Toda persona tiene derecho al trabajo; en CÁDIZ, NO

Una nueva colaboración en la semana que dedicamos al Día de los Derechos Humanos, cuyo acto central es la manifestación del sábado día 13. En este caso de Lola Rodríguez, secretaria general de CC.OO. de Cádiz.

Cartel ILP IVToda persona tiene derecho al trabajo; en CÁDIZ, NO

Artículo 23. Declaración Universal de los Derechos Humanos
1. Toda persona tiene derecho al trabajo, a la libre elección de su trabajo, a condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo y a la protección contra el desempleo.
2. Toda persona tiene derecho, sin discriminación alguna, a igual salario por trabajo igual.
3. Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria, que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que será completada, en caso necesario, por cualesquiera otros medios de protección social.
4. Toda persona tiene derecho a fundar sindicatos y a sindicarse para la defensa de sus intereses.

El artículo 23 de la DUDH es, desde mi punto de vista, el que permite un mayor grado de cohesión social, territorial y de reparto de la riqueza.
La provincia de Cádiz se encuentra en una situación de emergencia social debido a las políticas de austeridad, recortes y de reformas injustas que se han traducido en la pérdida de miles y miles de puestos de trabajo, alcanzando la dramática cifra de casi 200.000 personas en paro; más de la mitad ya no percibe ningún tipo de prestación económica.
A este drama humano de la pérdida de puestos de trabajo hay que sumar la precariedad laboral, pérdida de salarios, temporalidad y pérdida de derechos de la clase trabajadora.
Es una situación difícil de entender para quien conozca esta tierra y sus grandes potencialidades históricas, culturales, naturales, industriales, agroalimentarias, energéticas, turísticas y su ubicación geoestratégica importantísima, que la convierte en puerta y salida del Mediterráneo y el Atlántico ¿Que maldición ha caído sobre esta tierra para que sea el farolillo rojo de la falta de empleo y la cohesión territorial y social de toda Europa?
El PP y el PSOE reformaron el artículo 135 de la Constitución con nocturnidad y alevosía. Lejos de lograr más transparencia y democracia, han antepuesto una dudosa deuda a las necesidades básicas de las personas. Las políticas de austeridad emprendidas con el objetivo de pagar el déficit han dejado atrás a los ciudadanos, que sufren una crisis que no han provocado.
La consecuencia es que hace mucho tiempo que se traspasaron las “líneas rojas” de la Educación, la Sanidad y la Dependencia, y más allá de esas líneas sólo hay desesperación para las familias: para las que necesitan ayuda para dependientes, para los desahuciados por unos bancos rescatados con el dinero de todos o por no poder pagar el alquiler, para los universitarios que ven cómo suben las tasas y bajan las becas y se plantean abandonar, para el 60% de parados de la provincia que ya no cobra ninguna prestación.
Crece la desigualdad y la pobreza en beneficio de unos pocos. Si las Reformas Laborales ya han sido nefastas, unos desencadenantes clave de la situación actual, las consecuencias de las vueltas de tuerca que siguen aplicando pueden ser incalculables. Mujeres, jóvenes y mayores de 45 años están siendo especialmente castigados: son los que buscan su primer empleo, los condenados a ser parados de larga duración, las cuidadoras de los dependientes que ya no tienen ayudas, las que trabajan en el sector de la dependencia por sueldos de hambre.
Un tercer motivo de la alarmante situación gaditana apunta directamente a los partidos políticos y a las Administraciones Públicas que gobiernan. Desgraciadamente, los responsables de los dos partidos mayoritarios en la provincia (PP y PSOE) se han situado en la confrontación permanente y en las descalificaciones, sin aunar esfuerzos para reclamar las necesidades del pueblo al que representan.
