PROYECTO | Empoderamiento de las Trabajadoras de Hogar Migrantes a través de la Dinamización Asociativa

Proyecto realizado por la Delegación de Cádiz de la APDHA y subvencionado por la Consejería de Turismo, Regeneración, Justicia y Administración Local de la Junta de Andalucía. Año 2019.

La principal necesidad de la que parte este proyecto radica en que las mujeres migrantes que viven en España y que se dedican a actividades relacionadas con el cuidado de personas dependientes y el trabajo de hogar se enfrentan a situaciones de especial vulnerabilidad y discriminación, provocadas especialmente por su vinculación a este ámbito laboral y por su condición de migrantes.

Muchas mujeres migrantes al llegar a nuestro país encuentran en el trabajo de hogar y cuidados su principal fuente de ingresos y con ello la posibilidad de conseguir autonomía económica y personal. La mayor parte de los estudios realizados en España sobre servicio doméstico desde la perspectiva de las relaciones laborales lo vinculan a la economía sumergida y al empleo informal, atendiendo, entre otros aspectos, a los bajos salarios, las jornadas laborales excesivas, la escasa cobertura legal y protección social de las personas que lo desempeñan.

Efectivamente, la inmensa mayoría de las mujeres migrantes con las que llevamos trabajando la APDHA desde hace nuestros inicios, inciden en que se ven expuestas a situaciones de inestabilidad laboral, bajos ingresos, ausencia de prestaciones sociales, marginalización e intensas jornadas laborales que determinan agotamiento, aislamiento social, y escasas oportunidades para la formación y la capacitación en sus puestos de trabajo. Estos aspectos se han visto intensificados en el caso concreto de las inmigrantes por su estatus migratorio y por situaciones de irregularidad administrativa de muchas de ellas.

El trabajo de hogar y cuidados constituye el sector económico que presenta una mayor dificultad a la hora de controlar las condiciones de trabajo y el cumplimiento de las responsabilidades por parte de los empleadores. Existen varios factores que favorecen la aparición de fenómenos de explotación en este sector y que inciden de forma aún más patente en las mujeres migrantes: a la limitación que presenta el hogar familiar como lugar de trabajo respecto a las posibilidades de inspección y control de la actividad laboral, debemos sumarle la falta de redes de apoyo y dificultades de acceso a recursos que pueden sufrir muchas personas migrantes y que se ven intensificadas por las condiciones de aislamiento social en las que se encuentran muchas de ellas (especialmente si trabajan en régimen interno).

Para poder apoyar y detectar situaciones de vulneración de derechos es fundamental establecer el contacto con las personas más vulnerabilizadas.

El modelo de integración que defendemos a través de este proyecto se basa en el fomento de una sociedad multicultural, que reconozca en la persona migrante un valor positivo y enriquecedor. El proyecto contiene un importante trabajo destinado a incorporar a los diferentes agentes sociales que trabajan por la igualdad y los derechos laborales en la red de apoyo y defensa del colectivo de las mujeres migrantes en el trabajo de hogar. Este aspecto es especialmente importante debido a que nada se puede mover sin el trabajo de hogar y en la igualdad entre hombres y mujeres sin incluir al colectivo de trabajadoras de hogar migrantes.

Y es aquí donde radica la necesidad más apremiante con la que nos encontramos: contactar para detectar.

Desde 1999 la entidad viene desarrollando acciones de atención y asesoramiento en cuestiones de extranjería y mediación a personas migrantes en distintas localidades de la provincia de Cádiz (concretamente en la Bahía de Cádiz y en otras localidades, específicamente en El Puerto de Santa María y San Fernando).

Esta experiencia, y teniendo en cuenta el papel relevante que han venido asumiendo las mujeres en el fenómeno migratorio, nos llevó a adoptar una perspectiva de género que nos permite detectar y atender las especiales circunstancias que acompañan a muchas mujeres migrantes, que por el hecho de ser mujeres y migrantes, se enfrentan a problemáticas y vulneraciones de derechos que requieren una atención específica.

El trabajo de hogar y cuidados, a través de investigación y atenciones es uno de los ámbitos en los que detectamos mayores situaciones de vulneración de derechos:

Por ello, hemos considerado como absolutamente prioritario desarrollar un trabajo que se adapte a esta realidad concreta, para poder acceder y darnos a conocer entre este colectivo especialmente aislado y falto de apoyos.

Las mujeres migrantes que se dedican a actividades relacionadas con el trabajo de hogar y cuidado de personas dependientes en los domicilios se enfrentan a situaciones de inestabilidad vital e irregularidad laboral, que las coloca en una situación de especial vulnerabilidad ante procesos de discriminación y explotación, traducidos en la desigualdad de acceso a recursos sociales y a derechos básicos de la ciudadanía. Ésta constituye una realidad compleja y multidimensional que debe atender a cuestiones tan diversas como la crisis de los cuidados y su externalización en la cadena global de cuidados, modelos sociales de atención a los cuidados, desigualdad laboral, desigualdad de género, políticas migratorias…etc.

Toda la información sobre el proyecto puede verse aquí:

Proyecto “Empoderamiento de las trabajadoras de hogar migrantes a través de la dinamización asociativa”

Los comentarios están cerrados.