el momento de crisis actual agrava en cuanto a la vulneración y vulnerabilidad de los derechos humanos de los sectores más excluidos de la sociedad.

Pablo María Fernández Herrera, actual coordinador del área de Marginación, desempeñará también el cargo de Vicecoordinador.  Pablo es profesor y trabaja desde el año 2003 en la delegación de Sevilla en el grupo de Marginación.

Natalia García Caballos es la actual coordinadora del área de Inmigración de la asociación. Lo compaginaría con el desempeño de la Secretaría General. Natalia trabaja en el ámbito de la educación y milita en el grupo de Inmigración de la delegación de Granada desde 2006.

En el cargo de Tesorero la asociación contará con dos compañeros que se alternarán en sus funciones:  Miguel García Casanova, que trabaja en la universidad de Granada, forma parte de la asociación desde su fundación en el año 1990 y ha sido miembro de la Junta Directiva desde entonces. Milita en el grupo de Inmigración de la delegación de Granada y ha desempeñado el cargo de Vicecoordinador en el anterior periodo. Y Andrés de la Peña Fernández, que es actualmente delegado del Campo de Gibraltar, trabaja en el Ayuntamiento de Algeciras y es militante de la APDHA en el área de Solidaridad Internacional desde el año 2000.

A todos ellos les deseamos un gran coraje para los próximos años de intenso trabajo al frente de la asociación. La ilusión y la fuerza que les caracteriza a todos ellos será con seguridad muy positiva para nuestra lucha.

Para más información sobre el proceso electoral y sus resultados: http://www.apdha.org/webanterior/index.php?option=com_content&task=view&id=864&Itemid=94

El organigrama actual de la asociación se puede consultar en:
http://www.apdha.org/webanterior/index.php?option=com_content&task=view&id=87&Itemid=29

 

 volver al sumario

 

Memoria de actividades 2010

                                                         


En el siguiente enlace se puede descargar un resumen de las actividades llevadas a cabo por nuestra asociación en el año 2010, por áreas de trabajo.

http://www.apdha.org/media/memoria_apdha_2010.pdf 

 

 volver al sumario 

 

Nueva campaña de la APDHA: Por la Liberación de Ameer Makhoul

Campaña del área de Solidaridad Internacional para pedir la liberación del preso de conciencia palestino Ameer Makhoul. La campaña tiene por objetivo recoger adhesiones a una carta enviada al Primer Ministro de Egipto con la petición de que Ammer Makhoul forme parte de la segunda tanda de presos palestinos que serán liberados antes de finales de 2011.

 

Excmo. Sr. Dr. Essam Sharaf
Primer Ministro de la República Árabe de Egipto
Magless El Shaàb st.
Al Kasr El Einy, Cairo, Egypt


Estimado Dr. Essam Sharaf:


En primer lugar, queremos expresarle nuestras felicitaciones por las gestiones realizadas por su gobierno para hacer posible la liberación de los 1027 presos políticos palestinos. También queremos hacerle saber nuestra gran preocupación por la situación de los presos que aún permanecen en las cárceles israelíes.

Desearíamos que todos ellos fueran liberados.

Mostramos nuestro especial interés por la liberación de Ameer Makhoul. El Sr. Makhoul es presidente de Ittijah y un lider clave en la defensa de los derechos de los ciudadanos palestinos de Israel.

Su detención y condena fue un claro mensaje y amenaza para todos los activistas defensores de los derechos humanos.

Ameer Makhoul es reconocido internacionalmente por su trabajo por la libertad y autodeterminación del pueblo palestino.

Le pedimos a usted que haga todo lo posible por la liberación de Ameer Makhoul.

Reciba un respetuoso saludo y nuestro agradecimiento.


Asociación pro Derechos Humanos de Andalucía
Blanco White, 5 Sevilla 41018
andalucia@apdha.org/webanterior | http://www.apdha.org/webanterior


Para adherirte a la carta y suscribir la petición, haz clic aquí

 

 volver al sumario 

 

Nuestras ideas valen mucho más que vuestras políticas destructivas

Comunicado de Migreurop. 15/11/2011

Los dos últimos informes de la agencia Frontex [1] muestran que las actividades conjuntas de vigilancia con los países vecinos de la Unión Europea (UE) siguen siendo una prioridad para los Estados miembros. En las fronteras de la UE, la externalización de los controles migratorios continúa, produciendo numerosas expulsiones de migrantes.

Recientemente, el Centro Internacional para el Desarrollo de Políticas Migratorias (ICMPD), en un informe para la Comisión Europea titulado Un estudio comparativo de las mejores prácticas en materia de vigilancia de los retornos forzados [2] , mencionaba que diecisiete Estados miembros ya tenían un sistema de vigilancia o estaban a punto de ponerlo en funcionamiento para las operaciones relacionadas con expulsiones.

Estos informes tienen en común el presentar la denegación de entrada y las expulsiones como operaciones ordinarias, cosa que no lo son, ya que a menudo recurren a la violencia. Ya sea a la entrada o a la salida del territorio europeo, las democracias europeas continúan violando los derechos de los migrantes. Dichos informes, así como muchas declaraciones de responsables políticos sobre la inmigración, socavan los valores europeos al presentar la negación de derechos, el recurso a la fuerza y el confinamiento como herramientas convencionales de gestión de fronteras.

Durante dos días, el 18 y el 19 de noviembre de 2011, la red Migreurop se reúne en asamblea general en París para discutir los medios de frenar esta tendencia: campañas inter-asociativas, acciones jurídicas, movilizaciones contra los dispositivos de encierro de migrantes, la Agencia Frontex y las operaciones de vigilancia marítima. También se debatirá sobre la libertad de circulación.

Al final de la primer jornada, se presentará el tercer informe anual de Migreurop, En las fronteras de Europa: la externalización de los controles migratorios. Se centra en el estudio de dos cuestiones desconocidas de la sub-contratatción de los controles migratorios a las puertas de Europa : la situación en la frontera oriental de Turquía con Irán, donde, bajo la presión de Europa, el gobierno construye centros de "acogida" y retención de migrantes que, con el pretexto de mejorar sus condiciones de existencia, se asemejan a lugares de exclusión y de privación de libertad. La segunda parte denuncia el trato reservado a los "polizones", a bordo de buques de la marina mercante y en los puertos marítimos de toda Europa. De la prevención a la captura, del encierro a la devolución, el régimen que se les aplica se caracteriza por una transferencia en aumento -e inaceptable- de la responsabilidad del Estado a empresas privadas.

La presentación del informe de Migreurop En las fronteras de Europa: la externalización de los controles migratorios es público y se llevará a cabo de 15h45 a 17h00 en:

CICP
21 ter rue Voltaire 75011 Paris
Gran sala en la planta baja

[inscripción a contact@migreurop.org]


Migreurop, 14 de noviembre de 2011 (La APDHA forma parte de la sección española de la red europea Migreurop)

Notas

[1] Frontex, Eastern Borders Risk Analysis Network, Annual Overview 2011, 34 p. & Frontex, RABIT Operation 2010 Evaluation Report, 22 p

[2] International Centre for Migration Policy Development (ICMPD) for the European Commission Directorate-General Justice, Freedom and Security, Comparative Study on Best Practices in the Field of Forced Return Monitoring, 187 p.

 

 volver al sumario 

 

La exclusión social y los DD.HH. en la provincia de Córdoba ante las elecciones generales del 20-N

Comunicado de la delegación de Córdoba de APDHA. 09/11/2011

El partido “Por un mundo más justo” (PU M+J) y la APDHA mantienen un encuentro para tratar las realidades de exclusión social y DDHH en la provincia de Córdoba, en el marco de la campaña electoral

La reunión tuvo lugar hoy miércoles 9 de noviembre en la sede de la APDHA en Córdoba. En representación de “Por un mundo más justo”, Joaquín Malo de Molina (secretario de estudios del partido y candidato al Congreso por Córdoba) expuso las líneas programáticas de su formación, que señaló que están muy vinculadas con la eliminación de la exclusión social y el cumplimiento de los DDHH. Por su parte, Valentín Aguilar, delegado de la APDHA en Córdoba, relacionó las principales preocupaciones del colectivo respecto a las situaciones de pobreza y vulneración de derechos fundamentales que acontecen en la provincia de Córdoba.

En concreto, Malo de Molina destacó que el programa electoral de PU M+J tiene por objetivo general garantizar los DDHH para que todos los habitantes del mundo ejerzan su derecho a vivir con dignidad. Afirmó que la lógica que hay detrás de la propuesta programática que ofrecen tiene una dimensión temporal que abarca tres niveles distintos de complejidad y exigencia. También precisó que esta lógica les lleva a establecer 3 objetivos estratégicos que, aunque con un enfoque temporal de cumplimiento diferenciado, consideran que se deben impulsar de manera simultánea:

1º) ELIMINAR LA POBREZA Y LA EXCLUSIÓN.

Enfoque a corto plazo: Aquí las propuestas que realizan van encaminadas a solventar las lamentables consecuencias que el actual modelo de desarrollo tiene sobre personas residentes en España y, de manera más extrema y generalizada, sobre otras que viven más allá de nuestras fronteras nacionales.

