Trabajo en prisión… ¿trabajo esclavo?

Resumen de la charla impartida por Valentín Aguilar (coordinador general de APDHA) en Chiclana el pasado 29 de mayo, con el título “Trabajo en prisión ¿trabajo esclavo?

Resumen realizado por Toché García

—————

Partiendo de la base de que las personas presas seguramente sean el colectivo peor visto de la sociedad, en lo que se refiere a su marco legal con respecto al trabajo que puedan realizar, no está ajustado, como el resto de los trabajadores al estatuto del trabajador, sino que tiene una relación laboral “especial”.

Marco legal: Real Decreto 782/2001, de 6 de julio, por el que se regula la relación laboral de carácter especial de los penados que realicen actividades laborales en talleres penitenciarios y la protección de Seguridad Social de los sometidos a penas de trabajo en beneficio de la comunidad.

  • Los penados desconocen sus derechos laborales, no siendo esto algo que solo pasa en España, sino que los países de nuestro entorno también tienen esta opacidad en lo referente a la relación laboral de sus presos.
  • Aproximadamente el 20% de las personas presas trabajan, unos 12.000.
  • Reclamaciones: en 2015 sólo 19 reclamaciones y en 2016 sólo 11, es un nº ínfimo y la mayoría son en relación con el “cese” en el trabajo. Estas reclamaciones son atendidas por los Juzgados de lo Social a cuya demarcación judicial pertenezca el establecimiento penitenciario donde se efectúa el trabajo.
  • No les contrata directamente una empresa, sino que se hace a través de un organismo del Estado: Entidad Estatal “Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo” (TPFE). Los empleados por este organismo podrán trabajar para la propia administración (por ejemplo, pintando el establecimiento penitenciario), o para una empresa externa (por ejemplo, una lavandería).
  • El organismo no podrá contratar con empresas externas que en los últimos años hayan realizado ERES.
  • En el RD se establece el orden de prelación para acceder a los puestos de trabajo, como, por ejemplo: primero penados sobre preventivos… Lo cierto es que no existe un criterio, la realidad es que Instituciones Penitenciarias hace lo que quiere, seguramente se coge al que mejor se comporta, la APDHA lo que propone es que se publique la oferta y que se cumpla los requisitos que se exijan en el perfil.
  • ¡Todos están contratados a tiempo parcial, pero OJO! No les especifican nunca el horario para que no puedan reclamar por hacer más horas. Lo normal es que trabajen muchas horas y se les reconozcan 3 o 4 horas diarias.
  • El salario a tomar como referencia es el SMI, pero la media de lo que cobran es aproximadamente unos 222€, esto es, si el salario bruto/hora es en la calle de 5,54€, en la prisión es de 2,59€ por hora trabajada (la mitad del SMI).
  • Se puede pagar por horas o por producto (lo que conocemos como “a destajo”).
  • El salario no se puede embargar en los mismos términos que hay para la gente trabajadora no presa.
  • No tienen incapacidad temporal por enfermedad común, si la tienen si la enfermedad es por causa del trabajo.
  • SS de los presos es muy limitada.
  • En cuanto a las mujeres, pues más de lo mismo, que como siempre, también en esto están discriminadas pues los trabajos que realizan son los “tradicionales” para la mujer (limpieza, lavandería, cocina, costura…), por ejemplo, ocurre que si hay un trabajo de lavandería el encargado de dicha lavandería es un hombre y las que lavan, planchan y demás son mujeres.
  • Con respecto al despido se ha creado una figura jurídica denominada CESE por la que los pueden echar sin suficientes motivos, cuando estos ceses se reclaman en la jurisdicción social se suelen ganar mediante la figura de CESE NULO que contempla la readmisión, pero ni hay salarios de tramitación, ni tampoco es normal que se suela dar indemnizaciones.
  • En cuanto a las prestaciones, también en esto salen perdiendo, ya que, si eres trabajador tienes que cobrar la prestación por desempleo, que tal y como son los contratos y el salario, suele ser siempre menos que lo que cobrarías en el caso de no haber sido trabajador y tener derecho al denominado “paro taleguero” (cuando cumples condena de más de 6 meses).

La APDHA reclama que para la mejora de esta situación los sindicatos deberían implicarse para conseguir que se modifique el marco legal, el problema es que existe una tendencia mayoritaria que defiende que los trabajadores presos no tienen el derecho a la libertad sindical.

————

Pinchar en la imagen para descargarse el informe de la APDHA “Guía práctica sobre los derechos laborales de las personas presas”Captura

Los comentarios están cerrados.