Red Interdistritos “Barrios Hartos” valora muy positivamente la movilización del 28 de octubre

28-O: DOMINGO REIVINDICATIVO DE LOS BARRIOS POPULARES

La Red Interdistritos “Barrios Hartos” queremos agradecer la masiva respuesta que se ha dado a la convocatoria de protesta por el centro de Sevilla ante el maltrato y el abandono hacia los barrios populares.

No es fácil concentrar a tantos cientos de personas comunes procedentes de barriadas alejadas del centro, con todas las dificultades que hay para aparcar y lo limitado del servicio público de transporte en cuanto a frecuencias y duraciones. La manifestación transcurrió en un ambiente de alegría y emoción ante el carácter inusual de encontrarnos todos los barrios con problemas similares.

Ahora las instituciones tienen un motivo menos para decir que no nos conocen. Hemos dado la cara, y no es la primera vez. Las plataformas y asociaciones que componen la red son de sobra conocidas por el alcalde y su séquito de asesores, la manifestación esta comunicada con nombres y apellidos. Las mentiras interesadas tienen poco recorrido. No vamos a enumerar todas las manifestaciones y peticiones de reuniones ignoradas.

Para nosotros lo importante ahora es que el 28-O fue un hito en nuestra lucha por la defensa de nuestros derechos. Este primer paso es el inicio de más respuestas ante el abandono de nuestras zonas, a todos los niveles: infraestructuras sociales, paro, falta de perspectiva para la juventud, inseguridad, etc.

A los ataques del Alcalde que, sin entrar en las demandas concretar, nos acusa de ser unos nadies y unos nadas, se ha unido un coro de medios de comunicación que pretenden ningunearnos presentándonos como unos inútiles manipulados por intereses partidistas. Es otra forma de despreciarnos. Lo que se quiere decir es que lo que denunciamos no es real, que sólo hay intereses de partidos.

Desde nuestra Red reafirmamos una vez más nuestra más completa e intransigente independencia de cualquier partido. Cualquier apoyo lo valoraremos en su justa medida. Pero nuestras acciones de ninguna forma se van a ver afectadas por los intereses de uno u otros. Cada cual allá con su labor. Somos independientes y seguiremos siéndolo. Tampoco somos quiénes para decir qué tiene que hacer cada organización política o no, aunque cuando creamos conveniente daremos nuestra opinión.

Denunciamos públicamente a aquellos que desde sus tribunas lanzan sus ataques contra nosotros de manera coordinada con el poder al que sirven y que se siente interpelado (o incluso atacado) por nuestras protestas. Ni somos las “redes de la ira” como nos llamaron ni somos unos idiotas manipulables. La dignidad se defiende y vamos a seguir haciéndolo.