2º) GARANTIZAR LA COHERENCIA DE LA POLÍTICA, INTERIOR Y EXTERIOR, ESPAÑOLA PARA PERMITIR EL DESARROLLO DE LOS MÁS NECESITADOS.

Enfoque a medio plazo: Consistiría en situar en el centro a los más desfavorecidos y velar para que el desarrollo de estas personas, dentro y fuera de España, no se vea limitado como consecuencia de determinadas políticas.

3º) AVANZAR HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE UN MODELO DE DESARROLLO MÁS JUSTO.

Enfoque a largo plazo: Es desde este planteamiento donde consideran que se va a la raíz del problema, presionando a la comunidad internacional para establecer las reformas estructurales necesarias que, desde el respeto a los derechos humanos, permitan el libre desarrollo de todas las personas; lo cual creen que sería viable si hubiera un verdadero consenso a nivel mundial.

Desde la APDHA se pusieron de relieve como las realidades más urgentes en el ámbito de la exclusión social las contenidas en su “Informe sobre la situación de los DDHH en Córdoba 2010”. Aguilar, entre otras, destacó:

1) La situación de vulneración de derechos fundamentales que viven las personas privadas de libertad en la prisión de Córdoba y sus familiares.

2) Como la actual crisis social y económica está golpeando con singular dureza a nuestros vecinos de origen inmigrante, especialmente al colectivo de personas rumanas de etnia gitana y a los jóvenes inmigrantes extutelados.

3) Que las condiciones socioeconómicas de los barrios cordobeses con problemas de exclusión social se han deteriorado alarmantemente en los últimos años, teniendo un grave impacto los severos recortes en políticas sociales y las dramáticas necesidades de vivienda que sufre su población.

4) La preocupación por el acoso social y policial que sufren las mujeres que ejercen la prostitución en Córdoba; y el temor a que se aplique en nuestra ciudad ordenanzas “cívicas” similares a las de Málaga, Granada y Sevilla.

Los representantes de ambas entidades concluyeron la reunión mostrando su disponibilidad para colaborar en un futuro en aquellas materias de común interés.


Córdoba, 9 de noviembre de 2011

 

 volver al sumario

 

Andalucía en pie de Paz

Periodismo Humano 15.11.2011 · Juan jos1é Téllez

De Morón a Gibraltar, Andalucía se ha movilizado durante el último mes en contra de las bases militares. La asistencia de público ha sido desigual, aunque la tradicional marcha contra la Base de Rota, que alcanzó su vigésimo sexta edición el pasado día 6 de noviembre, ha visto como crecía esta vez el número de manifestantes, muy por encima de las cifras de los años anteriores.

También en domingo, el pasado día 13, apenas medio centenar de personas colgaban sus pancartas frente a la Verja de Gibraltar. No se trataba, como en otras movilizaciones, de reivindicar la soberanía española o británica de la Roca, sino simplemente que se le cancele el visado al riesgo atómico que corre toda la población, andaluza o gibraltareña, por la presencia constante de unidades aeronavales de propulsión o carga nuclear en dicho enclave. Además, cada año, suele repararse un número aproximado a cuatro submarinos de este tipo en unas instalaciones locales que carecen de medios de seguridad suficiente para afrontar tales trabajos1. Ya en el año 2000, la población local, a un lado y otro de la frontera, se movilizó por este mismo asunto, en contra de la presencia en puerto del “HMS Tireless”, un sumergible de la clase Trafalgar que había sido rechazado en diversos recintos portuarios del Mediterráneo y que encontró fácil acomodo en el del Peñón.

La concentración del domingo no sólo tenía por objeto protestar contra la base británica, sino contra todas las bases y en especial por la complicidad del Gobierno español a la hora de facilitar a Estados Unidos que utilice a Rota para su controvertido escudo anti-misiles. Junto a la vieja Calpe, eso sí, más de uno evocaba la figura de Gonzalo Arias, aquel aprendiz de no violento que, en diversas ocasiones, fue pionero a la hora de protestar por el riesgo militar que incumbe a los habitantes de toda la zona con independencia del pasaporte que lleven en sus bolsillos.

Allí, en su memoria y de la VII Marcha Antimilitarista celebrada en 1982 en La Línea de la Concepción y que costó la detención entonces de hasta ochenta pacifistas por el simple hecho de escenificar en la calle el estallido de las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki, pudimos leer, megáfono en mano, las palabras que siguen:

La historia de la humanidad, en gran medida, siempre fue la historia de las guerras. Y casi toda la humanidad, casi toda la historia y casi todas las guerras pasaron por ese territorio al que llamamos Andalucía y por ese lugar donde se cruzan los mundos al que desde antiguo llamamos Estrecho de Gibraltar.

Dimos emperadores a Roma, eso es cierto, ¿pero no dimos nada más? La sangre de la bética empapaba los campos de batalla del imperio. Tarik cruzó el mar desde Africa con un largo ejército para fundar Al Andalus. Y desde Cádiz o Sevilla partieron los conquistadores que acabaron con el imperio inca o el claroscuro mundo de los aztecas.

Hace quinientos años, a punta de cuchillo nos impusieron la religión católica como pensamiento único. Hace cuatrocientos, expulsaron a los moriscos desde el puerto de Cartagena, por no aceptar las costumbres de los vencedores. Y hace trescientos, durante una guerra civil española, en Gibraltar ondeó primero la bandera holandesa y luego la bandera británica de la Union Jack. Pero siempre, entonces o ahora, sobre Andalucía ondeó la bandera de la muerte. La bandera del absolutismo que perseguía liberales; la bandera nazi, del fascio o del franquismo, que fabricaba paredones en las playas de la libertad. Pero también la bandera de la guerra fría, la de los argentinos en la guerra de las Malvinas, la de la VI Flota contra Libia, a favor de Irak y en contra de Irán, en contra de Irak o a favor de Israel, en contra de nuevo de Libia, tanto tiempo después.

Todas las guerras pasaron por aquí. Y toda la historia. Pero no siempre supimos ejercer el supremo derecho a la humanidad. El supremo derecho a no ser rehenes de los intereses de Estado, el supremo derecho de no vender nuestra seguridad y la de todos por un plato de lentejas, por un trabajo precario en el astillero del Peñón, por una licencia de taxi en Rota, por un pisito de alquiler en Morón.

A mediados del siglo XIX, trescientas mil personas vivían del contrabando con Gibraltar. ¿Por qué? Porque el Estado español les trataba y nos trataba como prisioneros de guerra, sin derecho alguno, sin ventanillas burocráticas que nos facilitasen la vida, sin ni siquiera un puerto donde encontrar refugio. Teníamos que sobrevivir y eso hicimos.

Como sobrevivimos, a duras penas, durante todas las persecuciones, durante todas las guerras civiles, durante la primera o la segunda guerra mundial. Carne de cañón y de metralla, eso fuimos. Y, lo peor del caso, eso somos.

Hace cincuenta años, por si no fuera poco con la base de Gibraltar, con sus gobernadores militares de montería en La Almoraima con nuestros gobernadores militares. Por si no fuera poco con un ejército español que no ha ganado una sola guerra en los dos últimos siglos, salvo que fuera en el campo de batalla de los propios españoles. Hace cincuenta años, por si no fuera poco, el Salvador de España firmó un acuerdo con Estados Unidos para convertir a la Península en el mayor porta-aeronaves del Mediterráneo.

Rota y Morón, Torrejón y Zaragoza, se convirtieron en bases de supuesta utilización conjunta entre Estados Unidos y España, con el peligro atómico de los Polaris apuntando a medio mundo pero, sobre todo, al corazón de esta vieja tierra de paz y buenos días, de este mundo que se queja cantando y que seguramente duerme la siesta para no conciliar terrores nocturnos como un viejo niño sonámbulo en mitad de una eterna pesadilla.

Cuando llegó la democracia, se fueron al menos los Polaris. Y Zaragoza y Torrejón dejaron de ser una huerta atómica con música de Labordeta o de Miguel Ríos. Pero las escuadrillas hacia la muerte siguieron despegando de Morón y de Rota, con su estela de sangre en el chorro a propulsión de sus motores. Desde ese último puerto, zarpaban las naves del olvido dispuestas a castigar a todos aquellos que osaran llevar el paso cambiado ante el Pentágono, ante la OTAN, ante los implacables vigías de Occidente.

Al menos, eso sí, fueron cerrando las guisquerías. Y acabó el ruido de sables de los golpes de Estado, así que dimos por bueno que las bases siguieran ahí, que nuestros generales hablaran inglés y que nuestros soldados viajaran alegres a dar su vida por el Fondo Monetario Internacional en las agrestes colinas de Afganistán, en busca del eslabón perdido de Bin Laden.

Año tras año, sólo un puñado de pancartas llegaba a orillas de Rota o, de tarde en tarde, cuando tronaban bombarderos o reparaban submarinos amarillos, hasta la falda de Morón o la Verja de Gibraltar. Aquí, junto a la Roca, hace muchos años, con la frontera cerrada, se paró a mirar Rafael Alberti. Una multitud le rodeó en seguida y un guardia civil llegó para echarle: “Dispérsense, les dijo, márchense de una vez”. El poeta que hace medio siglo le preguntaba a Rota donde estaban sus huertos, su melón, su calabaza, se quedó mirando al agente y le dijo cara a cara, yo lo ví, yo lo escuché: “Déjeme que no muerdo. Y si mordiera esa roca, de su interior sólo saldría sangre, sangre, sangre”. Eso le dijo Rafael Alberti y en lugar de irse fue el guardia el que se fue.

