El borrador de Plan Andaluz de Vivienda, un engaño social

El borrador del Plan Andaluz de Vivienda, presentado por la Junta, no supone ningún avance para el cumplimiento del derecho a una vivienda digna, especialmente para las personas más desfavorecidas. Resulta un engaño social

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa Junta de Andalucía acaba de elaborar un borrador de Plan de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía (PVRA) 2016 – 2020. Al analizarlo no se puede pasar por alto que Andalucía ha carecido de Plan de Vivienda durante la pasada legislatura 2013-2016 por primera vez desde 1992, lo que refleja el abandono de la política de vivienda en los años más duros para la población más castigada por la crisis y una de las causas de la EMERGENCIA HABITACIONAL existente Cádiz y otras muchas zonas de Andalucía.

Sorprende que se apruebe un Plan Andaluz 2016-2020 al tiempo de finalizar la vigencia del Plan Estatal 2013-2016 y por tanto sin conocer las aportaciones del Estado para los años desde 2017 al 2020. Así mismo que se haga con posterioridad a la aprobación del Presupuesto de la Comunidad Autónoma para 2016.

Respecto al modelo. En la exposición de motivos del Plan se admite que en las circunstancias actuales es necesario un nuevo modelo de política de vivienda basado en el alquiler, la rehabilitación y la puesta en uso de las viviendas vacías. Sin embargo, no se incorpora la más esencial : que el objetivo prioritario deben de ser posibilitar el acceso a una vivienda digna a las familias que se encuentran en exclusión social y residencial, que para nosotros se identifican con las familias que ingresan menos de una vez el IPREM, es decir menos de 621 € mensuales. Para cumplir esta condición habría que empezar modificando el Art. 5 del Plan mediante la inclusión de dichas familias en los Grupos de Especial Protección.

El presupuesto. El borrador establece una previsión de 757m€ para los cuatro de vigencia; cantidad insuficiente, arbitraria (¿en base a cual evaluación de necesidades?) y engañosa ya que hace una previsión de inversión del Estado para 2016-2020 de 242M€ sin fundamento alguno ya que ni siquiera existe Plan Estatal y es una cantidad casi el doble de la presupuestada en el Plan actual (¿va el Estado a duplicarla cuando ni siquiera ha llegado a invertirse el presupuesto del Plan 2013-2016?).

Fomento y ayudas al alquiler. Los recursos económicos disponibles actualmente son inferiores a los de épocas anteriores, por tanto las medidas de ayudas al alquiler, al necesitar una inversión inicial muy inferior a la construcción de nuevas viviendas, son las medidas claves para satisfacer las necesidades de un mayor número de familias. El propio Plan recoge que en Andalucía hay 124.000 demandantes de viviendas inscritos en los Registros municipales de los cuales 80.600 familias tienen ingresos inferiores a 621 € mensuales. Por otra parte y según el borrador del Plan Municipal de Viviendas de Cádiz, existen 6.452 gaditanos solicitantes de una vivienda y, de ellos, 3.521 tienen ingresos mensuales inferiores a 621€. El Plan recoge en su Previsión de Objetivos una media de 15.579 ayudas anuales, por consiguiente solo puede beneficiar al 12,5 % de los demandantes de vivienda protegida.

El Programa de fomento del alquiler pone como tope de ayuda el 40 % de la renta de alquiler y no es compatible con ayudas de otras administraciones. Si se modificara el Art. 5 como se expuso anteriormente, para asegurar que la aportación de las familias con ingresos inferiores al IPREM no supere el 25 % de sus ingresos, las ayudas podrán contemplar hasta la totalidad de la renta tal como se recoge en el artículo 42 del Plan Andaluz.

Sorprende que no se establezcan programas específicos de ayudas para las mencionadas personas, como por ejemplo que en áreas de especial concentración de familias en riesgo de exclusión pueda la Junta convenir con el Ayuntamiento para sumar esfuerzos y recursos, posibilitando que ambas ayudas sean compatibles.