Así, la falta de medidas públicas condena a Cádiz al paro, la desigualdad y la pobreza. El Gobierno Central y la Junta deben de tener en cuenta la alarmante situación que se vive en la provincia y darle un trato justo a la hora de planificar sus inversiones. La falta de inversión histórica es la que ha llevado a esta situación y tanto los Presupuestos Generales del Estado como los de la Comunidad Autónoma para 2015 nada hacen para arreglarla. Por el contrario, reflejan la falta de apuesta por solucionar el déficit de infraestructuras productivas y de comunicación, con ejemplos tan sangrantes como la modernización de la línea férrea Algeciras-Bobadilla o el eternamente inacabado proyecto industrial del parque de Las Aletas. O la falta de compromiso para dotar de carga de trabajo a los astilleros de la Bahía, la ausencia de planes contra la estacionalidad turística o por el aprovechamiento sostenible de La Almoraima y Majarambuz. Falta una apuesta decidida para aumentar el insuficiente número de vuelos del aeropuerto jerezano, liberar el peaje de la autopista Cádiz-Sevilla, traer a la provincia la Alta Velocidad ferroviaria, por acabar con un conflicto fronterizo con Gibraltar que perjudica a trabajadores españoles, por dotar a la provincia de unas infraestructuras energéticas (Red de Transporte Eléctrico) que son un requisito básico para la instalación de empresas. Falta un rechazo decidido al dragado en profundidad del Guadalquivir y falta que cesen los recortes en Sanidad, Educación y Dependencia.
Las últimas cifras del paro, correspondientes al mes de noviembre, son clara muestra de las consecuencias de la acción pública: las cifras empeoran mientras mejoran en Andalucía y España. Cádiz sólo mejora a golpe de verano o de campaña estacional.
Mientras que los Gobiernos sigan con las mismas políticas equivocadas, el paro seguirá golpeando a las personas, seguirá aumentando las desigualdades y la pobreza seguirá extendiéndose cada vez más en nuestra provincia. Ante esto, el Gobierno debe llevar a cabo un cambio de políticas para sacar a la ciudadanía de la exclusión, de la precariedad y de la miseria laboral, comenzando por la creación de empleo estable y de calidad y por la mejora de los salarios. Asimismo, cada vez se hace más necesaria una Renta Básica que pueda paliar la situación de extrema necesidad que viven miles de personas. Por este motivo, CCOO Andalucía ha puesto en marcha una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) para exigir al Gobierno Andaluz la implantación de esta medida. Y como la ciudadanía no puede esperar, para alimentarse, vestirse, pagar sus hogares mientras lleva la inversión pública y el empleo, necesitamos una renta básica como derecho y no asociable. La protección social debe ser un derecho.
El pasado verano, CCOO impulsó la creación de la campaña ‘Cádiz Empleo ¡YA!’, que con el apoyo de diferentes organizaciones han reclamado medidas concretas. La campaña parte de la base de que Cádiz no puede seguir soportando las actuales cifras de paro. De que hay que demostrar, en las calles y en las urnas, que es necesario un cambio urgente. Resignarse a ser una mayoría silenciosa que no protesta ni incomoda a los que tienen que poner en marcha ese cambio sólo consigue que sigan gobernando a espaldas de las necesidades de los ciudadanos y ciudadanas.
La campaña pone sobre la mesa soluciones: un cambio en el modelo productivo que pase por la diversificación de la industria, una planificación estratégica del turismo que acabe con la estacionalidad, la puesta en marcha del polígono tecnológico de las Aletas, el desarrollo de una gran zona logística entre los puertos de Andalucía, que la provincia reciba los fondos necesarios para formar parte de la Red Transeuropea de Transporte, una planificación conjunta en materia de infraestructuras, la modernización del sector agroalimentario y un uso racional y sostenible y público de las fincas de la Almoraima y Majarambuz. Estas serían sólo algunas de las propuestas, junto con la dotación de los servicios públicos fundamentales y esenciales como la Educación, la Sanidad, o la Dependencia, el Plan de Inversiones propuesto por la Confederación Europea de Sindicatos para toda Europa, que crearía 11millones de empleos. Y, en Cádiz, la implicación de todas las administraciones para poner en marcha un Plan de choque de inversiones productivas para el Empleo que es imprescindible y urgente.
Toda la información sobre esta campaña está en el blog cadizempleoya.wordpress.com.

Los comentarios están cerrados.