Ahora, cuando la base de Gibraltar parece en decadencia, los submarinos de propulsión o carga nuclear vuelven a pasar por su puerto, sin que nadie les controle. Ya una vez, con el Tireless, supimos que un escape nuclear no necesita pasaporte. Pero seguimos sin saber como impedir que algo así como la central de Fukushima, con periscopio o con timón, cruce a diario por delante de la Bahía de Algeciras y se quede con nosotros durante el tiempo que quieran a poner en peligro más de doscientas mil vidas.

No hay dinero con el que pagar tanto miedo. No hay trabajo con el que comprar el aire, el futuro, los ojos1 abiertos de nuestros recién nacidos.

Ahora, cuando la base de Gibraltar parece en decadencia, la base de Morón se sigue reforzando. Y tampoco hay dólares suficientes para amortizar la conciencia de quienes saben que a bordo de los aviones que cruzan los cielos de sus guitarras de cal quizá lleven presos caminos de las cárceles secretas de la CIA o bombas de racimo con las que cosechar una vendimia de seres humanos en cualquier lugar del mapa mundial de las masacres.

Ahora, cuando la base de Gibraltar parece en decadencia y la de Morón se refuerza, la de Rota va a convertirse en el mayor arsenal de Europa, en la sede al igual que Holanda de un escudo anti misiles que, en realidad, es un escudo a favor de los misiles, que volverá a traer el peligro atómico hasta la arboleda perdida de Rafael Alberti y que, en lugar de defendernos convertirá a nuestra tierra en un lugar de ataque, en el centro de la diana de los fanáticos y de los visires que quieren ser califas en lugar de los califas que en lugar de gobernarnos nos avasallan.

Si Europa está rota, ¿para qué más base de Rota, para qué más presupuestos militares por un puñado de empleos que probablemente sean temporales y precarios? ¿Para qué el Africom y el mando central de Estados Unidos en el golfo pérsico, preparando desde aquí las próximas guerras contra Irán o contra Siria, en lugar de defendernos del ataque de los mercados, de la invasión de las primas de riesgo, de la matanza civil de cinco millones de parados?

Si la mayor guerra que libra el continente europeo debiera ser contra la dictadura de la contención del déficit, contra la división acorazada de los intereses bancarios, contra la Europa de las bolsas en lugar de la Europa de los pueblos, ¿para qué tanta fragata en Punta Europa, para qué tanta Royal Navy junto a la armada real de nuestros pueblos, a los que sólo debería preocupar los misiles crucero de la alegría, la artillería constante de un sueldo digno y la sala de banderas de la dignidad.

A la paz, hermanos.

Contra Gibraltar, no, contra la base británica que nos pone en peligro a todos los ciudadanos del mundo que vivimos a cien millas a la redonda.

Contra Rota y Morón, tampoco. Contra el Estado español que sigue poniendo nuestra tierra al servicio del poder a mano armada, sea propio y extraño, sea gringo o fuere de donde fuere.

Ignoro si nuestros adversarios están entre los desesperados, entre los que se agarran al clavo ardiendo del fanatismo porque no tienen democracia que les defienda. Pero estoy seguro de que nuestros verdaderos enemigos están en nuestra retaguardia, en las trasnacionales que trafican con nuestros sueños y con nuestro salarios, en una globalización entendida a la medida de los mercaderes, en una jauría de lobos que se quedó primero con nuestros sueños, luego con nuestro dinero y, ahora, como ya se decía antiguamente, van a por el cambio, para que nada cambie y que todo siga igual.

A la paz, hermanos.

Desarmemos los cañones de la avaricia y apuntemos a nuestros gobernantes con el bocajarro de la razón.

Contra la idea de la violencia, la violencia de la idea. Aquí, junto a Gibraltar, en Rota o en Morón, en el corazón de Andalucía. Que los navíos de guerra auxilien del naufragio a los viajeros a ninguna parte de las pateras, que los escudos antimisiles nos protejan en realidad de las agencias de rating y que el ejército de salvación salve si es que puede lo que queda del estado del bienestar y de esas viejas palabras, libertad, igualdad y fraternidad, que no hace mucho encarcelaron en Guantánamo. Y que, aquí junto al Peñón que habla tantos idiomas pero al que nadie le enseñó nunca el idioma de la paz, la palabra submarino sólo recuerda a una hermosa canción de Los Beatles.

 

 volver al sumario

 

Las insuficiencias en la sabiduría convencional sobre las causas de la crisis y el error de sus soluciones

Vicenç Navarro www.vnavarro.org / Publicado por en la revista digital SISTEMA, 11 de noviembre de 2011

Este artículo analiza los supuestos que sostienen las teorías neoliberales sobre las causas de la crisis financiera y económica actual. El artículo también critica las soluciones que se están imponiendo que se basan en tales supuestos.

La versión más generalizada de lo que causó la crisis financiera y económica actual asume que fue la facilidad con que la población pudo acceder al crédito, lo que determinó un empache crediticio (que se le llama burbuja), que alcanzó niveles de crédito tales, que el pago de la deuda creada por tanto crédito era insostenible. El problema radica –según tal teoría- en que los bancos ofrecían demasiado crédito, a unas condiciones excesivamente favorables, y la gente se emborrachó de tanto crédito, endeudándose hasta la médula, hasta llegar un momento que la burbuja explotó. La solución pues es que la gente (y el Estado que también se emborrachó de crédito) ahorre para poder pagar lo que debe (de ahí la frase de “ajustarse el cinturón”) y que los bancos eliminen sus productos tóxicos (las hipotecas basuras o las hipotecas impagables), y recuperen el máximo de dinero que prestaron, siendo a la vez, más prudentes en su comportamiento futuro, intentando a la vez capitalizarse (que quiere decir conseguir la mayor cantidad de dinero posible, a base de producir y vender bonos y otros instrumentos) y también pidiendo y consiguiendo ayuda pública, de la cual ha recibido abundantemente, no sólo de los gobiernos, sino también del Banco Central Europeo, en el caso de la Eurozona y/o del Federal Reserve Board en EEUU (este último, por cierto, ha ayudado también a la banca europea extensamente).

Consecuencia de esta situación, es que –según tal teoría- las familias están endeudadas hasta la coronilla y los bancos son muy poco afines a abrir la fuente del crédito. Se concluye así que hay un grave problema de falta de demanda doméstica que tiene que sustituirse –de nuevo, según tal teoría- por una demanda externa, es decir, por un incremento de las exportaciones del país. Y de ahí la enorme importancia de que se invierta en mejorar la competitividad, con el objeto de incrementar la demanda externa que estimule la economía. El incremento de la competitividad es así lo que nos sacará de la crisis.

Esta explicación ha adquirido categoría de dogma en los círculos donde se genera y reproduce la sabiduría convencional. El Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Central Europeo (BCE), y la Comisión Europea y muchas estrellas mediáticas del mundo económico, incluyendo el académico, coinciden en el mismo análisis y en las mismas soluciones. Ni que decir tiene que existen variaciones en cuanto a cómo conseguir, por ejemplo, el aumento de competitividad. Así el BCE, la Comisión Europea y el FMI en la Eurozona, y el Banco de España, la banca y la gran patronal en España, acentúan la flexibilidad del mercado de trabajo (que quiere decir la desregulación de tales mercados, la reducción de la protección social, y los recortes de gasto público). Otros, acentúan otras medidas como la desregulación de los mercados comerciales y/o el cambio del valor de las monedas (en la que, por regla general, la moneda china siempre sale mal parada, acusándola de estar artificialmente subvalorada, lo que le da una ventaja comparativa en esta competitividad internacional.

También existen diferencias de opinión en cuanto a la velocidad e intensidad en que deben aplicarse las medidas de austeridad, acentuándose últimamente que un exceso de austeridad es contraproducente. Tal es la postura del profesor Antón Costas, en un artículo ampliamente reproducido en Nou Cicle, diario digital de la sensibilidad catalanista del PSC, entre otros medios. Creo haber resumido bien esta explicación generalizada de la crisis y sus variantes. El problema que tiene tal explicación es que es insuficiente en su entendimiento de la causa de la crisis y es erróneo en sus propuestas para resolverla.

¿POR QUÉ ESTA TEORÍA ES INSUFICIENTE Y SUS SOLUCIONES SON ERRÓNEAS?

Los sostenedores de tal teoría deberían preguntarse en primer lugar ¿por qué la ciudadanía está tan endeudada? No es suficiente indicar que las facilidades crediticias fueran muy elevadas. Es cierto que en los países de la periferia de la Eurozona, los intereses bancarios asociados con el establecimiento del euro facilitaron en gran manera el acceso al crédito. Pero otros países como EEUU y la Gran Bretaña no se encontraban en esta situación y en cambio las clases populares se endeudaron también hasta la médula. La causa no citada de este endeudamiento –y que es la más importante- es el descenso de las rentas del trabajo como porcentaje de las rentas totales de cada país. Las familias tuvieron que endeudarse más y más, resultado de la disminución de sus ingresos. El endeudamiento de las familias precedió al establecimiento del euro.

