Restricciones en el acceso a los tratamientos de la Hepatitis C
18/03/2014
 

Desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía hemos realizado un especial seguimiento a las quejas que nos han hecho llegar las personas presas y sus familiares sobre sanidad especializada, que han sido muy numerosas y a veces la vulneración de derechos nos parece grave.

El estado de salud de las personas que llenan las prisiones está muy deteriorado: los niveles de incidencia de enfermedades graves como el VIH-SIDA, la hepatitis C o la tuberculosis multiplica varias veces los niveles normales que se dan en la población libre. Además, en torno al 40% padecen algún trastorno mental y de la personalidad y sobre un 8% enfermedades mentales graves. Entre el 70 y el 80% tienen problemas de drogodependencias que les han llevado a delinquir. Una inmensa mayoría de las/os presas/os son personas que previamente han padecido situaciones de exclusión social: escasos o nulos recursos económicos, infraviviendas, procedentes de barrios o zonas marginales, analfabetismo (un 1% de analfabetos totales y un 10% de analfabetos funcionales) o escasa formación básica, ausencia de formación o experiencia laboral, u otros miembros de su familia en prisión2.

En estos momentos de crisis las personas presas, como tantos otros colectivos, están siendo objeto de recortes no publicitados y de gran calado que afectan, entre otras cosas, directamente a su salud y su integridad física y moral.

Queremos hacer llegar en estos momentos una denuncia específica sobre la situación de los enfermos de hepatitis C que están viendo restringido su derecho a los tratamientos médicos más avanzados -que en algunos casos son la única alternativa terapéutica-, por razones de ahorro presupuestario poniendo en riesgo su integridad física, su salud y sus vidas. 

 

 

* Para poder hacer informes como éste necesitamos tu colaboración, hazte socio/a o colabora con la APDHA con una donación