Por todo lo anterior consideramos que el sistema de ayudas al alquiler defraudará a millares de gaditanos y andaluces, tanto por su paupérrima dotación económica como por no responder al modelo acorde con la situación de Emergencia Habitacional existente.

Fomento del parque público de viviendas en alquiler. Se trata del programa para la construcción de viviendas en alquiler. El Plan reconoce la necesidad de fomentar el alquiler frente a la compraventa y de contar con un parque público de viviendas en alquiler cada vez más amplio. Pero en la Previsión de Objetivos del Plan y en el de la financiación de los mismos solo se programan 2.100 viviendas para toda Andalucía y para 5 años. Por tanto los objetivos y la dotación son meramente testimoniales comparado con las necesidades actuales, que se empeora con la continua venta de viviendas del parque público por la propia administración autonómica.

Viviendas vacías. Es notoria la gran importancia del inusual número de viviendas vacías generadas por la crisis y por la endémica especulación inmobiliaria y que no están cumpliendo el papel social que debe caracterizarlas. Sorprende que no se planteen nuevos y específicos programas que hagan atractiva su puesta a disposición de las administraciones, especialmente los Ayuntamientos, para solucionar las necesidades de las familias afectadas por la Emergencia Habitacional. Por ejemplo el programa puesto en marcha en algunos municipios del norte de España. En esencia se trata de programas de ayuda a la rehabilitación de viviendas vacías a cambio de ponerlas a disposición de la administración actuante para las familias beneficiarias de los programas del Plan determinándose el tiempo de la cesión en función del importe de la ayuda y de la renta que fije el Plan.

Infravivienda. En cuanto al programa de Transformación de Infravivienda (Art.63 a 67) solo contempla las ayudas para viviendas donde el usuario sea a la vez propietario pero no contempla las infraviviendas de fincas en régimen de alquiler que existen en distintos lugares de Andalucía y muy especialmente en nuestra ciudad y Granada. El programa de Actuaciones Públicas Convenidas para la eliminación de infravivienda está dirigido a la rehabilitación de viviendas propiedad de la administración pública.

Pero más aún, el Plan dilata la actuación sobre la infravivienda hasta la elaboración de un mapa de la misma, los que es inadmisible en ciudades como Cádiz donde ya existen estudios y sobre todo en la que la emergencia habitacional no puede esperar más.

Si no se modifica el Plan, volviendo a introducir la eliminación de Infravivienda de fincas en régimen de alquiler, habrá que esperar cinco años más para empezar a actuar contra la terrible e histórica lacra de la infravivienda en nuestra ciudad y otros lugares de Andalucía.

Convenios programa. Sorprende que pese a la necesidad de compartir la política de vivienda entre todas las administraciones para poder resolver la Emergencia Habitacional no se rescaten los Convenios Programas de Vivienda entre la Junta y los Ayuntamientos para el periodo de vigencia del Plan. Los Ayuntamientos, por su cercanía a las personas y a sus problemas son la administración idónea para la gestión del Plan.

Un Plan sin participación social. El Plan se ha realizado sin suficiente consulta a las administraciones locales y sin participación social, después de años sin plan. Establecer tan sólo unos cuantos días de audiencia pública aún no convocada nos confirma en su carácter oscuro y alejado de las verdaderas necesidades sociales.

Concluimos por tanto que el Plan de Vivienda Rehabilitación de Andalucía 2016-2020 no es una propuesta que se compadezca de los cambios producidos en los últimos años, en muchos casos es directamente regresivo, no prioriza suficientemente a las familias en exclusión social y habitacional, se ha hecho al margen de una verdadera participación social  y tiene una raquítica dotación económica para la magnitud de los problemas existentes.

Por todo ello la APDHA pide a las entidades sociales y políticas que manifiesten su rechazo al mismo, que exijan que se establezca un mecanismo de debate social y con las administraciones locales antes de su aprobación para que el Plan sirva realmente para atender la EMERGENCIA HABITACIONAL que sufrimos en Cádiz y toda Andalucía.

Cádiz 26 de enero 2016

Los comentarios están cerrados.