La misma insuficiencia explicativa aparece en atribuir la explosión de la burbuja financiera, a un exceso de crédito. La explosión se debió a una enorme especulación, resultado de que la rentabilidad de la economía productiva era muy baja (consecuencia de la escasa demanda) y en cambio, la rentabilidad de la inversión financiera especulativa era muy alta. El maridaje banca, sector inmobiliario, industria de la construcción creó un bloque enormemente especulativo que dobló artificialmente el precio de la vivienda entre 1998 y 2007. El enorme crecimiento de las rentas derivadas del capital no se invirtió en actividades productivas sino especulativas y todo ello bajo la supervisión de las autoridades reguladoras financieras y con la complicidad de las autoridades públicas. De ahí que, a no ser que la enorme polarización de las rentas que ha ido ocurriendo como resultado de la aplicación de las políticas neoliberales se revierta, la crisis no sólo no se resolverá, sino que empeorará. El caso de Grecia es un ejemplo claro de ello.

Lo cual me lleva al último punto. El de las soluciones. Es un error profundo creerse que la solución de la crisis en países como España pasa por un aumento de las exportaciones. Para que alguien exporte, alguien tiene que importar. Y puesto que el 75% del comercio de España es con la UE, si todos exportan, ¿quién va a importar si todos están en recesión? El mejor ejemplo del error de esta estrategia para salir de la crisis es Alemania, referida frecuentemente como “la China de Europa”. La tasa de crecimiento alemán (cuyo modelo económico se basa en las exportaciones), es hoy muy baja. Superior a la española, eso sí, pero esto no es decir mucho, pues el crecimiento español es muy bajo.

¿QUÉ DEBERÍA HACERSE?

Lo que se requiere es precisamente opuesto a lo que se está haciendo. Se requiere un programa de estímulo a nivel nacional e internacional, semejante al New Deal en EEUU, con un enorme aumento de gasto público para estimular la economía, que llene en España el enorme vacío (casi 10% del PIB) creado por el estallido de la burbuja inmobiliaria. Se necesita también un aumento de los salarios que estimulen el aumento de la competitividad puesto que una de las causas de la baja productividad es la amplia disponibilidad de trabajadores dispuestos a cobrar bajos1 salarios. Si no los hubiera, los empresarios se verían forzados a invertir y mejorar la productividad de sus empleados.

El aumento de los salarios es esencial para que aumente la demanda. Es también importante que la banca ofrezca crédito, como condición de su existencia, nacionalizando bancos en algunos casos y/o transformándolos en entes públicos (public utilities) en otros, convirtiendo además el Banco Central Europeo (BCE) en un banco central que, como hacen otros bancos centrales, imprima dinero, ayude a sus Estados y compre su deuda pública, creándose además a nivel europeo una agencia del tesoro que establezca eurobonos comprados por el BCE y por otras instituciones

En caso de que no se vaya en esta dirección, la crisis se acentuará, convirtiéndose la Gran Recesión en la Gran Depresión. En realidad, parte de la población europea está ya en Gran Depresión. Las políticas de austeridad impuestas por la troika (la Comisión Europea, el BCE y el FMI) a Grecia han sometido a aquel país a una situación de enorme retroceso económico y social, condenando a un país a estar en Depresión por veinte años.

¿QUÉ ESTÁ PASANDO EN GRECIA?

El caso griego muestra claramente el error de querer salir de la crisis a base de una devaluación doméstica orientada a disminuir los salarios a fin de aumentar la competitividad y aumentar las exportaciones. La economía griega está cayendo en picado. Según el Ministro de Economía de Grecia, la economía decaerá un 4% del PIB (este año decayó un 1%) Y todas las “ayudas” a Grecia no han mejorado la situación. Antes al contrario, la han empeorado. Su deuda pública era 120% del PIB al iniciarse la crisis; ahora representa un 160%. Y sorprendentemente, la última reunión de los gobiernos de la Eurozona, liderados por el dúo Merkel-Sarkozy, insistieron en todavía más austeridad, bendecida y apoyada por el Banco Central Europeo y el FMI. Es imposible que Grecia se recupere en estas condiciones.

Medidas como el establecimiento de un fondo especial de ayuda (que pueda alcanzar un billón de euros) no tocan la raíz del problema. En realidad, las mal llamadas ayudas de la troika a Grecia han sido ayudas a la banca alemana y francesa, que compró deuda pública griega. De ahí que la salida de Grecia del euro significaría un enorme coste a tal banca, pues la deuda pública, en caso de que Grecia saliera del Euro, se reduciría por unos porcentajes reales mayores que el 32% que la reducción pactada por Merkel-Sarkozy con la banca privada (el 50% que aparecen en los medios incluye la deuda poseída por los Estados, incluyendo las instituciones públicas del Estado griego. Para la banca privada será mucho menor). De ahí que la salida de Grecia del euro representaría un perjuicio considerable al sistema financiero europeo centrado en la banca alemana y francesa. La fallida demanda de un referéndum para aceptar o rechazar las últimas condiciones draconianas impuestas a Grecia hubieran sido no sólo una demanda democrática, sino también una medida inteligente de presión del gobierno socialista griego hacia el establishment financiero y político europeo, indicando que las políticas de austeridad, de continuar aplicándose a Grecia, significarían un coste elevado a aquellos intereses financieros responsables, en gran parte, de la situación intolerable que vive Grecia.

Bajo estas condiciones, la única salida que parecería tener Grecia, es la salida de este país del euro. Tal salida será resistida por los mayores centros financieros y por la dirección del establishment europeo cuyas políticas han sido causa del enorme deterioro del bienestar de la población griega. Tal salida afectaría sus intereses de una manera muy directa. Ahora bien, Grecia no puede tolerar esta situación por tantos años. De ahí que su única salida puede ser el abandono del euro. Ello le permitiría redefinir el valor de la deuda (un porcentaje mucho mayor que el pactado por Merkel-Sarkozy en la banca privada), y recuperar su plena soberanía sobre el valor de su moneda, estableciendo su propio banco, con la potestad de imprimir dinero y comprar su propia deuda, potestades que hoy no tiene.

Argentina siguió un camino parecido cuando se encontró en una situación semejante. Intentó primero, durante el periodo 1998-2001, seguir las recetas del FMI, que eran casi idénticas a las recetas de la troika a Grecia. Al ver que la situación deterioraba, el gobierno argentino cambió y declaró su deuda impagable, devaluándola considerablemente. Recuperó el valor de la moneda, y tras un declive del PIB por un trimestre, se recuperó rápidamente, creciendo un 63% durante los siguientes seis años, y ello a pesar de todas las advertencias del FMI de que tal decisión sería un desastre. No lo fue, evitando la continuación del desastre que Argentina estaba padeciendo.

El caso Argentina y el caso Grecia muestran que las políticas propuestas por la troika (Comisión Europea, BCE y FMI) para salir de la crisis, a base de aumentar las exportaciones, es profundamente errónea. Lo que debiera hacerse es estimular la demanda doméstica. El hecho de que no se haga es consecuencia de las relaciones de poder tanto dentro de Grecia como en la Eurozona, donde el dominio de las elites financieras y grandes grupos empresariales es casi absoluto. Ahí está el problema.

 

 volver al sumario

 

Acuerdos y desacuerdos sobre crecimiento y decrecimiento

Juan Torres López. Rebelión.org


Agradezco mucho a Toño Hernández que se haya tomado la molestia de leer mi escrito sobre el concepto de decrecimiento (Sobre el concepto de decrecimiento ) y también la crítica que me hace (Sobre algunas críticas incorrectas a la idea del decrecimiento ), que me ayuda a pensar y me proporciona algunas claves que no había tenido en cuenta, aunque la verdad es que también habría preferido que no recurriese a achacarme propuestas que no he hecho en ninguno de mis escritos.

Como lo que me importa es acercar posiciones y tratar de superar las diferencias que se puedan estar dando en el ámbito de las interpretaciones que cada uno hace de los demás y no en los contenidos auténticos de las propuestas, voy a comentar solo algunas cuestiones de manera sucinta.


1. Empezaré por algo muy importante porque entiendo que siente mal el que lo haya afirmado.

Reconozco que puede parecer injusto afirmar que la utilización del término decrecimiento es desmovilizador. Puede ser injusto porque la verdad es que en torno al decrecimiento se han movilizado un buen número de personas y grupos de muy diversa procedencia a los que valoro y aprecio extraordinariamente por su compromiso y ejemplo y así lo afirmo en el artículo. Acepto con la mayor humildad el haber utilizado esa expresión en un contexto que puede incluso resultar ofensivo cuando, en realidad, yo quería referirme a otro problema y no era mi intención, de ninguna manera, ofender a quienes defienden las tesis del decrecimiento. Pido sinceramente excusas por ello.

