• Síguenos en Redes Sociales

CONCENTRACIÓN | Por el respeto a los Derechos Humanos en las Fronteras #MarlaskaDimisión

El 27 de agosto nos concentramos a las 11:30 en la Subdelegación del Gobierno en Cádiz para denunciar la vulneración de los derechos de la infancia migrante, mostrar nuestra repulsa a las devoluciones en caliente y exigir un sistema de acogida digno para todas las personas migrantes y refugiadas.

MANIFIESTO

Hoy nos concentramos una vez más aquí para denunciar las prácticas y políticas migratorias de este gobierno y para pedir la dimisión del ministro del interior Fernando Grande Marlaska.

El gobierno de coalición actual, con el ministro Marlaska a la cabeza, está dejando un legado casi insuperable en la gestión de las migraciones que se está caracterizando por una vulneración sistemática de derechos humanos, siguiendo lo que hacían los gobiernos anteriores e incluso superándolos.

Las contadas buenas prácticas, por más que puedan ser positivas, más bien parecen golpes de imagen que intentan ocultar las innumerables prácticas racistas y xenófobas en la Frontera Sur y en los diversos territorios de nuestro país.

En APDHA cuestionamos la credibilidad de este gobierno que lleva lanzando por un lado discursos cargados de soflamas y realizando acciones puntuales en los que era imposible ignorar la urgencia; pasó con el buque Aquarius, con el Open Arms y ahora mismo con Afganistán. Mientras, por otro lado, mantiene e incrementa la criminalización hacia las personas migrantes, vulnera derechos fundamentales e incluso se desentiende de la obligación internacional de proteger a la infancia.

Durante estos 3 años hemos visto como a miles de personas que no han cometido ningún delito:

Se las ha encerrado en lugares no habilitados,

se las ha privado de libertad por el máximo legal permitido,

no se les ha facilitado atención sanitaria ni humanitaria,

no se les ha informado de sus derechos ni se les ha permitido la asistencia jurídica,

se les ha impedido la libre circulación,

se las ha devuelto inmediatamente sin que puedan expresar su intención de solicitar asilo o protección internacional o incluso habiéndolo solicitado se las ha devuelto a Marruecos sin contemplaciones.

También se ha ejercido una violencia inaudita contra personas que lo único que buscan es sobrevivir; como pasó el pasado mes de abril en el campamento de Las Raíces en Tenerife o en la Isla de Tierra el pasado fin de semana, cargando con botes de humo y golpeando los antidisturbios contra las 41 personas entre las que se encontraban mujeres, algunas de ellas embarazadas y bebés y que fueron devueltas a alhucemas cuando algunas de ellas expresaron verbalmente que sus vidas corrían peligro en Marruecos y querían solicitar asilo.


Al igual que la extrema derecha, siguen fomentando y reforzando la idea con estas prácticas de que determinadas personas son ilegales.

Ninguna persona es ilegal. Lo que es ilegal e inmoral es el operativo montado por el Ministerio del interior para devolver a cientos de menores en Ceuta. Menores que estando en situación de vulnerabilidad y habiendo manifestado su interés de quedarse en España y solicitar asilo, han sido expulsados de forma colectiva, con alevosía y a sabiendas de que se vulnera nuestra legislación y los acuerdos internacionales de protección de la infancia. Devoluciones que se han hecho sin garantías de que vayan a volver a un entorno seguro o que nuestro país vecino pueda protegerlos. Gracias a la rápida actuación de la asociación Coordinadora de Barrios y la Fundación Raíces se ha conseguido que la justicia paralice estas expulsiones al considerar que no se han cumplido los pasos que establece la ley.

Es de vergüenza que este gobierno teóricamente progresista se preste, colabore y ejecute estas gravísimas vulneraciones de los derechos de la infancia y por eso pedimos la dimisión del Sr. Marlaska.

Qué confianza vamos a tener las organizaciones y la sociedad si aquellos que tienen la obligación de hacer cumplir y garantizar los derechos humanos no dudan en impedir las posibilidades de regularización de cientos de personas y en especial de la juventud ex tutelada para que puedan vivir una vida libre de explotación y en condiciones de igualdad.

De que confianza van a disfrutar cuando llevamos 30 años de políticas migratorias inhumanas y el gobierno de coalición progresista no establece ni invierte en un sistema de acogida que ponga en el centro el respeto por los derechos humanos, al contrario, siguen militarizando las fronteras y fomentando un negocio en el que unos pocos se benefician a costa del sufrimiento de otros muchos.

Para muestra el nuevo centro de internamiento de extranjeros que se va a construir en Algeciras y al que nos oponemos y rechazamos firmemente; no podemos tolerar que en un estado de derecho existan cárceles racistas, más cuando se ha demostrado que no son eficaces y sólo se utilizan como un elemento de tortura y como advertencia para el resto de las personas migrantes.

Qué confianza vamos a depositar en un gobierno que impide una migración legal y segura y que establece acuerdos para subcontratar la represión con terceros países, y que empuja cada año a miles de personas a jugarse la vida en una patera o malvivir en campamentos en condiciones inhumanas a la espera de un futuro.

Que confianza pretenden mantener cuando nuestros mares y océanos están siendo testigos de cientos de tragedias, como la ocurrida la semana pasada en Canarias en las que casi 100 personas perdieron la vida en 2 naufragios diferentes y en los que sólo pudo ser rescatada una mujer que sobrevivió en soledad durante varios días en el mar. Más de 1.700 personas perdieron la vida durante el 2020 y este año no promete ser menos trágico.

Nunca ha habido unas palabras de condolencia de nuestros gobernantes para las más de 10.008 personas que han fallecido durante 30 años en nuestras costas, ni justicia ni reparación para sus familiares.

En APDHA no dejaremos de denunciar las políticas migratorias y sus prácticas que vulneran de forma repetida los derechos humanos. No desistiremos en exigir que se respete el derecho universal de migrar, que se establezca un sistema de acogida y vías de migración legales y seguras, que se garantice el derecho a solicitar protección internacional y asilo de todas las personas, y que se proteja y no discrimine a la infancia migrante.

Muchas gracias.

 

 

 

Los comentarios están cerrados.