Lo que trato de concluir al final es que si la gente entiende por decrecimiento lo que de entrada es, el negativo del crecimiento, puede generar desmovilización, porque ni va a ser capaz de transmitir lo que de positivo tienen los contenidos de las tesis del decrecimiento (austeridad, armonía, equilibrio...) ni de mostrar la inconveniencia del crecimiento. Y creo que eso es así porque, como explico en el artículo y comento en este texto más abajo, creo que el decrecimiento necesita un adjetivo, es decir, ir acompañado de algo que indique qué debe decrecer para que pueda ser inteligible sin confusiones y en qué medida (en esto coincido con Naredo pero no creo que eso sea un guiño, como dice Toño Hernández, pues francamente ni suelo ni necesito guiñarle a nadie).

 

2. En segundo lugar, quisiera reiterar que yo no dedico el artículo a criticar las tesis del decrecimiento (que una vez más digo que en gran medida comparto) sino el término que las contiene -"decrecimiento"- porque, como acabo de avanzar, creo sinceramente que induce a confusión, entre otros, incluso a algunos defensores de dichas tesis; y porque, como digo en el artículo, me parece que no se puede hacer operativo dado que la puesta en marcha de tesis como las decrecentistas (que yo en gran parte comparto) creo que seguramente implica decrecer en unos aspectos, campos o actividades y crecer en otros.

Puede que yo esté equivocado interpretando eso pero me gustaría que se entendiera que si pongo este asunto sobre la mesa del debate no es para atacar a las tesis del decrecimiento (la mayoría de las cuales comparto, insisto una vez más) sino para hacer ver que éstas pueden perder una gran parte de su capacidad movilizadora e incluso de su atractivo. Lamento que esto no se entienda y se me ataque como a una especie de infiel que pusiera en cuestión el núcleo central de las creencias sagradas.

Y, además de ello, he tratado de mostrar que el uso del término es intrínsecamente confuso porque me parece a mí que (para quienes no conozcan su otra acepción, que no tiene por qué conocerla todo el mundo) el decrecimiento es lo que es: disminución de la cantidad (aunque ya sé que a tiene otra acepción para sus partidarios y el problema que yo pongo sobre la mesa es que quizá ésta no siempre pueda quedar clara para el resto de las personas). Y que muchos economistas críticos (e incluso ya los no tan críticos) ponen en cuestión desde hace años que la simple medida de la cantidad pueda ser un buen criterio para valorar la bondad o eficiencia de los procesos económicos, por muy adecuada que sea cuando solo se trata de medir lo monetario.

En lugar de mostrarme si estoy o no equivocado en este aspecto, Toño Hernández se dedica a reprocharme todas las maldades de la economía convencional, las cuales yo también vengo tratando de combatir, por muy modestamente que sea, desde hace tiempo. Quizá avanzásemos más si viese en mi texto una reflexión fraternal que quiere ayudar a aclarar entre todos los problemas que plantea un término y no una crítica frontal a sus contenidos.

 

3. En tercer lugar, tengo que señalar que también sé que hay diversas corrientes y que el decrecimiento no es un cuerpo cerrado. Y acepto que yo me he centrado principalmente en las expresiones que han vinculado más estrechamente el término a la evolución del PIB. Pero yo no tengo culpa de eso. Es más bien una prueba de las tensiones, dificultades y problemas que puede provocar el término, como bastantes decrecentistas han reconocido.

Han sido diversos los decrecentistas, que aquí no voy a citar para no alargar este texto, los que han vinculado expresamente el decrecimiento a una caída del PIB y tampoco yo tengo culpa de ello.

Eso no quita, sin embargo, que yo tenga la seguridad de que la inmensa mayoría de quienes defienden las tesis del decrecimiento rechazan la mitificación del PIB, su uso como un tótem cuyas variaciones explican todo.

Mi tesis es otra: las limitaciones y ambivalencia del término decrecimiento, que obliga a señalar qué debe decrecer cuando esto no es fácilmente determinable, son las que llevan a que haya quien reduzca el problema a la vía fácil que es el recurso al PIB. Si se acepta que las propuestas que hay detrás de las tesis del decrecimiento implican que unas actividades crezcan y otras no, sería imposible centrar la estrategia solo en el decrecimiento de todo tipo de actividad de producción o consumo. Si no se acepta eso y se generaliza la estrategia diciendo que toda actividad debe decrecer, entonces es fácil, creo yo, que se caiga en la simplificación a la que me refiero y que critico.

Creo modestamente que sobre esta tesis, que es la que yo sustento y no otras, no se pronuncia Toño Hernández.

 

4. No es verdad, por otro lado, que yo insinúe -como afirma Toño Hernández- que de lo que se trata es de “disponer de un indicador que proporcione ese 'cómputo final' que nos indique lo que ocurre con 'la economía en conjunto'” .

Precisamente es Carlos Taibo el que se refiere a ese tipo de cómputo para el conjunto de la economía:

"Harina de otro costal es, claro, lo que sucedería si utilizásemos indicadores alternativos que valoren en su justo punto las actividades -enunciemos su condición de manera muy general- de cariz social y medioambiental. No hay ningún motivo para rechazar que, entonces, el retroceso de los sectores económicos cuya actividad queremos que se reduzca se vería compensado por el impulso que recibirían esos menesteres sociales y medioambientales, con lo que, en el cómputo final, la economía en conjunto podría, con arreglo a esos indicadores, no decrecer". Carlos Taibo, "Sobre el término decrecimiento y sus usos", Diagonal 16 de abril de 2009 ).

Lo que yo digo en el artículo es todo lo contrario: que es imposible disponer de un indicador de esa naturaleza. Y lo afirmo por una razón que señalo en el artículo:

"los factores que inevitablemente hemos de tomar en consideración si queremos poner sobre la mesa una propuesta política integral de progreso social (monetarios, materiales, físicos, energéticos, éticos, emocionales...) y no una puramente economicista (basada en una simple medición de la actividad con expresión monetaria), son heterogéneos y no se pueden integrar en una magnitud homogénea que proporcione un resultado de crecimiento o decrecimiento que sea inequívocamente satisfactorio o indiscutible".

Si esto es así, entonces el término decrecimiento es tan poco útil o deseable como el de crecimiento.

Esta es mi tesis principal y lo que me gustaría es que Toño Hernández, o cualquier otra persona, me dijese si es correcta o no pues yo estaré dispuesto a cambiar mi opinión si encuentro que su criterio es más razonable que el mío.

 

5. En quinto lugar me parece que Toño Hernández me malinterpreta lamentablemente de una forma bastante burda, aunque estoy seguro que no malintencionada, cuando escribe el siguiente párrafo refiriéndose a mí:

"la constatación de las enormes desigualdades provocadas por el “capitalismo neoliberal” le lleva a reivindicar el crecimiento como única manera operativa de resolverlas. Ésta, seguramente sea la principal diferencia con algunos economistas progresistas: la de que el problema sólo es de distribución y del modo de producción capitalista".

En contra de lo que me achaca Toño, me parece que es sencillamente falso de toda falsedad que yo defienda " el crecimiento como única manera operativa" de resolver las desigualdades, entre otras cosas, porque no estoy tan ciego como para no ver el despilfarro continuo que hay a mí alrededor. En contra de los que me achaca Toño, tengo la seguridad, y así lo he escrito muchas veces, que si se distribuyese con más justicia sería suficiente con producir menos, aunque en todo caso es igualmente obvio que con distribuir mejor no basta para resolver los problemas a los que nos estamos refiriendo.

Lo que yo digo es que no es malo que crezca aquello que los seres humanos necesitan, pero eso no es "el crecimiento" al que se refiere la economía convencional ni, creo yo, las tesis del decrecimiento. No solo porque no se refiere solo a lo monetario sino, entre otras cosas, porque en esa satisfacción humana que propongo que crezca entiendo que debe descontarse la insatisfacción que produce destrozar nuestro medio ambiente, inutilizar nuestros recursos, etc.

También es falso que yo diga que el problema sea solo de distribución (entre otras cosas porque no hay problema de distribución que sea separable de el de la producción). Yo afirmo que hay que cambiar de modo de producir, de consumir y de pensar y eso tiene muy poco que ver con la simple distribución, con el aumento del PIB que defiende la economía convencional o con meros cambios en el modo de producción.

Toño se inventa que yo defiendo el crecimiento indefinido para criticarme y sin embargo soslaya lo que lo yo dejo escrito claramente para expresar mi pensamiento contrario al crecimiento convencional:

"La alternativa no puede ser simplemente disminuir cuantitativamente la actividad económica sino distribuir con justicia y para ello reorientar la actividad económica hacia la satisfacción que tiene que ver con la vida humana en el oikos, liberándola de la esclavitud que le impone el mercado al universalizar el intercambio mercantil y el uso del dinero (la "puta universal", como Marx recordaba que lo llamó Shakespeare) como equivalente general.

Ni siquiera debería darnos miedo el verbo crecer. Todo lo contrario. Es deseable crecer (e incluso creo que ello comporta un mensaje más humano y optimista) en la satisfacción de las necesidades humanas, en la producción de todo aquello que las satisface de un modo equilibrado. Hacer crecer la satisfacción solidaria y pacífica de las necesidades humanas no es algo indeseable sino una aspiración lógica que no tenemos derecho a frustrar, aunque, eso sí, tenemos que aprender a conjugarla en la práctica con la austeridad, con el equilibrio, con el amor a la especie y a la naturaleza y, sobre todo, con el respeto indeclinable al derecho que todos los seres humanos tenemos a estar igual de satisfechos que los demás y que es el que obliga a negociar y establecer de un modo democrático la pauta del reparto de la riqueza".

Esta es mi tesis, y no la que me achaca Toño, y me parece que si me quiere criticar (que está en su derecho y yo se lo agradezco) lo que debe hacer es referirse a lo que yo exactamente afirmo pero no a otra cosa que yo no digo.

 

5. Por otro lado, Toño tiene mucha razón en que hay una pregunta central y reconozco que yo debiera de haberle dado respuesta de una manera más explícita en el artículo que él critica. Es la de si es posible "que crezca la producción de bienes y servicios con un decrecimiento del consumo de energía y materiales".

No sé si está perfectamente planteada (porque no estoy seguro, por ejemplo, de que tuviera que decrecer el consumo de energía solar o el de todo tipo de materiales) pero mi respuesta, en todo caso, es triple:

a) que el objetivo no debería ser -como hace la economía convencional- el crecimiento de la producción de bienes y servicios sino el de la satisfacción humana en el sentido integral al que me he referido.

b) que la producción de bienes y servicios no puede computarse con independencia (como hace la economía convencional) del consumo de energía, materiales o incluso de ecosistemas que lleve consigo.

c) que aunque no estoy muy seguro de ello, yo tiendo a creer (y de ahí también mi crítica al término decrecimiento) que las dos respuestas anteriores implican disponer de una fórmula o criterio de utilización de los recursos y de las estrategias de consumo y producción algo más compleja que la que consistente simplemente en afirmar que se debe crecer o decrecer.

Esta es mi tesis y también me gustaría que Toño me indicara en qué me equivoco pero sin imputarme ideas o afirmaciones que yo no hago ni creo haber sostenido nunca.

 

6. También creo que Toño Hernández hace una serie de afirmaciones que a mí modesto modo de ver no me parecen del todo bien fundadas. Por ejemplo, cuando afirma que " no podemos estar hablando de justicia, de igualdad y de solidaridad, sin reconocer que la consecución efectiva de esos ideales pasa por una disminución drástica de nuestro consumo de recursos materiales".

Yo creo que decir eso así, de una manera tan generalizada, es equivocado y es lo que me lleva a opinar que el término decrecimiento es desafortunado. La lucha contra el hambre (y seguramente en general contra las principales carencias que sufre la inmensa mayoría de la población mundial) creo que muestra lo contrario siempre cierto, como eierto, como el queidoasta para resolver los problemas a los que nos estamos refiriendo.gia dicieión . En contra de lo que dice Toño, yo creo que podemos hablar de justicia, igualdad y solidaridad para acabar con el hambre y la desnutrición aumentando el consumo de materiales (por la mayor y mejor alimentación de miles de millones de personas). Lo bueno es que imponer un régimen global de seguridad y justicia alimentarias seguramente llevaría consigo paralelamente la disminución de la producción total (algunos estudios estiman que se produce suficiente para el doble de la población mundial, es decir que sobran alimentos a pesar de que hay tanta hambre porque se despilfarra) y un modo diferente de producir, distribuir y consumir los alimentos que igualmente implicaría (debería implicar) menos gasto energético, material o incluso financiero. Por tanto, quizá no todo consumo de materiales decrecería ni todo crecimiento en el consumo de materiales tendría por qué ser indeseable.

(No entraré ahora en las implicaciones de tesis más fatalistas del decrecimiento que estiman que lo que sobran son personas y que también la población debe decrecer)

Es por eso que creo que también se confunde Toño Hernández cuando identifica la satisfacción global de las necesidades (entendidas éstas últimas como he señalado antes) que yo defiendo con el " aumento del consumo de forma global" porque las necesidades humanas no solo se satisfacen disponiendo de más cosas.

 

7. Para terminar, me resulta obligado señalar que creo que es completamente injusto y desconocedor de mi pensamiento que Toño Hernández afirme que lo que " Juan Torres propone es la necesidad de seguir creciendo, más o menos con los mismos fundamentos que posibilitaron el “Estado de bienestar” en un número reducido de países". Eso es un invento suyo, no una propuesta mía.

Creo que bastaría con leer mis trabajos1, mis libros, mis manuales o el propio articulo último sobre el decrecimiento para deducir claramente que eso no es eso lo que yo propongo.

He dedicado un libro ("Desigualdad y crisis económica") a analizar y criticar el Estado de Bienestar y a poner de relieve que, como una expresión que es del sistema capitalista, conllevaba en su interior las contradicciones que darían lugar a mayor explotación del trabajo, a mayor destrucción del planeta y a peores condiciones de vida. En el artículo sobre decrecimiento afirmo concretamente que hay que cambiar de modo de producir, de consumir y de pensar y en muchas ocasiones -concretamente al abordar el tema de la crisis actual- he afirmado que para salir de los problemas sociales, económicos, ambientales... en los que estamos es preciso salirse del sistema porque no tienen solución dentro de él. Por tanto, sencillamente no es verdad que yo defienda, como dice Toño Hernández, "“hacer crecer la tarta” para que haya más que repartir" y mucho menos hacerlo con los mismos fundamentos que lo hiciera el Estado de Bienestar de la postguerra. No es verdad y creo que Toño debería haber leído algo más de lo que escribo antes de caricaturizar así mi pensamiento.

Por otro lado, es verdad que yo no me dedico a la economía ecológica, por simples razones de especialización, pero también es falso que yo me niegue " a introducir la base física material en sus ecuaciones y propuestas económicas". Acepto que se me critique que no sepa hacerlo o que no lo haga bien o suficientemente pero no el que me niegue a ello porque es eso justamente lo que he propuesto que se debe hacer en diversos trabajos1, desde los más especializados hasta los más divulgativos, como las manuales de economía para la universidad o el bachiller en los que enseño que uno de los retos más importantes de la economía es, precisamente, contar con la base material de los procesos económicos, que hasta ahora se han considerado solamente en su expresión monetaria.

Lo que justamente critico desde hace años es que la economía convencional se centre en la cantidad y en la expresión monetaria de los procesos económicos y que se haya apartado del verdadero objetivo primario de la actividad económica que, como dice Georgescu-Roegen, no puede ser otro que "l a conservación de la especie humana".

En definitiva, lo que yo he tratado de plantear es lo que piensan también algunos decrecentistas como Spangenber cuando dice:

"La cuestión no es si queremos o no más crecimiento, sino qué tipo de desarrollo queremos alcanzar (...) tenemos que hablar de objetivos reales en lugar de objetivos intermedios como el crecimiento. El crecimiento no es un fin en sí mismo, ni siquiera un medio, solo es una consecuencia (...) Esta es mi principal preocupación en lo que se refiere al debate sobre el decrecimiento: no quiero hablar de crecimiento. Me preocupa que el concepto de decrecimiento produzca un mayor enfoque en el concepto de crecimiento. Es como ir en el mismo tiovivo intentando cambiar de sentido" (Marta Jofra Sora, "Conversaciones con Joachim Spangenberg". En Ecología Política, nº 35, p. 10. Subrayado mío)

 

8. Algunas personas que me conocen saben que he mantenido sin publicar estos textos sobre el término decrecimiento durante casi dos años. Incluso pensé que definitivamente no iban a ver la luz, precisamente, porque temía que una propuesta de debate sobre el concepto se entendiera como un ataque a una práctica o a la filosofía que hay detrás de él. No me he equivocado pero hubiera preferido estarlo, o quizá no haber escrito lo escrito, porque es descorazonador comprobar que todavía confundimos el debate con el combate y la facilidad que tenemos para convertir nuestras naturales diferencias en grietas abiertas entre nosotros.

 

 volver al sumario

 

Democratizar la información, sí, se puede

Pascual Serrano. Mundo Obrero.


Cuando criticamos el funcionamiento del sistema mediático al comprobar todas su deficiencias, mezquindades, intereses ocultos y su resultado desinformador entre las audiencias, muchos ciudadanos plantean cómo se puede resolver esa situación. Siempre respondo que los primeros responsables a los que hay que exigir soluciones y cambios son el Estado y los gobernantes, quienes tienen en su mano la capacidad de legislar las reformas necesarias destinadas a garantizar un sistema informativo más plural, más democrático y más veraz. No solamente pueden hacerlo sino que existen ya ejemplos de decisiones y acciones gubernamentales en esa dirección de las que deberíamos tomar nota y proponerlas como modelos a estudiar. En Argentina se acaba de publicar el libro “La cruzada de los medios en América Latina. Gobiernos progresistas y políticas de comunicación”, del doctor en Comunicación y Cultura por al Universidad de Río de Janeiro Dênis de Moraes. En esta obra se repasan los cambios que están iniciando los gobiernos de izquierda de esa región y podemos descubrir iniciativas interesantísimas destinadas a democratizar el panorama mediático. Se trata de gobiernos que llegaron al poder en países donde el Estado apenas tenía medios públicos o estaban prácticamente desmantelados, unas pocas familias o multinacionales controlaban toda la oferta informativa y disfrutaban de privilegios fiscales inadmisibles, los grupos sociales organizados apenas tenían cabida con sus medios alternativos en una oferta radioeléctrica que sólo legalizaba los medios de las grandes empresas. En pocas palabras, lo que estamos teniendo en Europa y cada vez se está acentuando más.

De Moraes repasa cómo han desarrollado algunos gobiernos los medios estatales promoviendo contenidos más culturales y plurales sin fines comerciales. Es el caso de Venezuela, que ha creado una televisión fundamentalmente cultural como Teves, Argentina con el canal también cultural Encuentro y otros infantiles y deportivos. También se han fundado diarios públicos en Ecuador, Bolivia, Venezuela y Paraguay. Han aprobado leyes antimonopolio que restringen la concentración, en especial de radio y televisión, como la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual de Argentina que ha inspirado a Ecuador y Uruguay. En Argentina han puesto en marcha leyes que impiden la explotación cuasi monopolística del papel decretándolo de interés público. Existe otra batería de legislaciones destinadas a proteger y desarrollar la producción cultural independiente y nacional frente al dominio de las distribuidoras extranjeras, en especial estadounidenses. Se ha hecho en Argentina o en Venezuela con la Ley de Cinematografía Nacional, que establece un mínimo de producciones nacionales que se deben exhibir en el país, medida que también se ha establecido en Brasil.

Conscientes de que los medios estaban siendo tomados por grupos económicos con intereses enfrentados a los de la ciudadanía, gobiernos como el de Ecuador primero y el de Venezuela después establecieron por ley que ni las entidades bancarias y financieras ni sus accionistas mayoritarios o sus representantes podían tener participación accionarial en los medios de comunicación. En el caso de Argentina tampoco los políticos, para evitar su utilización partidaria y en Ecuador tampoco los empleados públicos y miembros de consejos1 y directorios de órganos de reglamentación o concesión de licencias.

Se han desarrollado leyes destinadas a poner coto a las mentiras, manipulaciones y falsedades de muchos medios y garantizar una información veraz. Es el caso de la ley de Responsabilidad Social de Radio y Comunicación en Venezuela, la Ley de Lucha Contra el Racismo y Toda Forma de Discriminación en Bolivia y la Ley de Radiodifusión y Televisión en Ecuador que establece el deber de la promoción de valores éticos, morales y cívicos de las diferentes culturas existentes en el país, así como el compromiso con la verdad y la responsabilidad social.

En Brasil Lula convocó la I Conferencia Nacional de Comunicación, donde se aprobaron, por el momento a modo de proposiciones, el combate a la concentración del sector, la determinación de limites a la propiedad horizontal, vertical y cruzada, la garantía de espacio para la producción regional e independiente, la despenalización de la radiodifusión comunitaria y la apertura de más espacio para este tipo de servicios, la definición de reglas más democráticas y transparentes para concesiones y renovaciones de licencias.

Conscientes de que existe una sociedad organizada que exige el acceso a los medios de comunicación e incluso su gestión si de verdad se quiere llevar la democracia al sistema informativo, se han desarrollado legislaciones que legalizan y apoyan a los medios alternativos y comunitarios las cuales han logrado reconocimiento legal en Uruguay, Bolivia, Ecuador, Venezuela y Chile. Una de las normas más audaces es reservar un tercio del espacio radioeléctrico para licencias a radios y televisiones sin ánimo de lucro como se ha hecho en Argentina y Uruguay.

Los países latinoamericanos han iniciado programas de integración regional sin fines de lucro que suponen intercambios informativos y audiovisuales entre agencias de noticias y canales de televisión estatales; coproducción, codistribución y reserva de mercado para películas, documentales y series televisivas. Brasil, Argentina y Venezuela han creado un fondo internacional de coproducción. El caso de Telesur es emblemático, un canal público básicamente de noticias participado por varios países del continente.

Por supuesto, ninguno de estos avances ha resultado fácil. Las presiones nacionales e internacionales en defensa de los privilegios de los grandes grupos y las hipócritas apelaciones a la libertad de prensa y expresión para defender el monopolio de los holdings de comunicación son constantes, pero la firmeza de los gobiernos y el apoyo popular han sido más contundentes y valientes. Mientras tanto en España bancos, grandes editoriales, empresas de telefonía, Berlusconi, familias franquistas y multinacionales italianas se reparten la propiedad de los medios, las licencias de televisión digital se han distribuido a los pocos grupos que ya contaban con una licencia analógica, las radios y televisiones sin ánimo de lucro tienen prohibido facturar más de cincuenta y cien mil euros por año, es decir, deben ser marginales por ley. Ni siquiera el gobierno se ha atrevido a impedir los anuncios de prostitución en la prensa escrita.

Pascual Serrano es periodista.
Blog del autor: www.pascualserrano.net

 

 volver al sumario

 

El proceso paz vasco se enfrenta al escollo de la política penitenciaria

Periódico Diagonal, 2 de noviembre de 2011.  Número 160.


Tras el anuncio de ETA del cese de su actividad armada, diferentes organizaciones han reclamado la humanización de la política penitenciaria aplicada a los presos

Abordar “las consecuencias del conflicto”. Esta frase se encuentra tanto en la declaración emitida el 17 de octubre por los líderes internacionales que participaron en la Conferencia de Donostia, como en el comunicado de ETA en el que tres días después anunciaba el cese de su actividad armada. Desde entonces numerosas voces han reclamado que entre estas “consecuencias” es urgente que el Gobierno aborde la política penitenciaria. Pero, por su parte, ¿a qué se refiere la izquierda abertzale cuando habla de la situación de los presos y presas políticos vascos?

“El Colectivo de Presas y Presos Políticos Vascos (EPPK según sus siglas en euskera) estaba formado, a primeros de octubre, por 688 personas. Entre ellas hay personas que han pertenecido a ETA pero también hay responsables de organizaciones políticas como Batasuna, personas que trabajaban en el ámbito político, el movimiento proamnistía, el movimiento juvenil, periodistas de Egin o personas relacionadas con diferentes sabotajes. Se encuentra dispersado en cerca de 90 prisiones en los Estados español y francés, Inglaterra, Irlanda, México y Portugal” explica Martín Troitiño, portavoz de Etxerat, la asociación de los familiares de los presos vascos.

“En la cárcel hay mucha gente que no está dentro de ETA, como, por poner un ejemplo muy conocido, Arnaldo Otegi. La política antiterrorista no sólo persigue a ETA, su lucha armada, sino a un espectro más amplio porque en realidad es una política ‘anti’ un proyecto político” sostiene Mitxel Sarasketa, un ex reo vasco que ha pasado 20 años en la cárcel.

“Aunque no se les reconozca oficialmente el estatus de preso político, se les aplica una política penitenciaria diferenciada y específica. El trato general no depende de cada cárcel, sino que es diseñado expresamente por Instituciones Penitenciarias, aunque cada prisión, según las directrices de Madrid, puede adecuar o endurecer las medidas” sostiene Troitiño. “Generalmente a los presos vascos se les aplica un régimen de primer grado. El más restrictivo y severo de la ley penitenciaria vigente”.

20 HORAS EN LA CELDA

Aunque la situación puede variar de una cárcel a otra, la vida para una persona presa clasificada en primer grado suele consistir en estar entre 20 o 21 horas aislada en la celda; sufrir cacheos con una frecuencia que oscila entre varias veces al día y una vez a la semana; registros en las celdas con igual frecuencia; varios recuentos al día y uno de madrugada; el traslado con grilletes dentro de la prisión; ausencia de actividades de tratamiento; y unas dos o tres horas fuera de la celda en un patio pequeño sin contacto con otras personas, salvo con algún preso con quien se comparte patio.

“El estar organizados en un medio tan hostil es fundamental, si no cómo pueden defenderse de un régimen que está diseñado para deshumanizar a la persona”, se pregunta Iñaki Usandizaga, familiar de un preso político vasco que cumple condena en la cárcel de Jaen II. “La ley contempla que el objetivo de la pena es reinsertar en la sociedad, la realidad nos demuestra lo contrario”, remacha este familiar.

Según Troitiño, entre los presos vascos, el porcentaje de los que se encuentran en aislamiento es muchísimo más elevado que entre toda la población reclusa. Pero si hay una medida que ha sido denunciada por los presos políticos vascos y a sus familiares, ésta ha sido la dispersión. Diseñada por el entonces ministro de Justicia Enrique Múgica Herzog, ha sido aplicada de manera masiva desde 1989 para aislar social y afectivamente a los presos.

Según afirma Etxerat, cada fin de semana, para ir a visitar al conjunto de presos vascos, familiares y allegados tienen que recorrer miles de kilómetros, “tantos como para dar 20 vueltas al mundo o hacer hasta en dos ocasiones la distancia que va de la tierra a la luna”. “Cada fin de semana recorremos 1.494 km de ida y vuelta para visitar a mi hermano, con un coste de 477,69 euros”, explica Usandizaga.

“Cada visita es una auténtica aventura. Contamos con la inestimable ayuda de gente anónima que voluntariamente se presta a conducir el vehículo o vehículos, ya que entre los familiares hay mucha gente de avanzada edad que no puede conducir”. Tantos desplazamientos han dado lugar a numerosos accidentes, con 16 personas fallecidas y numerosos heridos. El último, el 15 de octubre, cuando dos allegados de un preso sufrieron un accidente –heridas leves, pero el coche quedó destrozado– a la una de la madrugada cuando volvían de Aranjuez de realizar una visita.

“La rutina de las visitas es pesada y complicada, desde que tengo que llamar a la prisión por teléfono todas las semanas para concertar la hora y día de las visitas. Se da el caso que llamas y no te cogen el teléfono, a veces se tarda varios días, cuesta muchísimo contactar con la prisión. Una vez concertada la visita: preparar la bolsa, ropa, libros, revistas; contactar con los demás familiares, alojamiento, cuántos somos, qué vehículos, horarios, inclemencias metereológicas, etc.”, desgrana Usandizaga.

“POLÍTICA DE VENGANZA”


Según Troitiño, “en los últimos 20 años desde que empezó la dispersión, el gobierno español ha ido diseñando una política de venganza que nos ha afectado directamente a los familiares”. A esto se suma que “el Estado ha seguido dando nuevas vueltas de tuerca, como la no liberación de presos enfermos hasta producirse situaciones límite, la puesta en marcha de la doctrina 197/2006 –doctrina Parot– que permite la aplicación de facto de la cadena perpetua, la puesta en marcha del juez único de Vigilancia Penitenciaria en la Audiencia Nacional, la restricción del número de personas que pueden visitarles, los cacheos que se generalizan desde 2009, etcétera”.

Actualmente el control de las comunicaciones es total. Únicamente diez personas pueden visitar a cada preso. Usandizaga lo explica así: “Mi hermano tenía una lista de visitas de 125 amigos, que contaba con la aprobación de Instituciones Penitenciarias, pero desde hace varios años, el Gobierno implantó una única lista de diez amigos, que se modifica cada seis meses. La lista previamente tiene que tener el visto bueno de la administración. El nuevo régimen de visitas tiene un objetivo claro, aislar al preso de sus familiares y amigos”.

Usandizaga tiene una larga lista de agravios, “los familiares hemos pasado situaciones especialmente duras y vejatorias. En mi caso los registros corporales o cacheos por palpación comenzaron hace dos años. Antes no había este tipo de cacheos y no teníamos ningún problema en las visitas, ¿a qué venía eso entonces? Optaron por los cacheos sin ninguna necesidad y de forma arbitraria, con el objetivo de humillar a los presos y familiares y al mismo tiempo crear discordia y división. A día de hoy seguimos con los cacheos en Jaén II”.

Según resume Troitiño, “estas medidas –que, de hecho, es reconocer implícitamente el carácter político de los presos vascos– se sitúan en una política de venganza, que quiere seguir con nuestro sufrimiento añadido y que se aleja del respeto escrupuloso de los derechos que nos corresponden a todos y todas”.

No ha tenido mucha difusión pero al día siguiente del anuncio de ETA, la directora del Programa para Europa de Amnistía Internacional, Nicola Duckworth, reclamó que el Gobierno español aprovechara la ocasión y reformara todas las “prácticas antiterroristas” que han causado la violación de los derechos humanos, y citaba expresamente la dispersión.

UN LABORATORIO DE LA REPRESIÓN

“La política penitencia ha sido y es un laboratorio represivo al que se le han ido dando diferentes vueltas de tuerca” sostiene Martín Troitiño, portavoz de Etxerat. “En los años del postfranquismo se aplicaba un régimen casi militar y las entradas policiales a sangre y fuego en prisiones muy antiguas como Carabanchel, Soria o Puerto I eran muy habituales. El PSOE, cuando llegó por primera vez a La Moncloa, varió la estrategia y se abren nuevas prisiones de máxima seguridad. Las que llamamos en su día ‘de exterminio”, ya que comenzamos a ver la muerte de presos y presas. Posteriormente, llegó la dispersión’, resume Troitiño.

Por su parte Mitxel Sarasketa, que entró en prisión en 1978 y fue excarcelado tras sufrir un derrame cerebral en 1998, coincide en que la política penitenciaria ha tenido diferentes fases. “En una época en la que los policías tenían orden de machacar a los presos en cada traslado, los cambios de cárcel eran continuos, a mí, por ejemplo, me trasladaron en 54 ocasiones, y tampoco es que fuese al que más le cambiaban de cárcel. Hoy en día, normalmente, el cambio continuo de cárcel ya no existe”.

Hay presos que llevan 15 años en el mismo módulo en la misma cárcel. Otra característica de la dispersión es que también se produce dentro cada cárcel. Para separarlos se los reparte en diferentes módulos de la prisión. Hay presos en módulos de menores, de preventivos, de segundo grado… El gobierno utiliza los presos como rehenes, los convierte en mercancía política” sostiene Sarasketa.

 

 volver al sumario

 

Actividades de la APDHA

Delegación de Almería 

25 de noviembre: Jornada de reflexión sobre el abordaje de la trata de personas para la Prostitución en España.

Más información: Pinchar aquí

  

Delegación de Cádiz 

Convivir en Paz, vivir sin racismo
Durante el mes de noviembre de 2011 en Medina Sidonia la delegación de Cádiz de APDHA desarrolla el Programa de Educación Intercultural “Convivir en Paz, vivir sin racismo”, que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de la Medina y la Diputación Provincial.

Día Mundial contra al SIDA
La APDHA y la Asoc. ANDAD han convocado el próximo 1 de diciembre a las 17:30 a las puertas de las Cárceles de El Puerto, una concentración y cadena humana, exigiendo que la salud no se pare en las puertas de las cárceles.

IV Seminario “Inmigración y Medios de Comunicación”. De la Reflexión a la Acción. Inclusión social, apropiación de la información y periodismo ciudadano.
Fechas: del 21 al 25 de noviembre de 2011
Lugar: Campus de Cádiz

Más información: Pinchar aquí

  

Delegación de Córdoba 

Conmemoración Día Internacional de los Derechos Humanos, 10 de diciembre

Viernes 9 de diciembre. Mañana: rueda de prensa presentación del Informe DD.HH 2011 Delegación de Córdoba. Tarde: Entrega de Premios DD.HH 2011, este año va destinado a varios institutos de la ciudad de Córdoba y la provincia, por su labor integradora.

Sábado 10 de diciembre: “Marcha por los Derechos Humanos” marcha en bicicleta por las calles de Córdoba, con la colaboración de la Plataforma Carril Bici de Córdoba, haciendo visibles artículos de la declaración universal. 12:00 horas, en el Bulevar de Gran Capitán frente la iglesia de San Nicolás.

  

Delegación de Granada

Charla sobre inmigración y derechos humanos
Fecha: 24 de noviembre a las 18h
Lugar: Sede de la Delegación de Granada

Más información: Pinchar aquí

Preparación conmemoración Día Internacional de los Derechos Humanos, 10 de diciembre
La APDHA, junto a DRY Granada, ha realizado una convocatoria todas las organizaciones interesadas de Granada para preparar actividades de denuncia y protección de los derechos humanos para el día Internacional de los Derechos Humanos. Si la crisis está afectando a toda la sociedad, sin duda los sectores menos favorecidos de la sociedad son los que más profundamente la están sufriendo. Ese es el sentido de nuestra convocatoria, con voluntad de aunar todas las voces que quieran unirse el próximo 10 de diciembre. La cita es el martes, 22 de noviembre, a las 8 de la tarde en calle Porteria de Santa Paula, s/n, sótano.

  

Delegación de Huelva

Exposición “DESCONOCIDOS” de Sebastián Conejo

Fechas: Del 2 al 27 de Noviembre de 2011
Lugar: Sala XXI del Museo de Huelva

Charla-Coloquio: Derechos Humanos En La Frontera Sur. Como actividad complementaria a la exposición de fotos de la serie Desconocidos de Sebastián Conejo (homenaje a todas aquellas personas que han perdido su vida en el intento de llegar a Europa), que actualmente se expone en el Museo de Huelva,  la apdha.org/webanterioraniza una charla coloquio, en la que participa Natalia García Caballos (coordinadora del área de Inmigración).

Fecha: Sábado 26 de Noviembre a las 12.00h
Lugar: Sala Siglo XXI del Museo de Huelva

Más información: Pinchar aquí

  

Delegación de Sevilla

Concentración contra el Feminicidio en Colombia
Participación de la APDHA en actividades del Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres

Día y hora: Jueves 24 de Noviembre a las 19:00h
Lugar: Plaza Nueva de Sevilla

Más información aquí

 

volver al sumario

 

Propuestas

GRUPO INMIGRACIÓN Y SISTEMA PENAL
http://www.inmigrapenal.com 

Controles de identidad, detenciones y uso del perfil étnico en la persecución y castigo del inmigrante "Sin papeles": Ilegalidad e inconstitucionalidad de determinadas prácticas policiales.
Descargar documento aquí

  
Cine-Forum: Inmigración
Oficina de Derechos Sociales de Sevilla

9 de diciembre 2011: En un mundo libre
20 de enero 2012: The visitor

Más información aquí

  
 volver al sumario
  

La APDHA no se responsabiliza necesariamente de las opiniones vertidas por los autores de los artí­culos publicados
 
© Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, 2007 -  Mapa Web -  Diseño web